Joven rivense muere luego de una extracción de muela

Según la denuncia, la doctora decidió hacer varias llamadas antes de trasladar al paciente al Hospital, lo que hizo que el joven perdiera mucha más sangre y fuese internado en estado grave.

«Todo va a estar bien, solo que esa doctora no me vuelva a sacar otra muela en mi vida», fueron las últimas palabras que Martín Chavarría, de 28 años de edad, dijo a su esposa Jael Grillo, antes de entrar al quirófano para una intervención por una hemorragia incontrolable que le ocasionó la cortadura en una de las arterias al momento de una extracción de muela.

«Queremos justicia, no la vamos a demandar de manera legal, pero no nos vamos a callar y vamos a dar a conocer el caso. A mi esposo no me lo van a devolver ni con dinero ni perdiendo el tiempo en un juzgado, pero hacemos pública la denuncia porque me parece cobarde que (la odontóloga) ni siquiera de la cara», manifiesta Jael en entrevista a este medio.

La joven denuncia que la doctora Kristabel Dávila Rivera, de 39 años de edad, quien se desempeña en el cargo de odontóloga maxilofacial en el Hospital Gaspar García Laviana del departamento de Rivas, y quien fue contratada por sus servicios profesionales a un costo de $200, no acudió rápidamente para ayudar a Martín desde que presentó sangrado, sino que esperó tres horas para una intervención quirúrgica.

Según la denuncia, la doctora decidió hacer varias llamadas antes de trasladar a Martín al Hospital, lo que hizo que el joven perdiera mucha más sangre y fuese internado en estado grave, y por lo cual aduce que se trató de una supuesta negligencia médica.

Joel Grillo y Martín Chavarría. Foto: Cortesía

«No sé que estaba pasando adentro, pero a las 3:40 de la tarde la doctora sale del consultorio y me dice que le llevara unos medicamentos, le pregunto ¿para qué?, y me dice que Martín tiene un sangrado severo», recuerda Jael cuando aún su esposo se encontraba en una clínica privada donde fue atendido por la odontóloga.

«Veo que mi esposo estaba sangrando bastante por la boca, y me dijo ‘amor, todo va a estar bien’. Mi esposo llegó hablando al hospital», agrega la joven.

En el hospital público, donde supuestamente la odontóloga estaba de turno y abandonó su puesto para atender a Martín, «los médicos decían ‘va a necesitar transfusión de sangre’, por lo cual fue canalizado y posteriormente fue ingresado al quirófano para realizarle una cirugía.

“Yo escuché a mi mamá agonizar”, mujer denuncia supuesta negligencia médica

«Mi esposo seguía vomitando sangre, no paraba de sangrar», enfatiza Jael, quien en medio de la desesperación y el nervio, firmó varios documentos que le pedían los doctores.

A las 7:11 de la noche, tres médicos -menos la odontóloga Kristabel Dávila- salieron del quirófano y dijeron a la familia que el joven había fallecido por tromboembolismo pulmonar, arritmia ventricular, miocardiopatía hipertrófica y hemorragia por extracción de pieza número 48.

«Todas esas causas de muerte fueron porque al extraerle la cordal, la doctora Kristabel Dávila, le cortó la arteria», denuncia Jael.

Acta de defunción del joven Martín Chavarría. Foto: Cortesía

La familia del joven tampoco procederá a demandar a la doctora, quien, insisten, aún «no da la cara» y ni siquiera llegó a firmar el acta de defunción. Jael denuncia para poner en alerta a la ciudadanía de Rivas para que no se repita otro caso igual en manos de esta profesional de la salud.

¿Quién era Martín?

Martín tenía una relación de noviazgo con Jael desde hace 12 años. En 2015 decidieron casarse. Nunca tuvieron hijos; hace 3 años emprendieron un negocio de comidas y él era encargado de hacer llegar los servicios a través de envío a domicilio.

«Trabajábamos juntos todos los días, éramos un matrimonio unido repartiendo comida, todo Rivas nos conoce. Estábamos buscando procrear un hijo», dijo Jael y agregó que siempre recordará a Martín como «un hombre sano y alegre».

Jael Grillo y Martín Chavarría recién casados. Foto: Cortesía

«Yo sé que nadie quiere matar a nadie, pero lo que hizo la doctora de dejar desangrar a mi esposo no tiene nombre», lamenta entre lágrima.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.