Nicaragua, tras dos años de crisis continúan las violaciones a los derechos humanos

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) publicó un informe actualizado sobre la situación de derechos humanos en Nicaragua.

El informe abarca los diferentes acontecimientos que transcurrieron durante los meses de abril y mayo de 2020.

La Oacnudh declara que tras dos años de crisis sociopolítica, Nicaragua «continúa registrando un número creciente de violaciones a los derechos humanos, tales como detenciones arbitrarias, amenazas y acoso contra personas percibidas como opositoras al Gobierno».

Denuncias documentadas

Durante el período de abril y mayo de este año, la Oacnudh documentó 17 denuncias por presuntas violaciones a los derechos humanos, al menos 11 allanamientos domiciliarios sin orden judicial a organizaciones de la sociedad civil y 39 detenciones arbitrarias.

«Nosotros como defensores de derechos humanos consideramos que ya van más de dos años y las circunstancias no han cambiado, la violación a la Constitución Política se mantiene vigente porque no hay derecho a concentración todavía, no hay derecho a una opinión distinta» comparte el abogado Julio Montenegro, director de Defensores del Pueblo.

El Boletín destaca que los incidentes más violentos registrados durante estos meses, fueron los ocurridos el pasado 19 y 20 de abril en la Isla de Ometepe, en donde se registraron enfrentamientos entre pobladores y miembros de la Policía Nacional que dejaron varios detenidos y heridos.

Además señala que hasta la fecha continúan registrando 86 «presos políticos» y expresa su preocupación ante las recientes demandas de familiares sobre varios detenidos que han presentado síntomas asociados con el Covid-19.

Manejo de la pandemia

La Oacnudh también declaró preocupación por el manejo del Gobierno de Nicaragua frente a la pandemia del Covid-19 y la falta de transparencia sobre el número de casos y de muertes (los cuales difieren con los del Observatorio Ciudadano), así como la falta de información sobre las pruebas realizadas.

«Las autoridades han estado utilizando un lenguaje poco claro al referirse a los casos, incluyendo terminología vaga como ‘seguimiento responsable y cuidadoso’ y que la muerte de algunas personas que ‘estaban en seguimiento’  se produjo debido a condiciones de salud subyacentes» destaca Oacnudh.

A través del Boletín No.16, la Oacnudh instó al Gobierno de Nicaragua a establecer puentes con los activistas de la sociedad civil, defensores de derechos humanos, el sector privado y las asociaciones médicas, para garantizar su participación en la respuesta a la pandemia.

Violaciones hacia la prensa independiente

De igual forma, entre abril y mayo de 2020, seis casos de intimidación, amenazas y campañas de difamación contra periodistas se llevaron a cabo por dar cobertura al aumento de casos por Covid-19 en el país.

«Los periodistas y los medios de comunicación deben poder informar sobre la pandemia, lo que incluye poder dar cobertura crítica a las respuestas gubernamentales, sin temor a la censura» puntualiza el Boletín.

Oacnudh destaca que la propagación del Covid-19 ha contribuido a la intensificación de las afectaciones a los derechos humanos en Nicaragua.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.