INSS descarta realizar pruebas del coronavirus y seguirá aglomerando a adultos mayores

El gobierno de Nicaragua seguirá aglomerando a los más de 280 mil adultos mayores que reciben su pensión a través del Instituto Nicaragüense del Seguridad Social (INSS) pues no habrá hasta el momento ninguna medida que tome esta institución para prevenir el contagio del covid-19.

Según el presidente ejecutivo del INSS, Roberto López, quien fue sancionado por Tesoro de Estados Unidos por actos de corrupción, los adultos mayores, a pesar de ser uno de los sectores más vulnerables ante el coronavirus, deben tomar las medidas por sí solos que han «sido brindadas a través de los medios del Poder Ciudadano», en una clara propaganda a los canales que son dirigidos por Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua.

López, quien compareció en Canal 10 durante su revista matutina, pidió a la ciudadanía «no saturar» las clínicas privadas y aseguró que se cuentan con 19 hospitales públicos para atender a pacientes sospechosos o confirmados con coronavirus; asimismo manifestó que la institución está preparada para seguir respondiendo ante la pandemia.

«El INSS continua solvente; los profetas del mal andan diciendo que va a quebrar, el año pasado dijeron que no íbamos a pagar pensiones», dijo López y agregó en el caso de los adultos mayores deben tomar de «forma individual» las medidas de prevención. 

«Las personas enfermas deben tener cuidado; se debe evitar transmisiones a otras personas y acudir a su unidad de salud más cercana», se limitó a responder López.

El funcionario descartó la posibilidad que el INSS realice en sus clínicas provisionales las pruebas del covid-19 y dijo que en esta «primera etapa del virus» se ha decidido que los casos sospechosos se les realizará una muestra al único laboratorio perteneciente al Ministerio de Salud (Minsa) y de constatar que es positivo se moverá a los hospitales públicos designados.

El complejo Concepción Palacios o “ el Conchita” como se le conoce es el único habilitado en Nicaragua para el Covid-19. Foto: NICARAGUA INVESTIGA ©

López no responde a acusaciones del gobierno de EEUU por corrupción

Por otro lado López evitó responder a los fuertes señalamientos del gobierno de EEUU quien lo sancionó en noviembre de 2019, junto a otros dos funcionarios más de la gestión de Daniel Ortega.

«No tengo nada que responder a estos señalamientos, todo está revisado por la Controlaría General de la República y el tema importante que debemos enfocarnos es prevenir la epidemia del Covid19; nosotros vivimos en Nicaragua y las leyes de Estados Unidos no tienen que ver nada aquí», dijo López visiblemente incómodo.

El funcionario que pocas veces comparece en público señaló que las sanciones «son ilegales y no tienen ningún efecto»; sin embargo ,  las sanciones, según analistas consultados por NICARAGUA INVESTIGA revelan que prácticamente «dejan un cadaver financiero» a quien se les aplican.

 Roberto López es médico de profesión y capitán en retiro del Ejército, fue durante años funcionario del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) bajo los gobiernos de los presidentes liberales Arnoldo Alemán Lacayo y Enrique Bolaños Geyer. Es ahora uno de los pocos altos funcionarios del gobierno de Daniel Ortega que se ha mantenido en su cargo desde que Ortega regresó al poder en el 2007.

Roberto López, en su comparecencia en Canal 10 esta mañana. Cortesía.

«Es una barbaridad», dice presidente del INSS cuando se le pregunta si Gustavo Porras es beneficiado en compras de medicinas

Su gestión en el INSS ha sido cuestionada en distintas ocasiones en que han salido a luz pública préstamos millonarios que el INSS ha hecho a empresarios allegados al gobierno actual para proyectos de bienes raíces o fábricas de medicamentos. Se le ha acusado en los medios de permitir que algunos de esos préstamos no sean cancelados y de luego borrarlos de los registros contables del INSS.

Durante la revista, el reportero de Canal 10, Wilih Narváez cuestionó a López si la compra de medicinas favorecía a allegados al INSS, o en este caso al presidente del parlamento nacional Gustavo Porras, a lo que López catalogó como «una barbaridad sin fundamentos».

«Es una barbaridad lo que estás diciendo, es una barbaridad, como cualquier señor que dice en EEUU lo que le da la gana», indicó.

El sancionado presidente del parlamento nicaragüense Gustavo Porras. Foto: NICARAGUA INVESTIGA. ©

Roberto López recibió el INSS con un superávit de 1,300 millones de córdobas y ahora tiene un déficit de más 2.200 millones, según investigaciones independientes.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.