«Nos ven como la peste»: Intentos de unidad de Coalición y Alianza Ciudadana genera «una trifulca»

“El otro lado siente que somos la peste, la gente lo ve, la gente lo sabe y eso tiene un costo político", dice Tamara Dávila.

La Coalición Nacional y la Alianza Ciudadana intentaron sostener una “reunión exploratoria” para buscar la unidad, pero esto terminó en una “trifulca” fragmentando más la unificación de estas fuerzas opositoras, a pesar que la comunidad internacional, como la Unión Europea y los Estados Unidos, los han llamado a unirse de cara a los comicios electorales de este año.

Violeta Granera, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), dijo a este medio de comunicación que habían tenido conversaciones privadas de cara a la reunión que iban a sostener con la Alianza Ciudadana, sin embargo esta plataforma opositora no aceptó cuando la Coalición Nacional propuso una delegación de cinco personas de cada organización.

Arturo Cruz cuestiona credibilidad de Comisión de Buena Voluntad

Granera asegura que luego la Alianza Ciudadana decidió sorpresivamente mandar una carta oficial, en la que menciona a la Coalición Nacional y esto “provocó molestia en el grupo de CxL (Ciudadanos por la Libertad), y eso imposibilitó que ya tuviéramos esa primera reunión”, afirma.

“Nosotros le contestábamos que perfecto que tuviéramos esa reunión y después de la trifulca que hubo allá dentro, pues ya no nos volvieron a decir nada. Hasta el comunicado de ayer que es más de lo mismo que hemos venido diciendo”, dice Granera.

Violeta Granera, miembro del Consejo Político de la UNAB. Foto | Álvaro Silva

Alianza Ciudadana pone condiciones

José Dávila Membreño, vocero de la Alianza Ciudadana, dijo a Nicaragua Investiga que supuestamente nunca hubo respuesta de las tres organizaciones que invitaron a reuniones, las cuales fueron UNAB, Movimiento Campesino y CxL. “El coordinador mensual contestó a nombre de la Coalición fijando día y hora, lo que no funcionó, y solo impidió la reunión”, detalla.

“Ahora hemos invitado como Alianza Cívica a la UNAB a conversar sobre el rol de la sociedad civil en este año electoral, y no han aceptado”, dice Dávila.

Violeta Granera, por su parte, refiere que ellos están interesados en sentarse con al menos una o dos organizaciones. “Pero como Coalición Nacional, no tiene sentido destruir lo que ya se ha venido logrando para una supuesta pretensión de unidad”, declaró.

“Espero que puedan tener un diálogo interno y puedan resolver esas diferencias porque tampoco en la Alianza Ciudadana está con la misma opinión. Hay gente que está razonablemente entendiendo que aquí nos unimos o nos hundimos”, vaticinó Granera.

“Nos ven como la peste”

Tamara Dávila, integrante de la UNAB, reafirma la opinión de Granera en que “estamos abiertos al diálogo, seguimos diciendo aquí estamos”. Ella asegura que aún está un pequeño equipo de la Coalición Nacional para reunirse con la Alianza Ciudadana.

Pero señala que el otro lado de la oposición no quiere una alianza electoral, por lo que les queda nada más es pelear por las reformas electorales y seguir cabildeando para que se den. “Sigamos cabildeando por las libertades y las condiciones habilitantes. Eso sí lo podemos hacer, entonces hagámoslo juntos”, apuntó Dávila.

Tamara Dávila, integrante de la UNAB. Foto | Álvaro Silva

No obstante, Dávila afirma que “el pueblo no es dundo” y sabe también quién está queriendo unidad y quién no. “El otro lado aparentemente sienten que somos la peste, la gente lo ve, la gente lo sabe y eso tiene un costo político y nosotros seguimos abiertos, pero la gente tiene qué ver quienes no quieren la unidad, quienes no quieren salir de (Daniel) Ortega en unidad”, insistió.

La oposición de Nicaragua sigue sin responder a los llamados de unidad

La presidenta del partido CxL, Carmella María Rogers Amburn, mejor conocida como Kitty Monterrey, ha hecho señalamientos fuertes en que Coalición Nacional y la UNAB «no son oposición» y «no existen» para ella.

Sin embargo, este año es crucial para la oposición nicaragüense al enfrentarse en las elecciones generales con el presidente Daniel Ortega, quien gobierna el país desde el año 2007. El próximo mes de noviembre puede ser una oportunidad para que los opositores saquen al caudillo sandinista del poder por la vía pacífica, pero los analistas políticos aseguran que solamente se puede lograr en una unidad opositora electoral, algo que aún no logra verse.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.