Si Ortega delegó el poder a Rosario Murillo debe notificarlo públicamente, dice experto

La prolongada ausencia de Ortega que hoy suma 24 días ha generado muchas críticas de diversos sectores, principalmente, porque nos encontramos en una emergencia sanitaria mundial ante el brote de Covid-19 y la pandemia ya alcanzó a nuestro país, incluso con víctimas fatales.

El especialista en derecho constitucional Fanor Avendaño explica a Nicaragua Investiga que la Constitución Política muestra mucha flexibilidad en torno a la ausencia por tiempos prolongados del Presidente, incluso aún, en tiempos de emergencia nacional a como sucede actualmente.

“Hay dificultades para decir si ha cesado en sus funciones, si hay abandono del puesto, si está incapacitado, si puede delegar por tanto tiempo a la vicepresidencia”, explica Avendaño, por lo que considera que Ortega “está operando de manera aún legitima”.

Experto en Derecho Constitucional Fanor Avendaño- FOTO: NICARAGUA INVESTIGA.

¿Obligarlo a aparecer?

La única forma de obligar a Ortega a mostrarse públicamente es a través de un recurso de interpelación, que puede hacer una bancada o un solo diputado en la Asamblea Nacional, pero requeriría un tercio de los votos en un poder del Estado completamente controlado por el oficialismo.

Sin embargo, Avendaño recuerda que si Ortega, ha delegado por alguna razón, el poder a su vicepresidenta y esposa Rosario Murillo, la ley sí le ordena notificarlo públicamente.

“La Constitución Política dice que todos los funcionarios electos a propuesta de los partidos políticos y electos por el sufragio, entiéndase también el Presidente, tienen la obligación de informar de sus actos y de informar ante el pueblo lo que está realizando”, recuerda Avendaño.

Daniel Ortega ha sido el presidente más ausente en Latinoamérica ante emergencia por coronavirus. Foto: El 19 Digital

El especialista cree por tal razón, que Ortega está en la obligación de comparecer públicamente para informar que ha delegado sus funciones en poder de su vicepresidenta o de un gabinete especial de cara a lo que llamó un “estado de calamidad”, generado por la propagación del Covid-19 en el país.

Además el experto dice que Ortega está obligado a “dar la cara”, porque es el “jefe de Estado y de gobierno” y eso le confiere mayores responsabilidades, según los artículos 149 y 150 de la Constitución Política que le atribuye las funciones de dirigir al gobierno y a todas las instancias que se subordinan a él.

Simpatizantes entre preguntas y ansiedad

Avendaño cree que a nivel político la prolongada ausencia de Ortega es un asunto que debilita al partido de gobierno porque “empieza un síntoma de interrogación nerviosa de lo que es las esferas intermedias del poder”, y cree que de continuar el vacío de liderazgo dentro del partido, esa ansiedad se va a trasladar a las bases y territorios y podría generar una “crisis de identidad política ideológica” dentro del Frente Sandinista.

-“una ansiedad que no la va a curar una foto, una ansiedad que no la puede curar un video anterior o un audio, van a querer verlo en carne y hueso o por lo menos en directo en un medio de comunicación”, finalizó Avendaño.

Para donaciones por Paypal https://bit.ly/2xK3m4F

 

 

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.