Expresidente de Costa Rica califica de «criminal y atroz» a Daniel Ortega

El expresidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís calificó al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo como un gobierno “atroz y criminal”, por la represión que dejó como saldo más de 300 manifestantes muertos, según organismos de derechos humanos.

Durante un foro realizado en Miami el pasado miércoles, el exmandatario habló sobre la crisis que se vive en Nicaragua y aprovechó para reflejar su preocupación porque la administración Ortega continúe en el poder ya que a su juicio genera una crisis social, económica y política en la región y provoca un aumento en la migración de nicaragüenses a los países vecinos. 

“Yo esperaría que (Daniel Ortega) salga pronto, porque sino el daño que le haría a la economía, a la población y a la política será inmensamente grande; solo males le traen al país», dijo Solís a NICARAGUA INVESTIGA.

Según datos de organismos de derechos humanos, alrededor de 100 000 nicaragüenses se han exiliado por la represión y persecución estatal,  la mayoría se encuentra en Costa Rica donde hay más de 80 000 solicitantes de refugio. Otros miles más están en Panamá, España, Estados Unidos, México y Canadá.

En ese sentido el experto en Ciencias Políticas Carlos Sánchez Berzain, afirmó a NICARAGUA INVESTIGA, que «ante una dictadura como la de Ortega y Murillo», lo primero que se debe identificar es al enemigo, que según él es la dictadura cubana que influencia a la región.

“Ortega y Murillo son títeres, son tributarios del sistema Castro-Chavistas. Ustedes tienen que saber que ahí  (Nicaragua) van a tener operadores, metodología, inteligencias, sistemas altamente Castro-Chavistas y si toman en cuenta esos puntos y crean una estrategia van a poder lograr el cambio”, señala el analista.

Para Sánchez, Nicaragua no puede caer en manos de una oposición utilizada por el partido gobernante y sugiere la unidad, la solicitud de más sanciones y la presión económica dentro del país.

“Cuando un país cae bajo la dictadura Castro-Chavista, entonces esa dictadura establece un conjunto de condiciones para hacer su oposición. Y la oposición pasa a ser funcional al régimen porque vive como una especie de jaula y el que se sale de esa jaula está preso, esta muerto o está en el exilio”.

Sánchez sugiere cinco puntos para salir de manera pacífica de la crisis: primero la unidad; segundo evitar la intermediación de los liderazgos políticos, tercero evitar la negociaciones «porque ayudan mantener al dictador»,  en cuarto lugar tomar riesgo de presión económica .

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.