Ortega y su familia celebran Purísima alejado de los nicaragüenses

El caudillo sandinista llegó al Centro de Convenciones Olof Palme fuertemente custodiado por agentes de la Policía Nacional saludando a sus hijos, nueras y nietos.

La familia de Daniel Ortega y Rosario Murillo celebraron la Purísima la noche del 7 de diciembre en el Centro de Convenciones Olof Palme, ubicado en Managua, en un evento privado donde asistieron los hijos de la pareja presidencial, sus nietos y nueras.

La celebración de la Purísima fue alejada de los nicaragüenses, quienes se tomaron las calles en horas de la tarde de ese día para cantarle a la Virgen María. 

El mandatario nicaragüense llegó al lugar fuertemente custodiado por agentes de la Policía Nacional saludando a sus hijos, nueras y nietos. En una parte alejada donde estaba sentada la familia presidencial, se veían las nanas de los nietos de Ortega atentas para su cuido.

“Nos sentimos contentos y bendecidos con esta gran familia que Dios nos ha dado, y bendecidos porque estamos en esta Nicaragua que es paz, que es cariño, que es familia, que es bien común. Todo eso lo agradecemos profundamente al Padre Celestial y a la Madre María, al Niño Dios, que ya nos llega”, dijo Rosario Murillo al finalizar el rezo a El 19 Digital, medio oficial del régimen.

Nicaragüenses celebran la tradicional Gritería a la Virgen María

“Queremos enviar un abrazo enorme a todas las familias nicaragüenses en este día de alegría…”, continúo diciendo Murillo, mientras en el país se vive un estado de terror por el asedio, la vigilancia política, el encarcelamiento y la persecución a opositores y sacerdotes nicaragüenses.

“Este es un día de paz, es un día de cariño con la familia y es un día de bendecir y cantar a nuestra Madre María”, añadió. Sin embargo, la Policía Nacional al servicio de la dictadura, prohibió la celebración de la Purísima en varias parroquias, uno de los últimos espacios de libre pensamiento donde los devotos solían reunirse para festejar a la Virgen.

Cuando Ortega retomó el poder en 2007, solía asistir a los altares ubicados en la Avenida Bolívar, en Managua, para repartir juguetes a los niños que le cantaban a la Virgen María, pero luego su espacio se fue reduciendo y solo lo celebra de manera privada con su familia.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.