Policía de Matagalpa impide que monseñor Rolando Álvarez oficie misa

La tensión en Matagalpa aumentó cuando Monseñor Rolando Álvarez salió a la calle con el Santísimo, para exigirle a los oficiales el ingreso de varios sacerdotes y feligreses, quienes se mantienen rezando frentes a los cordones policiales.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, dirigió la homilía de este jueves cuestionando a la Policía afín del régimen sandinista ante el asedio que mantiene en contra de varios sacerdotes, además el impedimento para que los feligreses asistieran al acto religioso.

“Yo me preparaba para celebrar mi misa aquí en mi capilla a las siete de la mañana como todos los jueves; para después adorar a Jesús Sacramentado y celebrar con alegría el día de San Juan María Vianey, patrono de todos los sacerdotes en esta jornada de santificación y preparación de todos los sacerdotes en este día bonito”, dijo monseñor Álvarez.

El obispo de Matagalpa reclamó a los agentes policiales ante la negativa de dejar ingresar a la parroquia Nuestra Señora de la Merced en Matagalpa a dos sacerdotes, dos seminaristas y dos miembros del coro parroquial.

“No dejaron entrar a los dos sacerdotes que venían a acompañarme, a los dos seminaristas, a los dos hermanos de los medios de comunicación, a los dos muchachos del coro que veníamos a orar y adorar al señor junto a ustedes. Y la policía en la calle, bloqueando la calle completa de la Curia (Episcopal) y frente a mi casa. Como si nosotros fuéramos delincuentes”, cuestionó el religioso.

Monseñor Rolando Álvarez sale con el Santísimo pese a cerco policial

Previo a ingresar a la parroquia, monseñor Álvarez se dirigió a uno de los agentes de la policía leal a Daniel Ortega, al cual le dijo que podían llegar a visitarlos con Jesús Sacramentado a la estación policial para “bendecirlos”.

Exige que se respete su integridad física

El obispo pidió que se respetara su integridad física ante la información de que se quedará solo con el vicario general en la noche.

“Espero que respeten mi integridad, el pueblo fiel de Dios sabe que en la noche me quedo con el vicario general tranquilo platicando, rezando con Jesús sacramentado”, dijo.

El religioso enfatizó que la Iglesia católica no le hace “daño a nadie”, ya que los servicios que brinda la entidad religiosa son para conocer sobre las necesidades de los feligreses que llegan. “Imagínense, vino una ancianita ayer, una ancianita a traer su comidita de la semana y no la dejaron entrar”, dijo Álvarez.

Unión Europea condena cierre de medios locales en Nicaragua

Álvarez aprovechó la homilía para recordar que a “la Iglesia (católica) los poderes del infierno nunca la han podido vencer ni la han podido aniquilar. Porque, aunque los que la formamos somos seres humanos y pecadores, la iglesia es sobrenatural… Esa es la Iglesia de Cristo contra la cual las puertas del infierno no podrán prevalecer, no han podido prevalecer ni ayer, ni hoy ni nunca ni siempre”.

Esta homilía se realizó en un momento en que el régimen Ortega Murillo ha emprendido una campaña en contra de sacerdotes y medios de comunicación religiosas, además de la judicialización de dos padres nicaragüenses.

A pesar del impedimento de la policía leal a Ortega para que las personas ingresaran al acto religioso, los feligreses se mantuvieron a las afueras de la parroquia viviendo un momento tenso.

El obispo Rolando Álvarez invitó a los feligreses, medios de comunicación y sacerdotes a participar en la «Hora Santa» y también a participar en la Eucaristía a partir de las cuatro de la tarde. El sacerdote hizo un llamado para que asistan a la Catedral San Pedro de Matagalpa.

Impiden que monseñor Rolando Álvarez oficie misa

Agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) se apostaron en la entrada de la Curia Episcopal, lugar donde se encuentra monseñor Álvarez, para impedir que se dirigiera a la Catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa.

Álvarez había convocado a los sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa, así mismo a los feligreses a la Catedral de la ciudad para participar de la «Hora Santa» y posteriormente celebrar la eucaristía para pedir por la «santificación y protección de los sacerdotes de Nicaragua».

«He querido salir a la Catedral a celebrar la Hora Santa, la Santa misa. Pero obviamente las autoridades superiores no han dado permiso», refirió.

Junto a monseñor Álvarez están seis sacerdotes y seis laicos «encerrados en la Curia Episcopal».

«Aquí vamos a permanecer sin irrespetar a la policía. Nunca la hemos irrespetado. Sin irrespetar a nuestros hermanos que tienen su familia y que son nuestros amigos», dijo el obispo, quien tenía programado realizar una misa esta tarde junto a varios sacerdotes y fieles católicos en Catedral de Matagalpa.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.