Se elevan costos de servicios funerarios en medio de la emergencia del COVID19

Últimamente las muertes en Nicaragua han aumentado de manera acelerada, principalmente por la propagación del COVID19, aunque según el Ministerio de Salud hay otras causas de muerte como infartos, diabetes, accidentes de tránsito, cáncer y suicidios en las estadísticas de mortalidad.

El aumento de la demanda de ataúdes ha ocasionado que los precios se eleven y en algunos casos donde hay sospechas de fallecimiento por el nuevo coronavirus, se agregan servicios adicionales que implican mantener el aislamiento total del cuerpo y que elevan los costos funerarios.

Una funeraria privada que además cuenta con un cementerio de su propiedad, publicó los costos de los servicios funerarios que ofrecen. El precio del ataúd más económico es de 5,800 córdobas, el retiro del cuerpo del hospital cuesta 5,500 córdobas y un lote de cementerio ya abierto alcanza los 13,800 córdobas, para un total de 25,100 córdobas si se solicitan los tres servicios.

Ataúdes económicos se agotan

Según un sondeo que hizo Nicaragua Investiga, en al menos tres funerarias de Managua se están agotando las cajas fúnebres económicas. Una de las empresas que ofrece estos servicios y que nos pidió el anonimato, dijo que entregan al menos 15 ataúdes por día.

En una de las funerarias consultadas la caja fúnebre más económica cuesta 650 dólares, el ataúd de calidad intermedia cuesta 1,150 dólares y el valor podría ir en aumento, según la capacidad que tenga la persona para pagar.

Cuando el fallecido es por COVID19, esta funeraria ya tiene un ataúd destinado para ese tipo de servicio y es un precio especial de 700 dólares que incluye el traslado del cuerpo bajo el protocolo de seguridad establecido por el Minsa.

Otra funeraria consultada ofrece el ataúd más económico junto con el traslado a un costo de 12 mil córdobas. En caso que el fallecido sea por el virus la caja fúnebre y el traslado al cementerio tienen un valor de 16 mil córdobas.

Mientras que otra funeraria ubicada en la capital dijo a este medio de comunicación que todas las cajas intermedias y económicas se han vendido y que solo quedan las más costosas cuyos precios oscilan entre 1,200 a 2,800 dólares.

Los ataúdes de personas que mueren por COVID19 son totalmente sellados. Foto: NICARAGUA INVESTIGA

 

 

Ayuda municipal selectiva

Este año el gobierno municipal dispuso más recursos para un plan de adquisición de cajas fúnebres para entregar a personas de escasos recursos que no puedan asumir los gastos de un sepelio. El pasado 15 de abril, en el marco de la pandemia, el la alcaldía de Managua tiene destinó C$ 12.000.000 para compras de ataúdes y servicios fúnebres, según datos e investigaciones de Expediente Público.

Gilberto Lindo, experto en temas de municipalidad, sostiene que la alcaldía lo único que hace es entregar una caja fúnebre y “una cantidad de sillas y toldos que los facilita para que los deudos velen a las personas”. Estos costos municipales, según el municipalista, ronda entre los 3,000 a 5,000 córdobas, aunque en el contexto de la pandemia no se hace velorio y las ayudas se hacen de manera muy selectiva.

Gilberto Lindo aclara que del costo del lote donde entierran al fallecido se responsabiliza uno mismo y otras veces “lo regalan pero ya eso es otro trámite” y sucede cuando la persona es de muy escasos recursos.

“Los lotes en Managua andan por los 7 mil córdobas, en los departamentos andan por 5 mil córdobas y en la zonas rurales hasta se regalan los lotes”, dice el municipalista.

Respecto a los datos de Gilberto Lindo se llega a la conclusión que el total a pagar es de 12,000 córdobas cuando se hace un entierro en un cementerio público. Asimismo, aclara que una persona cercana al fallecido tiene que continuar pagando un servicio para el mantenimiento del cementerio y se hace en cuotas bajas trimestrales o anuales.

Estado responsable de aumento de mortalidad

Luis Murillo, experto en economía, analiza los costos de una muerte desde dos puntos de vista: el gasto del sepelio y lo que pierde la familia en el futuro pues, según él, la persona fallecida pudo ser un sustento para el hogar y se pierde “el costo de oportunidad”.

Murillo asegura que el Estado debe asumir “todo este tipo de costos” porque en la mayoría de los casos cuando sucede la muerte de una persona, la familia no lo esperaba. Además explica que gran parte de los nicaragüenses solo suplen los gastos de la comida, pero un sepelio es difícil para la ciudadanía.

“Con estas dos crisis prácticamente el poder adquisitivo ha mermado, creo que las políticas públicas, más razonable, es que el Estado asuma este tipo de costos, ya lo hizo la municipalidad designando un presupuesto de casi 18 millones de córdobas en ataúdes”, dice el economista, y critica que esta medida es “curativa y no es preventiva; lo que se debió haber hecho es tomar algunas medidas para no llegar a esta situación”, señala Murillo en relación a las cantidad de muertes en el país en las últimas semanas.

Murillo ejemplifica dos pérdidas que ha tenido él y el costo que le tocó asumir rondaba entre los 1,000 a 1,200 dólares, sin embargo, expresa que la mayor parte de la población en Nicaragua “no tiene niveles de ingreso” para suplir sepelios por la crisis que atraviesa el país.

Foto principal: Nicaragua Investiga

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.