¿Por qué se celebra el día de los Santos Inocentes? Varios datos curiosos que debes saber

Desde el cristianismo, se considera que los "Santos Inocentes" son mártires, aunque no estuvieran conscientes.

Aunque el día de los inocentes suele considerarse un tiempo de bromas en algunos países hispanos, la historia de esta fiesta es una de crueldad en contra de la niñez. Surgida de la fiesta cristiana que conmemora la Masacre de los inocentes ordenada por el rey Herodes I de la Judea subyugada por Roma.

El Evangelio según Mateo relata que: «Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos» (2:16).

El académico católico estadounidense, F. G. Holweck, comenta en la Enciclopedia Católica de 1913 que las distintas liturgias estiman diferentes números: «La liturgia griega afirma que Herodes mató a 14 000 niños, los sirios hablan de 64 000 y muchos autores medievales hablan de 144 000, según Apocalipsis 14:3», pero académicos católicos más recientes consideran que, al ser Belén un poblado pequeño, las víctimas podrían contarse entre quince y veinte.

Estas fueron las notas más leídas del 2021 en Nicaragua Investiga

Pero muchos historiadores consideran que este evento es más un mito inspirado por la reputación del rey judaico que una realidad histórica. Aunque hay registros de que Herodes cometió muchas crueldades durante su reinado—incluyendo el asesinato de sus propios hijos—ni el historiador judeorromano Flavio Josefo, ni el historiador y filósofo sirio Nicolás Damasceno, quien fue amigo personal de Herodes, mencionan el incidente.

La historia del Evangelio según Mateo parece emular la historia del Éxodo, cuando el faraón que tenía a los israelitas esclavizados ordenó a las parteras egipcias que: «Cuando asistan a las hebreas, y ellas se pongan de cuclillas sobre las dos piedras, fíjense bien: si es niño, háganlo morir; y si es niña, déjenla con vida» (1:16) y luego, a todo el pueblo, ordenó echar «al río a todo niño nacido de los hebreos, pero a las niñas déjenlas con vida» (1:22).

La fiesta que conmemora la masacre en la Iglesia data de alrededor de finales del siglo V después de Cristo. Es una fiesta reconocida como católica en el mundo occidental, pero es celebrada también por la iglesia anglicana y por algunas denominaciones luteranas. La Iglesia ortodoxa oriental, con mayor presencia en países eslavos, la celebra el día 29 de diciembre.

Desde el cristianismo, se considera que los «Santos Inocentes» son mártires, aunque no estuvieran conscientes. La idea cristiana de la «inocencia» les hace santos, puesto que a tan corta edad, es imposible que pudieran cometer pecado, según el entendimiento tradicional.

Es también como fiesta cristiana que el día desarrolla su carácter jovial y se hacen comunes las bromas, llamadas «inocentadas», aunque no está claro exactamente cómo se desarrolló esa costumbre. Probablemente se trata de un sincretismo entre las fiestas paganas del solsticio de invierno, donde los romanos pre-cristianizados intercambiaban regalos, iban de fiesta e intercambiaban papeles con sus esclavos.

Un indicio de esto es que, durante la Edad Media y sobre todo al norte de los Alpes, la fiesta de los Santos Inocentes incluía una costumbre similar. Los obispos intercambiaban papeles con niños, que eran electos «niños-obispos» y oficiaban las misas del 28 de diciembre, según menciona Holweck en la Enciclopedia Católica de 1913.

Los mártires del Día de los Santos Inocentes son conmemorados colectivamente, pero algunos, como Sicarius de Brantôme, son recordados individualmente. Los restos de Sicarius, a quien la tradición menciona como víctima de Herodes, se encuentran en Brantôme, Francia, desde tiempos del rey Carlomagno, luego de que Santa Helena de Constantinopla los recuperara en el año 328 d. C., según la leyenda.

File:Reliquaire saint Sicaire Brantôme.jpg
Relicario de Sicarius en Francia. Creative Commons: Marie-Lan Nguyen.

En muchos países de herencia hispana y en la España misma se celebra con bromas que pueden llegar a ser masivas cuando los medios de comunicación se unen a esta tradición. Incluso instituciones gubernamentales se unen a esta celebración:

Otras costumbres incluyen «Els Enfarinats», que se celebra en Alicante, España, cuyo acto central es una explosiva batalla campal con petardos, harina y huevos, entre dos bandos que, vestidos de militar, luchan por conquistar simbólicamente el poder político de la localidad.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.