Derriban antiguas instalaciones del extinto periódico El Nuevo Diario

Las antiguas instalaciones del periódico El Nuevo Diario, ubicado en carretera norte, fueron derribadas este 28 de julio por un grupo de obreros.

El motivo de su demolición es debido a la ampliación de la Carretera Panamericana, «por lo cual la Alcaldía de Managua realizó una expropiación legal», según manifestó Luis Rivas, gerente general y director del grupo Promérica.

El rotativo suspendió la publicación de sus ediciones desde hace más de diez meses, argumentando que tenían insolvencia económica.

MINSA reporta 3,672 casos de COVID19 y 116 fallecidos hasta la fecha en Nicaragua

El día que cerró el periódico

El Nuevo Diario sufrió «boicot» y presión de parte del gobierno del Presidente Daniel Ortega, tras los acontecimiento ocurridos en abril de 2018.

Captura de Pantalla del director de Banpro, Luis Rivas

El 6 de septiembre de 2018 el rotativo fue bloqueado de materias primas por la Dirección General de Aduanas (DGA) sin ninguna orden legal o administrativa.

El Nuevo Diario tenía más de 30 años de historia periodística y era uno de los medios de referencia nacional e internacional.

Fue fundado por el periodista Danilo Aguirre Solís, quien laboró junto al Mártir de las Libertades Públicas, Pedro Joaquín Chamorro.

Se cerró una etapa de la historia de El Nuevo Diario

Eliud Garmendia, quien trabajó cinco años para dicho medio de comunicación, dijo a Nicaragua Investiga que la demolición de la estructura representó mucha nostalgia para los periodistas que laboraron.

«Más allá de caída física del edificio se cierra una etapa definitivamente de la historia de El Nuevo Diario, y lo que representó para Nicaragua y para el periodismo», dice Garmendia.

Al menos 100 personas quedaron en el desempleo tras el cierre abrupto de El Nuevo Diario. Foto: NICARAGUA INVESTIGA

Agrega que durante los cinco años que trabajó para ND Medios «se quedaron muchas risas, muchos desvelos, muchas horas extras, muchas emociones y mucho reconocimiento al buen trabajo».

«Hubo muy buenas piezas periodísticas que salieron de ahí (El Nuevo Diario)», dice, y agrega que «todos deberíamos estar tristes, nadie puede celebrar una etapa que termina de esta forma tan triste».

Demoler el edificio es arrancar parte de la memoria

Indiana Cajina, quien también laboró para el extinto rotativo, le daba cierta nostalgia al ver el edificio que aún estaba intacto en el lugar.

«Cuando pasabas te recordaba el hecho que allí estuvo El Nuevo Diario, de cierta forma ver ese edificio te recordaba lo que alguna vez fue», cuenta Cajina.

«El hecho que ahora sea demolido es una forma de arrancar un poco la parte de la memoria. No hay un lugar donde vos podás decir acá estuvo El Nuevo Diario», dijo la joven periodista al enterarse de la demolición de la estructura

Cristiana Bravo se mostró sorprendida al ver las imágenes de lo que un día fue «su segundo hogar». Aproximadamente dos años y medio formó parte de aquel equipo periodístico, dice.

«Al ver las imágenes de la estructura toda destruida es triste, simplemente me hace recordar todas las cosas bonitas que pasé ahí, todo lo que aprendí», lamentó con nostalgia Bravo.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.