Gobierno promete no detener ni perseguir a exiliados si regresan a Nicaragua

  • Gobierno insiste en que libre movilización y marchas serán permitidas solo con consentimiento policial

Finalmente este viernes se conocieron los acuerdos establecidos entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el gobierno del presidente Daniel Ortega para fortalecer los derechos y garantías ciudadanas, muchos de los cuales fueron ignorados por el mandatario nicaragüense durante la represión en abril que dejó cientos de muertos y miles de heridos.

Dentro de los acuerdos dados a conocer en  una nota de prensa está la promesa del gobierno de Ortega de no detener ni perseguir a exiliados que se fueron en en contexto de los hechos a partir del 18 de abril de 2018.

«Podrán regresar a su país con plenas garantías y seguridad personal y familiar, de conformidad con las leyes y gozar de los beneficios que éstas les otorgan», dice el punto número siete del comunicado.

Hasta septiembre de 2018, un 33% de los nicaragüenses emigraría principalmente a Costa Rica, España y Panamá, por la crisis sociopolítica que golpeaba a Nicaragua, según una encuesta de la firma CID Gallup.

¿Periodistas amenazados podrán volver a informar?

La lista incluye a decenas de periodistas a los cuales se les persiguió y hostigó por informar los hechos que acaecían en la nación.

De acuerdo con estadísticas de un movimiento de reporteros, al menos 55 periodistas nicaragüenses han salido al exilio desde abril pasado, en su mayoría por razones de seguridad. A algunos de ellos las autoridades nicaragüenses ordenaron la medida de prisión preventiva como es el caso de Jackson Orozco, del censurado canal 100% Noticias; al igual que al periodista Luis Galeano, quien era el director del programa Café con Vos.

Otro de los periodistas que se exilió fue Carlos Fernando Chamorro, director del medio digital Confidencial, el cual fue allanado y sus instalaciones tomadas de forma ilegal por la Policía Nacional.

De igual forma los activistas y defensores de derechos humanos se exiliaron debido a amenazas por parte de grupos armados irregulares.

Yasser Morazán, un bloguero y defensor de derechos humanos que se exilió por amenazas del gobierno, puso en tela de dudas la intensión de Ortega para que los exiliados regresen al país.

«No se me ocurre cruzar la frontera y que me detengan. Esto está tan bueno que da miedo. Y viniendo de un gobierno que asesina niños, NO GRACIAS, no quiero ser carne de cañón. Quiero HECHOS, no papeles. Han incumplido el canal interoceánico, el satélite, la hidroeléctrica, todo…», cuestionó Morazán en su cuenta de Twitter.

 Otros acuerdos establecidos

El comunicado también promete que se garantizará el irrestricto derecho de la libre expresión, tal y como lo establece la Constitución Política de Nicaragua.

«El derecho de informar no puede estar sujeto a censura, ni los medios podrán ser objeto de censura previa».

Agrega que se permite el derecho de concentración, manifestación y movilización pública, aunque «con el permiso de la Policía Nacional», pese a que la institución se ha caracterizado por reprimir las marchas opositoras.

El documento se da a conocer en uno de los momentos más tenso de las negociaciones entre el gobierno de Ortega y la alianza opositora que ha demandado de forma urgente un adelanto de elecciones libres y transparentes.

El gobierno por su parte ha manifestado su negativa para permitir la realización de un adelanto electoral, pese a que la comunidad internacional lo ha solicitado.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.