«El VIH me dejó en shock»: la historia de la nicaragüense Ippsia Zamora

Los casos nuevos en Latinoamérica de infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, aumentaron 21% en la última década, reveló la Organización Panamericana de la Salud (OPS)

Ippsia Zamora es una de las pocas mujeres nicaragüenses que no tiene temor en decir públicamente que es VIH positiva. Esta madre de familia, que convive con su esposo, quien dice que ha sido un pilar desde que fue diagnosticada con esta enfermedad, ha vencido el cáncer de mama, el COVID19, pero sobre todo el miedo de hablar sobre su condición actual.

Zamora fue diagnosticada con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) de manera sorpresiva. Recuerda que fue a la Cruz Roja para hacerse la prueba conocida como ELISA, a solicitud de un ginecólogo porque estaba planificando un embarazo.

Esperaba los resultados impacientemente, cuando llegó su turno, entró a la clínica y la doctora le dijo: –»Tome asiento. Sus resultados salieron positivos para VIH«, recuerda Zamora. Para ese entonces tenía 28 años. Por el impacto de la noticia quedó en un estado de «shock» porque pensó que tenía una sentencia de muerte, cuenta luego de tener 11 años de vivir con el virus en su sangre.

«Yo por lo menos lo asocié a muerte y fue algo bien difícil porque estaba estudiando, quería terminar mi profesión: ¡quería tener una familia!», explicó Zamora en una entrevista con Nicaragua Investiga.

Tras la dura noticia, ella le preguntó a la doctora cómo era posible el resultado positivo de VIH, pero «ella prácticamente me estigmatizó porque me dijo: ‘eso solo usted lo sabe’. No sé qué pensó ella, siempre he tenido mi pareja estable», dijo Zamora.

«Tiene cáncer de mama y es agresivo»: Dos mujeres testifican cómo sobrevivieron a la enfermedad

Resultado asociado a muerte

Salió del lugar «prácticamente en el limbo» con los resultados de la prueba y con una enfermedad que tendría de por vida. Mientras se dirigía hacia su casa era «como que no existía nada», y por estar en un estado inmerso casi es atropellada por un vehículo, recuerda.

Mientras estaba en su hogar las horas eran extensas y no encontraba la forma de cómo compartir la noticia con su familia. Esperó a que su madre llegara del trabajo para romper el silencio y decirle lo que estaba pasando: «Mamá discúlpame, perdóname pero me voy a morir», fueron las palabras de Zamora. Por consiguiente le explicó que resultó positiva a la prueba de VIH, por lo cual su madre rompió en llanto, pero su hermana se mostró serena.

Para seguir el procedimiento clínico ella fue al Centro de Salud Francisco Morazán a realizarse la prueba nuevamente, pero los resultados fueron los mismos: era positivo. «Se lo dije a mi pareja y se hizo la prueba y salió negativo», comenta. Sin embargo, Zamora no aceptaba los resultados y pagó una clínica privada para repetir la prueba y el diagnóstico siguió siendo el mismo.

«Cuando dan un diagnóstico de VIH, la persona siempre está en shock y está renuente, no acepta el diagnóstico», manifiesta.

La dramática historia de una familia con lupus, vulnerable ante el COVID19

El sueño que cumplió

Ippsia Zamora soñaba con tener una familia y eso era lo que más le frustraba: pensar que no iba a tener hijos. Pero la doctora que la atendió en el Centro de Salud Francisco Morazán, le explicó que, «con el tratamiento podía dar a luz».

«Me dijo que cuando yo llegara a una carga viral indetectable y que mi CD4 subieran podía tener una familia siempre y cuando lo planificáramos», cuenta, y resalta que su sueño se cumplió. «Pude tener mi hijo porque he sido adherente a mi tratamiento durante 11 años», afirma.

Manifiesta que es sobreviviente del cáncer de mama y «me dio COVID19 con esta pandemia. Y sigo adelante…», dice con firmeza.

En Nicaragua se tiene poco claro cuántos contagios de VIH se dan al año. Foto: Jeiner Andrés Potosme/Nicaragua Investiga

El grupo de apoyo al que se integró

Mientras iba a una cita médica en el Hospital Manolo Morales –un centro habilitado y de referencia para atender a personas que padecen de VIH–; una joven se le acercó y le habló del tema explicándole que «ser una persona positiva no significaba la muerte». Esto motivó a Zamora y se integró a un grupo de apoyo del cual forma parte en la actualidad.

