Más de 900 nicaragüenses adquirieron el VIH en 2021, según el Minsa

A pesar del control estatal sobre los datos de esta enfermedad, la información pública sigue siendo escueta y representa una limitante para muchas organizaciones que trabajan con personas que viven con VIH.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), uno de los mayores problemas para la salud pública mundial, sigue cobrando vidas en Nicaragua, sin embargo se registra un pequeño descenso de casos nuevos en el último año, de acuerdo con las estadísticas oficiales.

Según el Mapa Nacional de Salud, en 2021 se contabilizaron 938 casos nuevos de VIH, apenas 15 casos menos que en 2020. En diciembre del año pasado. La entidad sanitaria indicó que de los nuevos casos, el 75 %, corresponden a pacientes en edades de entre los 15 y 39 años, lo que significa que el grupo joven es el más afectado por el virus.

El viceministro de Salud, Enrique Beteta, dijo en ese entonces que 54% de los casos detectados en 2021 son heterosexuales, mientras que el 53 % se diagnosticó en la “población clave”, que en el sitio web del Minsa se describe como HSH (Hombres que tienen sexo con otros hombres), trans, y trabajadores sexuales.

En el caso de las muertes, el Ministerio de Salud contabiliza 182 nicaragüenses “fallecidos en 2021 por causas relacionadas al VIH”, y 185 en 2020; siendo 2018 y 2019 los años con la más alta tasa de mortalidad por causas relacionadas al VIH, cuando se reportaron 235 y 225 respectivamente.

Gobierno controla estadísticas sobre VIH

Desde hace algunos años, organizaciones que trabajan con personas que viven con VIH desconocen la precisión de la información oficial sobre este virus en Nicaragua debido al control estatal en los centros de salud público, por lo cual los registros sobre esta enfermedad siguen siendo poco detallados, pero también poco fiables, a causa de las dificultades para constatarlos.

«Las organizaciones no han estado haciendo pruebas porque están centralizadas, incluso, a veces están agotadas en las clínicas de salud pública, o solamente hay para las embarazadas, lo cual ha limitado la captación de números de casos de VIH», sostuvo una activista de derechos humanos bajo el anonimato.

«El VIH me dejó en shock»: la historia de la nicaragüense Ippsia Zamora

La activista cree que las principales causas que pueden conducir a la muerte a un paciente que vive con esta enfermedad (como lo indica el Minsa) son; abandonar el tratamiento, el estrés, infecciones oportunistas, cambio de esquemas sin previa información, la pobreza debido a la mala alimentación, la depresión, entre otros.

“Nosotros tenemos compañeros que han fallecido, y nos dimos cuenta que estaban en abandono porque no tenían empleo, abandonaron el medicamento debido a la mala alimentación, y el estrés que ha generado la pandemia, la situación política, la migración”, aseguró el activista.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el VIH aún no tiene cura y a pesar del acceso creciente a la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la atención eficaz, la infección por el VIH se ha convertido en un problema de salud crónico tratable que permite a las personas que viven con el virus llevar una vida larga y saludable.

Desde 1987 hasta 2021, Nicaragua acumula más de 9 mil casos de VIH confirmados y de estos 6,015 están en tratamiento.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.