¿Por qué Nayib Bukele no buscó la vía de la reforma constitucional para su reelección?

Tras el controvertido anuncio de Nayib Bukele de que volverá a postularse a la presidencia de El Salvador, una decisión que entra en contradicción con lo establecido por la Carta Magna pero que cuenta con el beneplácito de la Sala de lo Constitucional, muchos se preguntan por qué el mandatario no aprovechó su popularidad para acometer una reforma del texto. La Voz de América analizó la cuestión.

No todos los artículos de la Constitución de El Salvador pueden reformarse. Los artículos que hablan sobre la forma y sistema de gobierno, el territorio que ocupa el país centroamericano y la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia están blindados desde 1983 y son conocidos como “cláusulas pétreas”.

México, Colombia y Brasil lideran lista de países con más activistas ambientales asesinados en 2021

El gobierno salvadoreño lleva dos años redactando un proyecto de reforma a la Constitución sin dejar claro si pretenden o no cambiar esas cláusulas, o si el propósito es modificar otros artículos.

Pero, de promoverse una reforma constitucional, solo tendría validez si es aprobada por dos tercios del actual Congreso elegido en 2021 y ratificado por el Congreso que resultará de los comicios de 2024. Es decir, por al menos 56 legisladores.

De modo que esperar una reforma constitucional que sí permita la reelección consecutiva en El Salvador le llevaría un mínimo de dos años al presidente salvadoreño, Nayib Bukele, quien anunció el 15 de septiembre pasado su deseo de gobernar hasta 2029 pese a que su mandato presidencial expira en 2024.

La Sala de lo Constitucional, elegida por el Congreso oficialista en 2021, hizo una controvertida interpretación en torno a la reelección presidencial continua y aunque la Constitución proteja, en al menos seis artículos, el principio de alternabilidad en el ejercicio de la presidencia, ahora mismo, la reelección presidencial en El Salvador es posible.

Para el abogado José Luis Marinero, presidente de la Fundación Democracia, Transparencia y Justicia (DTJ), no fue solo el tiempo que Bukele debía esperar para una reforma constitucional hizo que no optara por esa vía, sino también el “preservar la apariencia de legitimidad” del proceso.

“La reforma a la Constitución requiere de la aprobación de dos legislaturas. (…) De haberlo hecho por esa vía tendría que haberse saltado ese proceso. Además, también violaría la Constitución porque el principio de alternabilidad en el ejercicio de la presidencia es una de las cláusulas pétreas que no pueden reformarse”, dijo a la Voz de América.

Saltarse el tiempo que conlleva una reforma constitucional y reformar los artículos pétreos de la Carta Magna son dos “violaciones frontales a la Constitución”, expuso el abogado. Por lo que la vía de la interpretación hecha por la Sala era la vía más rápida.

Mayoría de latinos en EEUU se inclina hacia el Partido Demócrata: encuesta

“La Sala decide sobre la reelección presidencial cuatro meses después de haber sido electa. De pronto ya hay una resolución sobre la reelección sin tener que esperar”, señaló el abogado especialista en derecho público y políticas públicas.

Pero la legitimidad de la Sala que hizo posible esa próxima candidatura es un cuestionamiento que tampoco parece acabar: abogados y organizaciones de la sociedad civil reprueban el proceso de elección de los magistrados actuales y las decisiones tomadas.

“A veces pensamos que los funcionarios se van a ajustar a la norma, pero no. Tenemos esa resolución que ya permitió la candidatura presidencial continua de Nayib Bukele, la cual se va a presentar sin que sea necesario reformar la Constitución”, dijo a la VOA el abogado constitucionalista Enrique Anaya.

A su criterio, una reelección presidencial por la vía de la reforma constitucional no es permitida por las cláusulas pétreas de la Constitución y la interpretación que hiciera la Sala actual en torno al tema tampoco es válida porque él considera que se trata de una sala “ilegítima”.

¿Es válido un cambio de Constitución?

La última vez que El Salvador tuvo una Asamblea Constituyente fue en 1982 y se convocó para redactar la Constitución de 1983 ahora vigente en el país centroamericano.

Aunque se le han hecho reformas, los artículos pétreos que hablan sobre la alternancia en la presidencia no se han reformado y tampoco se ha buscado crear una nueva Constitución para tal propósito.

De hecho, Anaya aseguró que actualmente no es posible la convocatoria a una Asamblea Constituyente en El Salvador.

Ian, que se había debilitado, recobra fuerza de huracán

“Dicha convocatoria no está prevista en la Constitución actual. Así que, en principio, jurídicamente no es viable tal convocatoria. Para prever la convocatoria a una Constituyente, primero tendría que reformarse la Constitución, que exige la intervención de dos legislaturas”, dijo a la VOA.

La mirada del gobierno

El polémico artículo que ha dado paso a la posible reelección de Nayib Bukele es el 152 de la Constitución salvadoreña, el cual señala:

“No podrán ser candidatos a la Presidencia de la República quien haya desempeñado la Presidencia de la República por más de seis meses, consecutivos o no, durante el período inmediato anterior, o dentro de los últimos seis meses anteriores al inicio del período presidencial”.

Félix Ulloa, vicepresidente de El Salvador, abogado de profesión y quien lleva la batuta en el proceso de reformas a la Constitución, ha dicho en varias ocasiones que “el periodo inmediato anterior es el que terminó con el mandato de Salvador Cerén en 2019”, y si Bukele quiere ser presidente otra vez tendrá que renunciar seis meses antes de terminar su mandato para postularse como candidato.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.