Byron Jerez, su ruta de la cárcel a la Asamblea Nacional

En la Asamblea Nacional Byron Jerez prefiere mantener un perfil bajo. Para ser diputado opositor, resulta bien cómodo al FSLN. Esta es su trayectoria política.

En 1997 nadie se hubiera imaginado a Byron Jerez coincidiendo en posturas con el Frente Sandinista y atacando de manera virulenta a Arnoldo Alemán. Jerez tenía un enorme poder dentro del gobierno de Alemán, bebían y reían juntos, y años después corrieron la misma suerte al ser procesados por actos de corrupción.

Se habían conocido en 1989 en Miami. Una vez que Alemán llegó al poder en 1997 lo puso al frente de la Dirección General de Ingresos (DGI). En una foto de ese año, que se hizo pública hasta el 2002, Alemán, Jerez y otros funcionarios del gobierno aparecen dentro de una piscina tomando licor. Esa foto se convirtió en símbolo del compadrazgo y los excesos de Alemán y sus funcionarios. El mandatario y Jerez parecían compartir una amistad consolidada.

«Vos lo conocés»

Tras ser sobreseído de 13 casos de corrupción y luego de años alejado de la vida pública, Jerez reapareció sorprendentemente en la campaña electoral del 2016 de la mano del partido Alianza Republicana (APRE), una organización señalada de ser zancuda, es decir, parte de la estrategia política del Frente Sandinista para darle vistos de democracia a un régimen que ya estaba señalado de “dictatorial” y de amañar procesos electorales.

Su candidatura fue repudiada por diferentes sectores y su eslogan “Vos ya lo conocés. No te equivoqués otra vez. Es hora de votar por Byron Jerez”, tenía un deje irónico para muchos nicaragüenses que a pesar de los años transcurridos tenían frescos en la memoria los juicios por corrupción.

Contra todo pronóstico, en los comicios del 6 de noviembre logró un escaño en la Asamblea Nacional. Su nombre aparecía de primero en la lista de candidatos a diputados del Apre en Managua. Esas elecciones también fueron señaladas de fraudulentas.

No le gusta que le cuestionen su diputación

El 17 de noviembre del 2017, participó en el programa IV PODER, del canal 100% Noticias, y cuando el periodista Álvaro Navarro cuestionó la forma en que había sido electo en la casilla de un partido que «inscribió muertos» y «no sacó ni el 1%» en las elecciones, Jeréz reaccionó molesto.

«No te voy a permitir que me digás que nombran a diputados. El día en que vos me lo demostrés (que se nombran los diputados) yo te acepto, pero mientras tanto te puedo acusar por injurias y calumnias», le reprochó.

En esa ocasión Jerez también negó que el lujoso condominio que tiene en Pochomil haya sido construido con fondos destinados originalmente a los afectados por el huracán Mitch de 1998. El polémico funcionario aseguró que la terraza la construyó con una herencia de su padre.

Wilfredo Navarro sale en defensa de antihigiénica acción de Byron Jérez 

El diputado comparsa

Desde que asumió el cargo en enero del 2017 su labor legislativa es más bien pobre, raquítica. Al momento de las votaciones se abstiene o aparece ausente en las pantallas. Prefiere mantener un perfil bajo. Para ser diputado opositor, resulta bien cómodo al FSLN.

En los debates parlamentarios no participa, salvo cuando hay discusiones acaloradas entre sandinistas y liberales. En ese momento pide la palabra y enfila sus cañones principalmente hacia la diputada María Fernanda Flores y el expresidente Alemán, sus antiguos amigos.

En la Asamblea se le ha visto cercano al diputado sandinista Gustavo Porras, presidente de ese poder del Estado. Igualmente con el ahora sandinista Wilfredo Navarro, con quien suele coludirse en los enfrentamientos verbales contra los diputados liberales. Navarro fue ministro de Alemán.

Byron Jérez y Wilfredo Navarro conversando en uno de los pasillos de la Asamblea Nacional antes de entrar a sesión plenaria. Foto: NI

El 16 de enero del 2018 ocurrió un ejemplo de esto último. Cuando se discutía la reforma a la Ley de Identificación Ciudadana, Navarro le recordó a María Fernanda Flores que Alemán supuestamente le había regalado con fondos públicos un anillo de 100 mil dólares y que con ese dinero se podían pagar mil documentos de identidad.

