El atacante de Cristina Kirchner, un lobo no tan solitario

Ha sido descrito como un mitómano de vida marginal. Luce tatuajes de simbología nazi y se sacó fotos empuñando un arma. Fernando Sabag Montiel, quien apretó el gatillo contra Cristina Kirchner, es aún una incógnita en Argentina.

Sin activismo político conocido, fue detenido apenas atentó contra la vicepresidenta Kirchner el 1 de septiembre, a las puertas de su casa en Buenos Aires, colocándole unos centímetros del rostro una pistola Bersa 32 que no se disparó.

Gran Bretaña llora a la reina Isabel mientras el rey Carlos asume el trono

Sabag «no es un sicario (porque) cometió errores emocionales», sostuvo el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni.

«Se precipitó en la escena donde iba a llevar adelante sus aviones y no atinó a cargar el arma en el estado de estrés», conjeturó Berni al considerar que Kirchner «está viva de milagro».

Había llegado tan cerca mimetizándose entre un grupo de simpatizantes de Kirchner que la aguardaban para saludarla y pedirle un autógrafo, ocho días después que la Fiscalía pidiera doce años de cárcel para ella e inhabilitación política perpetua por presunta corrupción.

Selfies y cámaras de seguridad

El intento de magnicidio fue «planificado» previamente por Sabag, de 35 años, y su novia Brenda Uliarte, de 23, según la imputación de la justicia. 

Aunque el expediente se encuentra bajo secreto sumarial, fotos extraídas de sus celulares o de las cámaras de seguridad de la zona del ataque han copado las páginas de los diarios. Así, se ve a ambos exhibiendo el arma presuntamente utilizada, o quitando algodón de azúcar en los alrededores de la casa de Kirchner en días previos a los hechos.

En sus redes sociales, ya clausuradas, Sabag se había mostrado con un sol negro tatuado en el codo y una cruz de hierro en la mano. Pero los investigadores no han comprobado su pertenencia activa a grupos de ultraderecha.

Para el sociólogo Jorge Elbaum, sus tatuajes «demuestran cierta identificación neonazi, algo que no requiere mucha racionalidad ni conciencia crítica, sino un sentido de pertenencia a una lógica integradora de odio».

Los militares, el estamento que Bolsonaro quiere de árbitro en las elecciones

De madre argentina y padre chileno, Sabag nació en Sao Paulo (Brasil) pero llegó de niño a Argentina. No tenía un trabajo formal. En su casa se encontraron de las afueras de Buenos Aires unas 100 balas de 9 mm en medio del desorden y el hedor de basura.

Había sido arrestado en 2021 por portación ilegal de arma blanca, pero la causa fue cerrada.

Consciente vs influenciable

Una primera evaluación psicológica arrojó que Sabag está «ubicado en tiempo y espacio».

En su celda, no ha recibido visitas. Su madre murió en 2017 y su padre vive en Chile, según reportes de la prensa local.

Posee dos automóviles con los que trabajaron para una aplicación de viajes con chofer.

«Es muy callado, andaba siempre con la cabeza gacha, desprolijo, desalinado», dijo Pablo, vecino de Sabag y mecánico de sus autos que según dijo «los abandonó en la calle porque no tenía plata para arreglarlos».

La justicia investiga a un grupo de cinco amigos de los atacantes, todos presuntos vendedores de algodón de azúcar que declararon como testigos.

Meses atrás, Sabag había criticado las políticas sociales del gobierno de Alberto Fernández, cuando fue entrevistado en medio de una protesta callejera.

Uliarte declaró que no creía a su novio «capaz de cometer ese hecho más allá de las diferencias que tiene con esta», en referencia a Kirchner.

Evo Morales reta a su heredero Luis Arce y agita a Bolivia

La noche del ataque, ella se fue del lugar, en apariencia sin interesarse por la detención de su novio.

Los investigadores hallaron que Brenda propuso videos pornográficos en redes sociales bajo otra identidad.

Según salió a la luz, su madre la abandonó, y sufrió abuso sexual de niña.

Su padre, Leonardo Uliarte, quien se declaró «ultrakirchnerista», dijo al diario Clarín que su hija «está manipulada, no le gusta la política».

Según refirió, Brenda perdió un hijo recién nacido en 2020 y desde entonces «no está en sus cabales».

Andrés, su expareja y padre del bebé, la describió como una joven «influenciable, incapaz de planificar o participar de algo como lo sucedido» y deslizó que sufre un «retraso madurativo».

Su casa fue allanada porque la joven estuvo allí justo después del ataque. Los investigadores encontraron en el lugar una bolsa blanca que llevaba ese día.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.