Así incumplió los acuerdos que prometió Daniel Ortega a la Alianza Cívica

  • En la foto un paramilitar sacando una arma para herir a los manifestantes /Cortesía Yamil Vazquez

En menos de 24 horas el gobierno de Daniel Ortega violentó al menos tres, de los de los dieciocho puntos que prometió en la mesa negociación este viernes para “fortalecer los derechos y garantías ciudadanas”, las cuales de hecho ya habían sido cercenados por el mandatario durante más de una década desde que llegó al poder, según critican analistas.

Violación a la libre movilización

En el documento titulado “Acuerdos para Fortalecer los Derechos y Garantías Ciudadanas”, la delegación de Ortega prometió garantizar el derecho de concentración, manifestación y movilización ciudadana, no obstante la Policía Nacional reprimió con violencia a los civiles que se reunieron este fin de semana en un centro comercial de Managua y detuvo a una cantidad no precisada de personas.

Además el documento firmado en conjunto con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) expresa que “se reconoce que no se requiere permiso previo a la reunión pacífica que afecte la circulación de personas y vehículos y que no altere la normal convivencia de la población”.

Según constató un equipo periodístico de Nicaragua Investiga, los manifestantes se conglomeraron a eso de las 2: 00 p.m., en las afueras de un centro comercial de Managua. La concentración no obstaculizó ninguna vía vehicular y mucho menos alteró la convivencia de la ciudadanía.

Policía atacó nuevamente a los periodistas

Y otro de los puntos firmados por el gobierno de Ortega era que garantizaría “el irrestricto derecho de libertad de expresión, así como el derecho de informar”, no obstante los oficiales agredieron y despojaron de sus equipos al menos a tres reporteros nuevamente mientras realizaban cobertura a la manifestación.

Uno de los fotoreporteros agredidos fue Nelson Sequeira, del canal local Telenorte. Sequeira relató que mientras grababa con su teléfono móvil el ingreso de las fuerzas policiales a la propiedad privada de un centro comercial de Managua, un oficial lo golpeó y lanzó al piso, además le confiscó su teléfono celular.

También un camarógrafo del medio nacional Canal 10 fue objeto de agresión mientras filmaba la embestida policial contra los manifestantes.

“Me agarraron… les gritaba que era periodista. Les valió. Uno de los antimotines me pateó y me botó (…) aquí no hay libertad de prensa en Nicaragua. Se siguen agrediendo a los periodistas y el trabajo que realizamos nosotros es informar”, manifestó Sequeira.

Este es el preciso momento en que un agente antimotín se robó un teléfono celular propiedad de un reportero de un medio local.

Seguridad y defensa nacional

El acápite cuarto del acuerdo del gobierno y la Alianza establecía que el Estado instaría a las autoridades a tomar las medidas necesarias para asegurar el desarme de quienes porten armas sin autorización, o de quienes se organicen como grupos armados fuera del orden constitucional o legal.

“Instamos al Ejército de Nicaragua y a la Policía Nacional que cumplan con el registro y marcaje del armamento utilizado por cada institución de acuerdo a la ley de la materia”.

La prueba más tangible de la falta de voluntad de las autoridades se materializó en la protesta de hoy cuando un ciudadano afín al gobierno sandinista, sacó una arma y disparó contra los manifestantes agolpados en el centro de compras Metrocentro, hiriendo al menos a tres personas.

Pese a la presencia policial que minutos atrás detuvo con violencia a varios manifestantes y agredió a los periodistas, este ciudadano el cual portaba un carnet de militante sandinista, no fue detenido, y al contrario fue victimizado por un informe policial.

Acuerdos hasta que no estén concretados no tendrán incidencia

Para el analista político y exdiputado liberal Eliseo Núñez, si bien los acuerdos firmados por Ortega y la ACJD son un paso positivo “hasta que no estén concretados”  no tendrán una mayor incidencia en la situación sociopolítica que atraviesa Nicaragua.

Núñez también considera que la supuesta flexibilidad de Ortega a la hora de firmar acuerdos son una estrategia para acumular tiempo y dejar de último el tema de los comicios presidenciales.

“Me parece que la estrategia del gobierno ante la postura firme de la Alianza es acumular acuerdos de todo tipo, acuerdos que tienen que ver con derechos, con otro tipo de liberación de los presos y dejar de último el tema del adelanto electoral para trabarse ahí y decir que la alianza quiere todo y que ya le dieron todo y que él solo pide una cosa. Eso es básicamente la estrategia de ellos y para el martes estos acuerdos no quedarán implementados porque el gobierno todo esto lo va a supeditar en una sola cosa: en que no adelanten las elecciones”, dijo Núñez a Nicaragua Investiga.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.