CEJIL exige al Estado de Nicaragua frenar invasión ilegal de colonos

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) exige al Estado de Nicaragua frenar las invasiones ilegales de los colonos pues amenaza con la desaparición de la comunidad indígena miskita, en su reciente informe “Resistencia miskitu: una lucha por el territorio y la vida”.

Entre las demandas, CEJIL insta al Estado nicaragüense a cumplir las medidas regidas por órganos internacionales y “que inicie cuanto antes un proceso de saneamiento de los territorios, priorizando el traslado de los colonos a sus lugares de origen”.

Le interesa: Ortega exige a bancos revelar transacciones de clientes o someterse a multas

A su vez llama a “adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el retorno de las familias desplazadas a sus comunidades de origen y el Estado les asegure el acceso a servicios de salud, educación, agua potable, alimentación y vivienda”.

Desde hace varios años, colonos se toman territorios miskitos por la fuerza para la explotación minera, forestal, monocultivos y ganadería. Lo que ha dejado como consecuencia decenas de asesinatos, secuestros, agresiones físicas y sexuales. Asimismo, ha generado el desplazamiento interno de cientos de miskitos, que han abandonado su territorio y su comunidad para mantenerse a salvo.

“Desde CEJIL buscamos visibilizar esta problemática y su gravedad, para que el Estado de Nicaragua dé una salida lo más pronto posible. Es inminente que den una respuesta, pues, de lo contrario, la cultura indígena miskitu está en un riesgo irreversible de ser extinguida”, expresó Marcela Martino, sub directora de la organización que acompaña las demandas del pueblo indígena ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

La invasión ilegal de los colonos al territorio miskito y la ausencia y falta de acción del Estado podría conllevar a la desaparición de la comunidad indígena de la zona, según CEJIL. En su informe destaca que la falta de acción estatal para prevenir y sancionar los ataques de los colonos o invasores de tierras en las comunidades indígenas, ha creado un clima de impunidad.

“Hemos buscado que el Estado solucione esta situación de distintas maneras, y aún no hay atención a nuestra problemática. Mientras, las personas de nuestras comunidades enfrentan la hambruna, la violencia, el desplazamiento”, expresó Lottie Cunningham, presidenta del Centro por la Justicia y los Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN), organización que acompaña a los pueblos indígenas miskitus en sus demandas a nivel nacional e internacional.

Un miskitu sin tierra no es miskitu

Cunningham explica que esta situación afecta a los miskitos más allá del espacio físico, pues la tierra que están siendo invadidas de forma ilegal tiene un significado cultura y de identidad para esta comunidad indígena.

Le interesa: Podrían haber más ajustes a la economía, advierte Mario Arana

“La tierra para nosotros es la fuente de alimentación, pero también un territorio sagrado, desde donde emana nuestra espiritualidad”, dijo Cunningham.

Por su parte, Constantino Rommel, de la comunidad de Francia Sirpi, ubicada al norte del país señala que un miskito sin tierra no es miskito.

“Nuestra resistencia colectiva es ancestral, porque un miskitu sin tierra no es miskitu. De la tierra venimos y a la tierra vamos y por eso es importante contar con nuestro territorio. Éste tiene un valor sagrado para nuestra vida, identidad y cultura”, expresó.

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.