En esa discusión, en la que Flores recordó a Navarro que él fue parte de ese gobierno al que ahora llama corrupto, Byron Jerez se sumó al ataque y manifestó: “Lo que está a la vista, está a la vista, y si ella no lo quiere ver o ellos no lo quieren ver, tápenlo, tápenlo, pero sí se veía la corrupción de antes donde todos tuvimos que ver”, admitió.

Otra cosa que llama la atención es que suele llegar con custodio al hemiciclo de la Asamblea Nacional, un lugar de por sí bastante resguardado.

Le molestan los periodistas

A Jerez no le gusta ser cuestionado por los periodistas y por eso no da entrevistas. En marzo del 2018 reaccionó molesto cuando los periodistas Houston Castillo y Donaldo Hernández le consultaron sobre el aumento salarial que se habían recetado los diputados y sobre los señalamientos de corrupción que le persiguen. Jerez respondió, pero al notar que estaba quedando mal parado les exigió que borraran la entrevista e incluso forcejeó con los periodistas. Hasta su guardaespaldas intervino, según denunciaron los comunicadores.

Arnoldo Aleman, antiguo amigo de Jérez hoy es el blanco de sus más fuertes críticas. Foto: NI

“Los costarricenses somos más legales que los nicaragüenses”

Byron Jerez no nació en Nicaragua. Vino a este mundo el 7 de septiembre de 1952, en San José, Costa Rica. Su padre, el nicaragüense Rodolfo Jerez Suárez, se encontraba trabajando en el país vecino en unas bananeras de Cárdenas.

El 3 de abril del 2002, dos semanas antes de ser arrestado en Nicaragua, Byron Jerez sacó su cédula de identidad en el Registro Civil de Costa Rica y abrió una cuenta con 3 mil dólares en el Banco Nacional, según publicó en el 2003 el diario tico Al Día.

Byron Jérez, cuando estaba bajo custodia carcelaria por acusaciones de corrupción. Foto: Diario La Nación

En la entrevista con ese diario, Jerez se mostró muy apegado a Costa Rica y tan orgulloso de su sangre tica que afirmó: “Los costarricenses somos más legales que los nicaragüenses”.

De acuerdo al diario la Prensa, cuando Jerez fue apresado por las autoridades, éste alegó que era ciudadano costarricense. Su cédula es 888-070952-0040K. El número 888 indica que nació fuera de Nicaragua.

Wilfredo Navarro amenaza con golpear a periodista y le llama "maricón" 

Dice que nació en “cuna de oro”

En su defensa siempre ha alegado que él nació en “cuna de oro”. En Managua su padre fue propietario de la empresa textilera El Triunfo, la cual fue confiscada por los sandinistas en la década de los ochenta. Los Jerez fueron indemnizados por el gobierno de Violeta Barrios.

Byron Jerez se graduó en economía en la Universidad de Miami en 1977. Para la época somocista fue jefe de Cartera y Cobro del Distrito Nacional, como era conocida la Alcaldía de Managua.

Fue señalado de pertenecer a la organización paramilitar somocista “Mano Blanca”, cosa que él siempre ha negado.

Huyó de Nicaragua el 16 de julio de 1979, pocos días antes del triunfo de la revolución sandinista.

Bolaños, “traidor” y “mentiroso”

En el programa del 17 de noviembre del 2017 en 100% Noticias, Jerez demostró su odio visceral hacia el expresidente Enrique Bolaños, quien lideró la cruzada anticorrupción contra Alemán y sus funcionarios. Jerez admitió la corrupción reinante en el gobierno de Alemán, sin embargo, acusó a Bolaños de “traidor” y “mentiroso” porque supuestamente sabía lo que estaba pasando y no dijo nada.  «Él (Bolaños) era el jefe anticorrrupción de Aléman y él le contestó a Carlos Fernando Chamorro (durante una entrevista televisiva) que él estaba claro de la corrupción de ese entonces, pero si hablaba no iba a ser electo. O sea la única forma en que él sería presidente era usando al Partido Liberal y al señor Alemán. Lo aceptó el fin de semana pasado», aseguró.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.