«A la fecha, ella ha sido una mentora, una amiga, una consejera. Me llevó a un grupo de autoapoyo donde aprendí mucho, y de ahí fui poco a poco apoderándome del tema. Me hice miembro de REDCA desde ese tiempo y mi labor ha sido incansable», dice Zamora, quien ahora es Punto Focal donde brinda apoyo a las personas que son positiva al VIH.

Aumentan casos de VIH en Nicaragua

REDCA es una organización sin fines de lucro, que está conformada para personas con VIH de la Región Centroamericana. Este organismos implementa programas, proyectos y acciones que permitan sumar esfuerzos para fortalecer el acceso universal a la salud y respeto de los derechos humanos de las personas con VIH en la región.

Ippsia Zamora ahora se dedica a apoyar a personas diagnosticadas con VIH. Foto: Jeiner Andrés Potosme/Nicaragua Investiga

Datos estadísticos sobre el VIH en Nicaragua

Según el Mapa de la Salud de Nicaragua, monitoreado por el Ministerio de Salud (MINSA) contabilizó en el año 2017 aproximadamente 1,043 casos nuevos y 244 fallecidos por el virus. En el 2018 las estadísticas aumentaron a 1,073 casos nuevos, pero los fallecimientos disminuyeron a 235.

Para el 2019 se registró un aumento de 1,092 casos de VIH. Los fallecidos para ese año fue de 217. La estadísticas para este año disminuyeron sorpresivamente a 634. Los fallecidos, según datos del MINSA, es de 114.

Sin embargo, estos datos corresponden del mes de enero a agosto de cada año. Es decir, que al menos cuatro meses no se registran datos oficiales de los casos y fallecimientos por el VIH.

Detectar el virus lo más pronto posible

El infectólogo Carlos Quant Durán es un especialista con vasta experiencia en el tratamiento de personas que tiene la condición del virus de inmunodeficiencia humana. El galeno señala que una de la efectividad de la prevención de la enfermedad es detectarla tempranamente.

«Entre más temprano detectemos la infección, obviamente los pacientes pueden comenzar terapias antirretrovirales, y al suprimir la carga viral evitar la propagación de la infección puede estar en condición saludable», indica el infectólogo.

El experto destaca que la diferencia entre una persona que no tiene VIH y una que lo tiene, «es básicamente tomar un tratamiento antirretroviral adecuado». El médico destaca que se trata en «ser adherente al tratamiento y los médicos asegurarse que la carga viral llegue a niveles indetectables, es decir, que se cumpla la meta de la replicación viral».

«Eso lo hace a través de la evaluación de lo que denominamos carga viral de virus, generalmente eso se hace con cierta periodicidad y la meta es lograr que los pacientes tengan niveles indetectables en sangre el virus», expone.

El infectólogo Carlos Quan recomienda realizarse pruebas para descartar el virus de VIH. Archivo NI

Preocupación por salud de pacientes con VIH tras despido del doctor Quant

Casos nuevos de VIH en Latinoamérica aumentaron 21% en la última década, revela OPS

Los casos nuevos en Latinoamérica de infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, aumentaron 21% en la última década, reveló el lunes la Organización Panamericana de la Salud (OPS), advirtiendo que la pandemia del covid-19 amenaza el combate a la enfermedad.

La OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que los contagios de VIH pasaron de unos 100.000 en 2010 a unos 120.000 en 2019. En el mismo periodo, las muertes anuales relacionadas con el sida bajaron levemente, de 41.000 a 37.000.

Sin diagnóstico, los infectados de VIH no tienen acceso a los antirretrovirales que pueden salvarles la vida y además corren el riesgo de contagiar a otras personas, señaló la OPS.

El VIH, un virus que ataca el sistema inmunitario, se trasmite a través del intercambio de líquidos corporales como la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna.

Según cifras de ONUSIDA citadas por la OPS, unos 2,1 millones de personas en América Latina y 330.000 en el Caribe vivían con VIH en 2019.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.