Vilma Núñez: «Me siento culpable por haber idealizado a Ortega»

Defensora de los derechos humanos asegura que Ortega mostró su peor rostro desde un inicio

  • Núñez llegó a la Embajada de Nicaragua en España, junto a AI  pero emabajadora no les atendió 

 

Vilma Núñez de Escorcia lleva más de 30 años trabajando en defensa de los derechos humanos de la población nicaragüense. Desde sus años de universitaria se dispuso a apoyar las actividades estudiantiles para poner fin a la dictadura somocista y en los años 80 acompañó al Gobierno de Ortega para reconstruir al país, pero pronto se dio cuenta que lo que el FSLN predicaba, estaba lejos de lo que en realidad hacía.

Su ruptura total con ese partido ocurrió en 1998, cuando la hijastra de Ortega, Zoilamérica Narváez Murillo lo denunció por abuso sexual. Entonces Núñez supo que su lugar no estaba cerca de esa cúpula y años más tarde se dio cuenta que su decisión fue la correcta, cuando la obsesión de Ortega con el Poder lo llevó a negociar con Arnoldo Alemán, uno de los presidentes más corruptos del mundo.

 

Ella se encuentra en España denunciando los atropellos a los derechos humanos en Nicaragua con el acompañamiento de Amnistía Internacional. Hoy, frente de la embajada nicaragüense en aquel país, Vilma Núñez habló por primera vez de cómo se siente por haber sido parte del partido que hoy dirige las matanzas y secuestros en contra del pueblo «Las contradicciones de comportamiento de la dirigencia revolucionaria empezaron a notarse, empezaron a sentirse, no tuvimos la entereza, la fortaleza y quizá la falta de oportunidad, y quizá el temor, no fuimos capaces de señalar esos errores, creo que idealizamos mucho a una dirigencia y ese creo que fue el error», dijo con nostalgia Núñez.

«Sinceramente les digo, jamás pensé, a pesar de todo (…) que llegara a los extremos de tratar de buscar como exterminar a sangre y fuego a todo aquel  que se le opone. Ha sido una sorpresa terrible (…) nosotros como partícipes, como parte de esa revolución, yo personalmente digo; me siento de alguna manera responsable por haber idealizado tanto a un líder con los pies de barro, me siento como responsable por no haber denunciado con más fortaleza todo lo que estábamos empezando a ver, sin embargo esta represión, no me la podía imaginar», expresó la defensora de derechos humanos.

Ella pidió a la comunidad internacional apoyo para presionar la salida de Ortega y a la izquierda tradicional, reconsiderar sus posiciones en relación a respaldar a un político que se ha convertido en todo aquello que contradice los principios éticos y morales que pregona esa ideología.

Fotos y vídeos: Cortesía | Amnistía Internacional-España 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.