Así ha sido el comportamiento del dictador Daniel Ortega en Cumbres de las Américas pasadas

Daniel Ortega no es muy dado a asistir a encuentros con líderes internacionales, y en los últimos años las veces que ha salido de Nicaragua ha sido a Cuba o Venezuela.

“No nos interesa ir”. Así reaccionó Daniel Ortega el 18 de mayo a la polémica que estaba causando en el hemisferio el anuncio de Estados Unidos de que no pensaba invitar a la Cumbre de las Américas a los regímenes dictatoriales de Nicaragua, Venezuela y Cuba. Ortega no mentía. De las cinco cumbres que se ha realizado desde que regresó al poder en el 2007, en tres no ha estado presente.

“Ortega se caracteriza, cuando participa, por usar esos foros para despotricar contra el capitalismo, los yanquis. No es alguien que vaya con propuestas claras. Su discurso es trasnochado, desasociado completamente de los retos del mundo moderno. Él se siente más cómodo en reuniones del Alba donde todos los que llegan hablan de lo mismo que él», señala un analista bajo condición de anonimato.

En los mismos términos se expresa el analista José Dávila, quien enfatiza que Ortega «para tragedia del pueblo de Nicaragua, no ha evolucionado en su pensamiento político en los últimos 40 años». «Vive de paradigmas ya superados por la historia moderna, lo que le limita su capacidad de aporte en eventos internacionales sobre problemas actuales complejos y los desafíos futuros, sobre el medioambiente, energías renovables, gobernabilidad, democracia, tecnologías futuras, etc», explica Dávila.

El analista afirma que Ortega en su “discurso antiimperialista” retoma pasajes de la historia de Nicaragua como la intervención de los marines a inicios del siglo 20, además que éste cree que las «masacres ordenadas en 2018 son continuación de la lucha de Sandino y Zeledón, y su lucha contra el somocismo».

EEUU advierte de nuevas «medidas» si Ortega no cesa la represión

Efectivamente, las dos veces en que estuvo habló mal de la Cumbre y en las otras tres hizo lo mismo. Veamos.

Llegó en el 2009, pero no se sentía «cómodo»

Del 17 al 19 de abril de 2009 los presidentes de la región se reunieron en Trinidad y Tobago. Cuba no estuvo presente y Daniel Ortega no desaprovechó para reclamar en nombre de su viejo y enfermo compinche de izquierda, Fidel Castro.

«No me siento cómodo en esta cumbre, siento vergüenza de estar participando en esta cumbre (que) me niego a llamarla cumbre de las Américas», manifestó Ortega, según reportó el diario El País, de España.

Daniel Ortega en la Cumbre en 2015. Foto de la OEA.

2012: Se ausenta en solidaridad con Cuba

La siguiente cumbre se realizó del 9 al 15 de abril de 2012 en Colombia. Ortega decidió no asistir el foro regional. Rosario Murillo anunció el 14 de abril que Ortega más bien participaría en Managua en una «una sesión especial del encuentro de solidaridad con Cuba”, país que no fue invitado a la Cumbre. Esa cumbre de las Américas no asistieron tampoco el fallecido dictador venezolano Hugo Chávez, ni el entonces presidente izquierdista de Ecuador, Rafael Correa.

2015: Ahora reclamaba la presencia de Puerto Rico

Del 10 al 11 de abril del 2015 el encuentro regional se realizó en Panamá. A ese sí llegó Ortega. Lo hizo acompañado de Rosario Murillo, su hijo Rafael Ortega, el vicecanciller Valdrack Jaentschke y del presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, según reportó el desaparecido periódico El Nuevo Diario. Aguirre actualmente es uno de los más de 180 presos políticos. En el 2015 era el representante del gran capital en la fracasado y polémico modelo de diálogo y consenso entre los empresarios y Ortega.

En esa ocasión sí fue invitada la dictadura cubana, pero Ortega reclamaba la presencia de Puerto Rico, un territorio libre asociado de Estados Unidos y cuya amplia mayoría de ciudadanos aboga no a la independencia sino a ser un Estado del gigante norteamericano. Ortega pidió en ese encuentro la libertad Óscar López Rivera, un independentista puertorriqueño que ya llevaba 34 años preso por actos terroristas, según reportó Telesur. López fue liberado finalmente en mayo del 2017.

¿Qué puede esperar Nicaragua de Cumbre de las Américas?

En el 2018 se ausentó en solidaridad con Maduro

Del 13 al 14 de abril de 2018 la Cumbre de las Américas se realizó en Perú. Ortega no asistió ahora en solidaridad con el dictador venezolano Nicolás Maduro, a quien el gobierno peruano le revocó la invitación. Ortega había insistido ante las autoridades de ese país sudamericano que le levantara al veto a Maduro.

2022: Ahora él está entre los excluidos

Tras la represión de las protestas antigubernamentales del 2018, Europa, Estados Unidos y la mayoría de democracias de América Latina empezaron a condenarlo de manera bilateral como también en la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Parlamento Europeo. Si bien Ortega no era muy asiduos a asistir a encuentros de líderes regionales, desde ese año se ausentó totalmente y las pocas veces que sale de Nicaragua es hacia Cuba o Venezuela.

En este sentido, el analista José Dávila destaca que sumado al autoaislamiento de Ortega, lo que ha pasado en Nicaragua en los últimos años no le dan a éste calidad de “invitable” a ningún foro internacional importante o encuentro de naciones democráticas.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.