«Sueño que me están torturando»: las secuelas psicológicas de los excarcelados políticos

Insomnio, ansiedad y depresión son algunas de las secuelas que sufre el excarcelado político de Matagalpa, Genssy Mairena, después de permanecer casi seis meses encarcelado y liberado posteriormente a finales de febrero del 2019 por manifestarse contra el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua.

La psicóloga Amanda Maltez explica a NICARAGUA INVESTIGA que «una de las secuelas que hay evidentemente (en los excarcelados políticos) es la depresión que ataca nuestros trastornos del ánimo» por todo lo vivido dentro de las cárceles».

Mairena fue detenido en octubre del 2018 mientras llegaba a su centro de trabajo y fue acusado con cargos de terrorismo, entorpecimiento de servicios públicos y robo agravado. «Nosotros teníamos esperanza a que posterior a nuestra salida pudiera ser todo más fácil y poder salir de este régimen y al ver la mayoría de errores que se están cometiendo tanto por parte de la oposición como movimientos que prácticamente están tratando de dividir», ha creado frustración en varios excarcelados políticos, comenta el joven.

El excarcelado se refiere a los recientes anuncios por parte de la oposición de una supuesta «separación estratégica» de la Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco y que ha despertado una ola de descontento en redes sociales y por parte de algunos analistas políticos que consideran que esto solo beneficia al Frente Sandinista.

Gennsy Mairena fue excarcelado el año pasado. Foto: NICARAGUA INVESTIGA

Por otro lado, la psicóloga Maltez explica que la frustración la viven los excarcelados políticos tanto dentro como fuera de la cárcel es debido a que no tienen libertad de decisión, porque sea el reo inocente o no, se le está haciendo cumplir ciertos roles de conducta.

Además de eso, «evidentemente hay frustración dentro de la cárcel por toda la represión y todo el maltrato » que sufren en los sistemas penitenciarios, explica la experta y agrega que la ansiedad, los trastornos de sueño y desordenes alimenticios también son otras secuelas que conllevan los excarcelados.

Atención psicológica para excarcelados es necesaria

De acuerdo a Maltez, toda persona que es encarcelada sufre una alteración a su dinámica, su rutina y sus hábitos son afectados hasta recibir una despersonalización, es decir, «el sujeto o la sujeta va a sentir como que eso es una pesadilla o un sueño y esta persona como que está viendo la vida pasar y como que no es parte de esa vida o de esa realidad».

Posterior a su excarcelación, Mairena relata que asistió a consultas con un psicólogo y hasta esta fecha aún no siente que su salud mental esté recuperada en su totalidad.

«Es lamentable que hay algunos excarcelados que por el hecho de no ser figura pública o por el hecho de no haber salido en una entrevista, no se le brinda ayuda» psicológica para superar las secuelas de la encarcelación, manifiesta Mairena.

Asimismo, el joven menciona que hay otros excarcelados que por distintos motivos no solicitan ayuda psicológica y tampoco médica, y eso incrementaría «el riesgo de que tomen decisiones que pueden llegar hasta terminar con su vida».

Otra secuela que Mairena asegura sufrir después de su excarcelación es mientras duerme. «Sueño que me están torturando» y también expresa que muchas veces ha recordado cuando lo sacaban de su celda en Auxilio Judicial y lo interrogaban.

Semanas antes de ser liberado, algunos guardas del Sistema Penitenciario La Modelo golpearon al joven con amansa bolos mientras era cambiado de celda y se detuvo para ponerse firme mientras un grupo de presos políticos cantaba el himno nacional. La agresión le dejó el brazo izquierdo fracturado.

Gennsy Efrén Mairena Mairena, excarcelado el 27 de febrero, cumplió un mes en su casa en Matagalpa, pero asegura que lo siguen asediando. Foto: CORTESÍA LA PRENSA | LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

El asedio y «vivir con una paranoia de que en cualquier momento te pueden detener», o el que simpatizantes del gobierno sandinista y paramilitares ataquen su hogar y a su familia, son algunas cosas que no permiten estar tranquilo a Mairena cada día.

«Siento que el régimen nos quiere volver locos posterior a nuestra excarcelación» debido al hostigamiento que recibe él y varios excarcelados políticos por parte de la fuerza pública y grupos paramilitares.

La paranoia de la que habla Mairena, así como el insomnio y las parálisis de sueño son otras secuelas comunes entre los excarcelados a criterio de la psicóloga Maltez.

La experta también explica que «la escucha activa, la empatía, el no invalidar los sentimientos» de estas personas y el acompañamiento son necesarios para los excarcelados por parte de las personas cercanas y sus familiares.

Asimismo, la ayuda psicológica para los excarcelados es necesaria para que puedan reintegrarse a la sociedad y tratar las secuelas que les ha dejado el encarcelamiento, afirma Maltez.

Por su parte, Mairena concluye invitando «a todo el que sea excarcelado, ex atrincherado o cualquier víctima de la crisis que logra identificar problemas de depresión, que no dudé en pedir apoyo, es preferible pedir que perder la vida», e insta a las personas cercanas a los excarcelados a «apoyarlos y salvar sus vidas».

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí https://bit.ly/2HT5Wsm

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.