Preso político Wilfredo Brenes fue llevado a El Chipote sin explicar situación legal

A pesar que la Ley establece que toda persona que es detenida debe ser informada sobre los cargos que se le imputan y debe garantizársele su derecho a la defensa, no ha sido el caso del ex preso político Wilfredo Brenes, nuevamente capturado por la Policía este jueves 30 de abril.

Brenes fue apresado mientras se encontraba trabajando en su negocio de venta de pollos asados en el Barrio Fox de la ciudad de Masaya. Los familiares no fueron informados de la detención y se dieron cuenta por los testigos que presenciaron el hecho, tampoco les dijeron en qué dependencia policial estaba recluido.

La familia se trasladó a la estación policial de Masaya, pero les dijeron que ahí no se encontraba el detenido, así que este viernes en compañía del Abogado Julio Montenegro de Defensores del Pueblo, acudieron a la Dirección de Auxilio Judicial «El Chipote», donde les confirmaron la presencia de Brenes, sin embargo no les permitieron verlo ni conocer sobre su acusación.

Preso político de Masaya fue llevado a El Chipote

🔵⚠ La familia del excarcelado político Wilfredo Brenes y el doctor Julio Montenegro constataron que este fue llevado a El Chipote y no les permiten conocer los cargos que se le imputan ni visitarlo #nicaraguainvestiga (Video: Cortesía Defensores del pueblo)

Posted by Nicaragua Investiga on Friday, May 1, 2020

«Quisimos hablar con el investigador pero nos dijeron que estaba en una reunión», dijo Montenegro que explicó que querían «saber cuál es el motivo (de la detención), porque esta sería la cuarta ocasión que a Wilfredo lo han detenido y consideramos que las imputaciones que se han hecho en anteriores ocasiones no corresponden con la realidad», expresó el abogado.

Tras las protestas de abril Brenes fue acusado y detenido por la policía por supuestamente haber explotado una bomba de contacto y fue liberado el 20 de mayo de 2019.

Brenes ya ha sido capturado en cuatro ocasiones, antes de su apresamiento este 30 de abril, había sido detenido en noviembre de 2019 por ser parte de una comitiva de activistas sociales que se disponían a llevar agua a un grupo de madres de presos políticos que realizaban una huelga de hambre en la Iglesia San Miguel de Masaya y que fueron acorralados por antimotines. A las protestantes les habían cortado los servicios de energía y agua.

«Me están matando», dijo Petrona Dominguez , madre de Brenes, «todo lo que están haciendo es injusto, esa señora Doña Chayo, ya deje ese odio, ella que se cree tan cristiana», suplicó Dominguez que acusó a Rosario Murillo de «acosadora» , ya que no ha dejado de perseguir a su hijo a pesar que según dice él se ha dedicado a trabajar en su puesto de comidas caseras.

Foto principal: Defensores del Pueblo/Cortesía 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.