El principal componente de riesgo en Nicaragua: el político

Néstor Avendaño aclaró estar consciente de que el simple deseo de reactivar la economía no es suficiente, sino que deben resolverse otros problemas extra económicos como el político

Este próximo jueves se llevará a cabo un nuevo Foro Económico de Convivencia el cual tiene por objetivo analizar la situación de la banca comercial “con el ánimo de que se comprenda la gran dificultad que atraviesa la intermediación financiera” de Nicaragua, según explicó el economista Néstor Avendaño.

Las graves acusaciones de Byron Jeréz que involucra a la banca nicaragüense con Albanisa

Esta mañana Avendaño y el presidente de la Asociación de Promoción al Desarrollo y Sostenibilidad de Nicaragua (Aprodesni), Zacarías Corea, abordaron durante el programa Estudio TN8,  transmitido en un canal oficialista,  algunos aspectos que estarán analizándose en el foro que busca “facilitar el acceso financiero para impulsar nuestra economía”.

Durante el programa el economista retrató la delicada situación en que se encuentra el sistema financiero nacional. “Los depósitos han aumentado, el crédito continúa cayendo, la utilidad neta de los bancos se ha reducido y bastante, el índice de morosidad se ha multiplicado ocho veces, el spread bancario es el más elevado de Centroamérica”.

Ante el planteamiento de lo que ocurre en el país, el periodista oficialista consultó si existe una especie de “negocio” por parte de la banca nacional para no emitir créditos, aunque tengan suficiente liquidez. Sin embargo, Avendaño aclaró que la verdadera razón por la cual los bancos están siendo precavidos es para no aumentar el riesgo crediticio, y destacó que “el principal componente del riesgo país se llama riesgo político”. Y si este continúa en aumento, los bancos consecuentemente no querrán ofrecer más recursos.

Agentes externos

El economista aclaró estar consciente de que el simple deseo de reactivar la economía no es suficiente, sino que deben resolverse otros problemas extra económicos como el político que todavía persiste, la afectación de la última reforma tributaria que aceleró más la caída y afectó a todas las empresas, la presencia del COVID-19 que a su opinión tiene un efecto mucho mayor que el de la crisis política, los dos huracanes que impactaron el Caribe en noviembre, y ahora las próximas elecciones.

Considera que hay una serie de afectaciones en cadena y que por ello debe hacerse un “detente” en el camino y analizar la situación entre las autoridades nacionales y las autoridades empresariales para tomar un rumbo de cómo evitar más el deterioro de la caída “porque esas cicatrices de largo plazo que está resintiendo ya la economía serán muy difíciles de cerrar cuando ya comencemos a operar”.

A pesar de las tensiones puestas sobre la mesa, pues el periodista insistió en que los banqueros obstaculizan con sus acciones el desarrollo económico del país, Avendaño continuó sosteniendo que la principal responsabilidad recae sobre el gobierno pues es quien vela por la creación e implementación de políticas públicas y que además hasta el momento mantiene una serie de acciones que generan mayor riesgo, como el hecho de que continúen habiendo personas detenidas por motivos políticos.

Por su parte, Corea bajo el tono de lo discutido e insistió en que a través del foro económico proponen que tanto el gobierno como el sistema bancario se acerquen para discutir sobre las bases “de la convivencia” y generen un acuerdo general, pues sobre ambos recae la responsabilidad de lo que sucede en el sistema financiero.

Salvar al país de una depresión

Para las medidas a corto y mediano plazo que podrán estar proponiéndose este jueves, Avendaño destacó que se necesita que el Estado tenga instrumentos para aplicar políticas dirigidas a la reactivación y alcance del Producto Interno Bruto (PIB) que tenía en 2017.

Aplanadora sandinista aprueba reforma para que a sancionados no se le cierren cuentas bancarias

El economista aseguró que Nicaragua ya cayó en depresión económica. “A partir del 1 de enero de este año, con el supuesto que cayó -2.5% el PIB en 2020 —según datos oficiales— debemos preocuparnos porque estamos ya en depresión económica y para detener eso se necesita diálogo, hablar con ética y con la verdad en la mano, no podemos seguir engañando y por supuesto debemos discutir y proponer la solución”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.