Iglesia Católica celebra Semana Santa con medidas por COVID-19

La Iglesia Católica en Nicaragua limita las celebraciones religiosas manteniendo las restricciones impuestas por la pandemia de COVID–19

Por segundo año consecutivo la Iglesia Católica en Nicaragua decidió suspender las procesiones que conmemoran la Semana Santa, uno de los eventos religiosos de más relevancia para la población, como una medida de prevención ante la pandemia de COVID-19.

Las autoridades religiosas dieron a conocer la medida pidiendo a los devotos comprensión y obediencia. La crisis sanitaria además llevó a los religiosos a cambiar el protocolo del Domingo de Ramos el 28 de marzo, recomendado a los sacerdotes en todas las parroquias una entrada solemne para evitar la aglomeración de los fieles al recibir la tradicional bendición de las palmas.

Monseñor Carlos Áviles, vocero de la arquidiócesis de Managua, explicó a la Voz de América que la medida tiene como fin prevenir más contagios y muertes.

Cardenal Leopoldo Brenes. Foto: Nicaragua Investiga/NI

“No se trata simplemente de una cuestión prohibitiva, sino que simplemente es evitar aglomeraciones, para evitar el contagio de la pandemia que todavía está vigente en el país. Ese es el llamado mientras las autoridades y la experiencia misma nos dicen que ya pasó el peligro”.

Además, el clero arquidiocesano celebrará esta semana la misa crismal y el tradicional viacrucis sin presencia de fieles, quienes deberán participar del evento siguiendo la transmisión en línea a través de las plataformas católicas de comunicación.

Madre del niño con «Piel de Mariposa» lanza SOS para suplir gastos médicos

Las medidas son bien recibidas por los creyentes que aplauden la prudencia de la Iglesia y que participaran de los eventos de forma virtual.

Juana Berrios lleva más de 40 años participando en el viacrucis y la bendición de las palmas y le dijo a la VOA que está lista para seguir la transmisión a través del canal católico de Nicaragua.

“Yo voy a acatar las medidas de la iglesia, no encuentro sentido en salir a las calles si el cardenal nos está pidiendo participar desde la casa. Yo ya soy una anciana y es una medida de prevención. Es el segundo año en más de 40 que no participo presencialmente pero yo y mi familia estaremos pendientes de la señal del canal católico”, declaró.

En contraste con las orientaciones de la Iglesia de cancelar misas o celebrarlas con la menor cantidad de feligreses posibles para evitar que más personas se contagien de COVID-19, el gobierno del presidente Daniel Ortega  convocó a más de 400 actividades recreativas en todos los balnearios del país para celebrar unas largas vacaciones que otorgó el Estado.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.