Es una “crueldad” que no liberen a presos políticos de la tercera edad, dicen opositores

El régimen de Daniel Ortega mantiene bajo las rejas unos 20 presos políticos de la tercera edad que están siendo sometidos a torturas. Muchos de ellos han tenido graves complicaciones de salud.

El régimen de Daniel Ortega mantiene bajo las rejas al menos 20 presos políticos de la tercera edad que están siendo sometidos a torturas, tratos crueles e inhumanos que han venido complicando su salud al paso de los meses. Por eso, líderes opositores demandan al caudillo sandinista que muestre “indicios de voluntad” y que los libere ante un eventual diálogo.

Los familiares de los presos políticos de la tercera edad han hecho múltiples llamados de urgencia que se debe atender por la situación que atraviesan en la cárcel; “pero Ortega ha endurecido aún más su posición de falta de voluntad para responder a este llamado”.

Suspenden juicio de activista Samantha Jirón sin previo aviso

José Dávila Membreño, exdirector ejecutivo de la Alianza Cívica, manifestó por su parte que es “desgarradora la situación de los presos políticos de la tercera edad”, quienes están padeciendo de pérdida de la memoria y peso. Además, sus dolencias crónicas continúan acentuándose y las medicinas no son apropiada, según declaraciones de sus familiares que manifiestan que todo esto les preocupa y claman por su liberación.

“Los presos de la tercera edad deben ser puestos en libertad de inmediato, y sin condiciones”, zanjó Dávila, quien agrega que “debe cesar el interés del régimen en usar a los presos políticos como moneda de cambio para una eventual negociación, en que busquen quitarse las sanciones y el aislamiento internacional en que están sumidos”.

No hay voluntad

Los familiares de los presos políticos emitieron un comunicado el 25 de enero, en el que buscan mecanismos como un diálogo para que todos los reos de consciencia sean liberados. Aunque el documento está logrando el respaldo de 170 firmas sus familiares, “no ha habido ningún indicio o proceso en este momento” ni siquiera para liberar a los de la tercera edad.

Alexa Zamora, integrante de la Unidad Azul y Blanco (UNAB), manifestó que esta iniciativa muestra una gran importancia y a la vez un indicio del nivel de peligro que corren las personas que se encuentran detenida.

“Muchas de ellas son enfermos valetudinarios o son de la tercera edad, cuya situación los pone en especial indefensión ante el encarcelamiento injustificado que están sufriendo”, declaró Zamora. Agrega que no ha habido ningún indicio que hayan recibido de “alguna voluntad o proceso en este momento para poner en libertad a las personas presas políticas”.

José Pallais, de 68 años, padece de múltiples enfermedades crónicas. Foto | Nicaragua Investiga

Las personas valetudinarias son aquellas que tienen más de 70 años y sufren los efectos de la edad: enfermedades, estados de salud delicados y padecimientos crónicos.

José Dávila, quien además es un veterano político de 71 años, remarca que esta solicitud de los familiares de los presos políticos de liberarlos, “debe ser atendida de forma inmediata y sin condiciones, como una forma de rectificar la falsedad de las acusaciones y la aberración jurídica, con que fueron encarcelados”.

«Es una crueldad» y contrario a la legislación nicaragüense

Alexa Zamora indicó por su parte que la liberación de cualquier persona presa política; sobre todo, “estas personas que se encuentran enfermas y su vida cada vez está más en riesgo, sería un logro para los familiares”.

Dávila apunta que “la crueldad con los presos y su sufrimiento no tiene precedentes en América Latina, y la falta de humanismo y de respeto a leyes internacionales y nacionales con respecto a los presos de tercera edad, ha traspasado todo límite de sentido común y raciocinio”.

Juicios en «El Chipote» violan la Ley, advierten expertos

El artículo 176 del Código Procesal Penal (CPP), en su inciso tres indica que “el juez puede sustituir la prisión preventiva domiciliaria, entre otros casos, a personas valetudinarias o afectadas por una enfermedad terminal debidamente comprobada”.

La Ley del Adulto Mayor que aplica a personas mayores de 60 años, dice que se le debe garantizar “ante los jueces o tribunales competentes un proceso sencillo, con prelación, celeridad, gratuidad, inmediatez, con las debidas garantías procesales, que le ampare contra actos que violen o puedan violar sus derechos humanos y libertades fundamentales”.

Edgard Parrales, de 79 años, fue operado hace 10 años del intestino grueso, por lo que debe tener una alimentación balanceada. Foto | Nicaragua Investiga

Padecimientos de algunos adultos mayores

Edgard Parrales, exembajador y analista político, de 79 años, fue operado hace 10 años del intestino grueso, por lo que debe tener una alimentación balanceada para no descompensarse, según sus familiares.

Mauricio Díaz es un exembajador y político de 71 años. Su familia denunció que, en la clínica de Auxilio Judicial, donde lo tienen arrestado, le diagnosticaron polineuritis y escoliosis, dos enfermedades que no había padecido antes.

José Pallais, de 68 años, padece de múltiples enfermedades crónicas: problemas cardíacos, obesidad, diabetes, hipertensión, apnea del sueño, glaucoma y problemas en la columna. Ha perdido casi 90 libros, según denuncias de su esposa.

Fiscalía oficializa juicio contra presos políticos y los tilda de «criminales»

Violeta Granera, cumplió 70 años en el Complejo Judicial. Ella tiene padecimientos de presión alta, diabetes. En la cárcel, perdió uno de sus puentes dentales, por lo que se le dificulta comer. Su familia ha hecho múltiples llamados para ser atendida.

Los exguerrilleros sandinistas Víctor Hugo Tinoco, de 69 años y Dora María Téllez, de 65 años, también están en condiciones vulnerables y son sometidos a aislamientos e interrogatorios constantes. Tinoco padece del síndrome de Meniere, que se caracteriza por mareos fuertes, zumbidos en los oídos y pérdida de la audición.

El hijo del Mártir de las Libertades Públicas también engruesa la lista de los presos de la tercera edad. Foto | Cortesía

Otros adultos mayores vulnerables

Hugo Torres, el general en retiro, tiene 73 años, también se le ha visto bastante complicado de salud en las celdas. Pedro Joaquín Chamorro, de 69 años, quien lleva el mismo nombre de su padre, martirizado por la dictadura somocista y que es conocido como el Mártir de la Libertades Públicas y Héroe Nacional, también es de la tercera edad.

Francisco Aguirre Sacasa, de 76 años, exembajador de Nicaragua en Estados Unidos y Canadá. Otros presos políticos de la tercera edad son: Arturo Cruz, de 68 años, precandidato presidencial y exembajador; Nidia Barbosa de 66; Evelyn Pinto 62; José Adán Aguerri 60; Irving Larios 63 años.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.