Los mínimos requisitos que exige el régimen Ortega para ser miembro de su policía

Ser policía en Nicaragua no requiere de grandes requisitos, pero quienes lo hacen pasar a formar parte del principal cuerpo represivo del régimen Ortega.

Desde que Daniel Ortega asumió el poder en 2007 el número de efectivos policiales ha venido en aumento y casi se duplicó al pasar de 9,290 que había en ese año a 16,909 en 2020, siendo esto una muestra más de los esfuerzos del régimen de perpeturase en el poder, según explica un analista en temas de seguridad y defensa.

La Policía mantiene convocatorias permanentes para que miles de jóvenes se sumen a sus filas. Los requisitos son mínimos, ya en Nicaragua se puede ser policía con apenas haber egresado de educación primaria y tener 18 años de edad.

Requisitos para optar al curso básico y la licenciatura

  • Edad entre 18 y 30 años. Hasta 25 si se opta por una licenciatura.
  • Estatura: hombres 1.60 m y mujeres 1.55 m para el curso básico. En el caso de la licenciatura deben medir como mínimo 1.65 m los hombres y 1.60 m las mujeres.
  • Nivel Académico: sexto grado aprobado, como mínimo y bachillerato para la licenciatura.
  • No poseer antecedentes penales.
  • Estar capacitados física y mentalmente.
  • Gozar del respeto y aceptación en su comunidad
  • Aprobar el proceso de Pruebas

La licenciatura la logran en 4 años y el curso básico policial en tan solo 4 meses.

Cifra de policías en Nicaragua casi se duplicó desde la llegada al poder de Daniel Ortega en 2007

Para las inscripciones a cualquiera de las dos opciones solicitan:

  • Cédula de identidad: original y 3 copias
  • 4 fotos tamaño carné (actuales)
  • Certificado de notas: original y 3 copias
  • Diploma de Bachiller: original y 3 copias
  • 3 cartas de recomendación (actuales)
  • Constancia de experiencia laboral (si tiene)

“El pilar principal” del régimen de Ortega

Esa facilidad para ingresar a la institución ha permitido que constantemente la Policía esté sacando a las calles nuevos rostros y la cantidad de efectivos aumente considerablemente según el analista de seguridad y defensa, Javier Meléndez.

“La Policía se ha convertido en el pilar principal que mantiene al régimen a través de la represión. Es un círculo de violencia estatal que no para: necesitás más represión y necesitás más policías leales y esa lealtad la muestran con más brutalidad y siendo más sanguinarios”, expone el también director de Expediente Abierto.

26 expresidentes emplazan al papa Francisco a que sea firme ante la persecución religiosa en Nicaragua

Un reporte del medio de comunicación Confidencial reveló que para el cierre de 2021 la institución aumentaría a 19,010 los efectivos policiales, pues para ese año se sumaron al menos 2,101 agentes provenientes de tres graduaciones en diferentes períodos del año.

La cifra seguirá aumentando, a inicios de junio de este 2022, la Policía Nacional graduó a 937 nuevos efectivos, casi la mitad del total de graduados del año pasado.

Policía involucrada en “crímenes de lesa humanidad”

El régimen busca fidelidad y protección de los agentes policiales para sostener el poder con represión y un sinnúmero de estrategias que lo único que han logrado es llevarlos a cometer delitos de lesa humanidad, como lo explica Gonzalo Carrión, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más.

“La Policía está involucrada en los crímenes de lesa humanidad que están pendientes de su esclarecimiento y se mantienen en total impunidad. Es una institución al servicio del régimen Ortega – Murillo”, indica.

Carrión agrega que “la persecución sistemática, el asedio, el acoso, el tener casi el país por cárcel, es una responsabilidad muy particular de los cuerpos represivos armados como la Policía Nacional”. Comparte que desde 2018 hasta la fecha se contabiliza el arresto arbitrario de casi 2 mil personas, muchas de ellas sometidas a torturas como el caso de los casi 200 presos políticos.

Exiliados con menos esperanzas de retornar a Nicaragua

El gran desafío de transformar la Policía Nacional

Para el analista Javier Meléndez, en el futuro transformar a la Policía Nacional será un desafío peor que en los años 90, pero se tiene que hacer porque según él “no se puede iniciar una policía desde cero”.

“Reformar esa policía será uno de los principales desafíos en la futura transición en términos de desmontarla como instrumento de represión. Procesar a los responsables de las violaciones a derechos humanos y luego gestionar lo medio decente que quede”, enfatiza.

Meléndez, quien trabaja junto a un grupo de expertos pensando y proponiendo ideas concretas para el futuro de la Policía Nacional, agrega que “el legado de violencia y criminalidad que quedará de Ortega y sus grupos criminales será en extremo peligroso para el futuro de Nicaragua”.

Mientras se espera el cambio angustiántemente y se visualiza lo que pueda pasar tanto con el régimen, así como todos aquellos que hayan cometido delitos de lesa humanidad, organizaciones como el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más siguen trabajando desde el exilio acumulando informes para proceder legalmente contra ellos cuando existan condiciones.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.