Ortega debería ser destituido por su ausencia ante la pandemia del Covid-19, dicen críticos

Daniel Ortega no comparece ante Nicaragua ni ha mostrado un plan de seguridad para batallar contra la pandemia de COVID-19 que ya registraba dos casos –el segundo paciente se rindió ante la muerte– y “doce personas están en observación”, sin embargo los analistas valoran la falta de compromiso del presidente ante esta emergencia nacional como un motivo para su destitución.

El exfuncionario del Poder Judicial, Yader Morazán, asegura que existe una herramienta jurídica para abrir un mecanismo y llegar hacia una destitución de Daniel Ortega por su ausencia ante la crisis sanitaria.

Las faltas transitorias para un presidente en Nicaragua incluyen “la imposibilidad o incapacidad temporal manifiesta para ejercer el cargo”, reza la Constitución Política de Nicaragua en su artículo 149, lo cual para algunos analistas y críticos aplica en el caso de Ortega.

“La ley en sí establece una ausencia de gobierno, una ausencia de mandato, pero cuando la ley te dice ausencia temporal en el territorio nacional no necesariamente se refiere a que Daniel Ortega no está en el país”, dice el exfuncionario tras explicar que Ortega no está presente en sus funciones.

Yader Morazán fue funcionario del Poder Judicial de Nicaragua. Hoy se encuentra en el exilio por amenazas en su contra.

El político opositor Eliseo Núñez dijo a NICARAGUA INVESTIGA que Daniel Ortega “es incapaz de gobernar el país ante una crisis porque lo único que hace su gobierno es politizar los momentos difíciles”.

“Ortega es incapaz manifiestamente de ejercer el cargo (…) definitivamente por incapaz, por inepto y principalmente por sanguinario no debería seguir siendo presidente”, dice Núñez Morales al referirse a la decisión de Ortega de dejar en manos de Rosario Murillo el manejo de la pandemia, que tampoco hace presencia, sino que se conecta por llamadas telefónicas.

Maximino Rodríguez coincide con Núñez y afirma que Daniel Ortega debe ser destituido de su cargo por inhabilidad de gobernanza ya que no se presenta ante una crisis de proporciones globales que atenta contra la salud pública en el país.

“Ante la pandemia que atraviesa el mundo desconocemos donde está el “primer ciudadano” de Nicaragua, consecuentemente denota que está incapacitado para continuar a la cabeza como líder del país”, dijo el diputado del PLC.

“En los momentos difíciles, de catástrofes y ahora una pandemia, el “ciudadano” que juega a veces de presidente está escondido, nadie sabe dónde está, no da la cara ante el país”, manifestó el parlamentario.

Por su parte, Eliseo Núñez cree que el gobierno no está preparado para el escenario que el COVID-9 les plantea “solo vemos un régimen que se configuró únicamente para reprimir y por eso, la prioridad es la policía y no los hospitales”, expresó Núñez enfatizando que la Policía Nacional tiene más recursos que el Ministerio de Salud que ahora debe dar la batalla contra la epidemia.

El jurista Yader Morazán dejó claro que la ausencia temporal del Presidente incumple la ley al no desempeñar las funciones para las que fue electo, ya que no ha habido una comparecencia ante la ciudadanía para Qdar la cara” la crisis viral.

“Es un hecho que al verse una ausencia se abren los mecanismos de derecho capaces de generar un resultado en esa misma dirección”, dice Morazán.

Además explica  que hay una ausencia de liderazgo “y la secretaría de comunicación de la presidencia no sustituye al presidente”.

Foto principal: Nicaragua Investiga

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.