Obispos llaman al Gobierno y la oposición a crear «alianzas y consensos» frente a la pandemia

La pandemia del COVID19 llegó a Nicaragua en medio de la polarización social creada a raíz de la crisis política que estalló en abril del 2018 y es por ello que la Conferencia Episcopal de Nicaragua recomienda a la oposición y al gobierno de Daniel Ortega, «abrirse en alianzas y consensos, para buscar y encontrar alternativas y soluciones conjuntas que nos eviten una mayor catástrofe humana”.

Esa «catástrofe humana» de la que hablan los obispos en su mensaje a la nación se refiere a una posible alta cifra de fallecidos por el COVID19, el cual, según la última actualización el Ministerio de Salud, ya ha cobrado la vida de 17 personas, mientras otras 63 se mantienen como casos activos y se ha registrado un total de 279 contagios del nuevo coronavirus.

Mientras tanto el Observatorio Ciudadano COVID-19 Nicaragua, que lleva un registro independiente del avance de la pandemia en el país, reporta 2,323 casos sospechosos y al menos 465 fallecidos. A estos datos se suman los numerosos casos de entierros exprés a media noche que han ejecutado las autoridades sanitarias y que han sido denunciados por los mismos familiares de las personas que han fallecido con síntomas relacionados al virus.

“Con nuestro pueblo estamos sufriendo su incertidumbre, dolor y muerte. El dolor y la impotencia conducen a la desesperación, familias que lloran a sus muertos sin una despedida, el temor y la inseguridad que sufre la población ante el silencio del Estado y la desinformación sobre el avance de la epidemia, el miedo o la imposibilidad de visitar los hospitales sufriendo las enfermedades en el silencio del hogar, la manipulación de la conciencia, coacción y oportunismo político en el manejo de la pandemia”, resalta la CEN en su mensaje.

El cardenal Leopoldo Brenes ha celebrado eucaristías sin la presencia de feligreses para evitar contagios del COVID19 – Foto: Arquidiócesis de Managua

Los obispos también señalan que la pandemia “vino al mundo sin que nadie la esperara, más aún, sin que nadie estuviera preparado para enfrentarla”, y en el caso particular de Nicaragua, el COVID19 llegó a «un país empobrecido con el agravante de una crisis sociopolítica”.

“Nada es más importante que la vida, la vida por encima de todo. Los problemas que vienen después de la pandemia son muchos” advierten las autoridades religiosas e insisten que para resolver tales problemas se necesita de la participación activa de las autoridades y los sectores sociales, la mayoría de ellos aglomerados en la oposición política y sus organizaciones.

De igual manera, los religiosos instaron a que las personas que más poseen recursos a compartir con los más necesitados y que los ciudadanos que trabajan en empresas de protección e instituciones de administración y de servicios, «que todos, sin excepción, prioricemos el cuidado a la vida, la vida por encima de la economía, la vida por encima de los intereses ideológicos, lo repetimos, la vida por encima de todo”.

En Nicaragua, la administración de Daniel Ortega no ha dictado medidas serias para enfrentar la pandemia y más bien continúa promoviendo actividades que incurren en la exposición de personas al contagio del COVID19, lo cual ha generado reacciones de preocupación y rechazo por parte de organismos internacionales expertos en temas de salud y de derechos humanos que han solicitado a Ortega que garantice el derecho a la salud.

Recientemente, el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas hizo la misma recomendación a la oposición, al gobierno de Daniel Ortega y a la Iglesia Católica, para que dejaran a un lado sus diferencias y se idearan estrategias conjuntas que permitieran responder efectivamente frente a la pandemia.

Foto principal; Nicaragua Investiga 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.