Alba de Nicaragua; El enorme engranaje de compra de conciencias

I ENTREGA

La cooperación y el intercambio comercial con Venezuela no solo benefició al gobierno o al partido en el poder, sino también al sector privado que vivió una bonanza como nunca.

 

Con este gobierno hemos ganado más dinero que con ningún otro”, afirmó un empresario que por razones de seguridad nos pidió omitir su nombre. La frase resume todo lo que ha significado la cooperación de Venezuela, a través de un entramado de corrupción y oscuridad para Nicaragua.

Durante once años entraron enormes flujos de cooperación, se crearon empresas con capitales y socios desconocidos, que apuntan a círculos cercanos del gobierno, y se emprendieron programas sociales, que además de dirigirse a sectores vulnerables, beneficiaron como nunca a empresas y consorcios privados.

Oficialmente se registran alrededor de 4,800 millones de dólares de cooperación con Venezuela desde su inicio en 2006 según el informe 2018 del Banco Central de Nicaragua, además de eso se reportaron más de 2, 200 millones de dólares en exportaciones a ese país. Todo ese dinero se movió en un eficiente engranaje de negocios y empresas que funcionó sin inconvenientes a través del llamado modelo de “unión público privado”.

El modelo de «diálogo y consenso» que unió como nunca antes al sector público y privado movió enormes sumas de dinero de la cooperación venezolana por 11 años.

Le interesa: ¿Dónde están los icónicos presidentes del ALBA de Chávez? 

“Cuando vamos a cualquier país de Centroamérica y ellos ven lo que hacemos con el gobierno o la comunicación que tenemos con las altas autoridades, con los ministros, pues se sienten envidiosos, dicen ellos, debemos de hacer esto igualmente aquí, lo cual es positivo porque eso ha logrado atraer inversiones extranjeras”, dijo un feliz Roberto Zamora, presidente del grupo LAFISE al salir de una reunión con el presidente Daniel Ortega, en la que les presentaron la agenda económica 2013-2016.

Eran otros tiempos, cuando al sector empresarial poco le importaba de dónde venía tanta abundancia “La única manera de sacar adelante el país es trabajar en unión, el sector privado y sector gobierno, para abrir fuentes de trabajo que es lo que necesitamos aquí ”, dijo en ese encuentro César Augusto Lacayo, del grupo Calsa.

Todos apostaban a construir un país próspero, con el menor índice de pobreza y los mayores niveles de crecimiento. Sin embargo, ese crecimiento estaba basado sobre una ficción: la cooperación de Venezuela que al parecer inundó toda la economía, aunque benefició más a unos que a otros.

Le interesa: ALBANISA de Ortega es parte de una red criminal internacional, según investigación 

El origen de un emporio de corrupción

El 29 de abril de 2007, los presidentes Daniel Ortega y Hugo Chávez, firmaron el primer y único acuerdo, al menos conocido y oficial, de cooperación entre ambos países. Con ello nació el negocio y la corrupción más grandes de la historia de Nicaragua, según han denunciado diversos economistas y analistas políticos.

En este turbio esquema  no solo estarían involucradas las élites del poder político en Nicaragua, sino que sus tentáculos alcanzarían también al sector privado nacional.

Pero el programa ALBA comenzó antes que Daniel Ortega llegara al poder, incluso fue parte de su campaña electoral para llegar a la presidencia. Todo comenzó con un pequeño componente de cooperación de urea (fertilizante)  para la agricultura, eran apenas 10 mil toneladas “procedentes de Venezuela” anunciaron directivos de Nicaraocoop R.L, organización utilizada por Ortega para canalizar inicialmente la cooperación venezolana.

Le interesa: Ortega comprará Bancorp con dinero de todos los nicaragüenses 

A través de esta cooperativa, Ortega, una vez en el gobierno, empezó a estructurar el esquema de financiamiento por medio del cual llegaría la cooperación venezolana sin pasar por los debidos registros y controles. Sin embargo, los directivos de la cooperativa, presionados por sus cooperantes internacionales decidieron retirarse de la alianza dado lo oscuro de la misma.

La situación obligó al gobierno a buscar otra forma de canalizar estos recursos y le llegó el momento a la Caja Rural Nacional, R.L. CARUNA. Una cooperativa de ahorro y préstamo fundada en octubre de 1993, como parte de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG). La UNAG es una organización creada en los años ochenta y de clara filiación sandinista.

La deuda de Nicaragua con Venezuela asciende a cerca de 5 mil millones de dólares

Al momento de ser incorporada al esquema ALBA, esta cooperativa estaba atravesando por problemas financieros, tal y como destacaron en su momento los datos publicados por la Asociación de Microfinanzas de Nicaragua (ASOMIF), en los cuales se refleja una paulatina caída en los resultados, hasta llegar a un fuerte déficit de 3 millones de córdobas en 2006, año en el que abandonan Asomif, institución que auguraban la quiebra de la cooperativa en pocos años si no recibían el financiamiento necesario.

Le interesa: Nuevos «nominados» a sanciones de Estados Unidos 

Pero el financiamiento llegó a tiempo. Caja Rural, tomó lo que dejó Nicaraocoop y fue la plataforma que el gobierno necesitaba para manejar millones de dólares sin control provenientes de Venezuela, pasando de una empresa deficitaria, a un emporio multimillonario.

A partir de ese momento se empezaron a crear programas de gobierno y regalar dinero a manos llenas, al tiempo que de forma paralela se empezó a crear un emporio de mega corrupción que terminó enredando al sector privado. De hecho esta cantidad de programas, según economistas consultados que por temor a represalias nos pidieron omitir su identidad, generaron un fuerte apoyo en la población más pobre, y la fidelidad de los grandes empresarios.

Se estima que durante 11 años, ingresaron al país alrededor de 6 mil millones de dólares, al menos registrados en diferentes fuentes de gobierno entre inversiones, donaciones, préstamos, exportaciones e importaciones. Sin embargo, se estima que este monto puede ser mayor, dado lo oscuro de todas las transacciones, ya que es difícil cuantificar también la cantidad de negocios que surgieron a la luz de estos convenios y las fuentes de su financiamiento, y su distribución en la economía.

 

La Contraloría General de la República nunca ha realizado ninguna auditoría sobre estos fondos, y menos todavía, nunca los ha cuestionado. La razón es simple está controlada por gobierno.

 

Cooperación fluyó para sector privado

Durante los gobiernos liberales, la tendencia de la cooperación fue hacia la baja.

De acuerdo con el economista Adolfo Acevedo, en un artículo publicado en un periódico local en 2009, la cooperación externa total pasó de representar el 20 por ciento del Producto Interno Bruto en 1994 al 9 por ciento en 2009.

Sin embargo, durante la actual administración, se deja de depender más lentamente de la cooperación internacional y desde el 2009 hasta 2017 solo bajó al 7.2 por ciento, según reconocio el BCN en su informe de cooperación 2018.

Le interesa: COSEP dispuesto a brindar financiamiento a candidato presidencial contra Ortega

En este contexto la cooperación venezolana ha sido clave en la explicación de estos componentes. Desde el 2007, la composición de la cooperación por destino de la misma cambió considerablemente. En el 2007 se recibieron 1, 200 millones de dólares en cooperación (préstamos y donaciones), de los cuales 683 era para el sector público y 337 millones para el sector privado. Pero a partir de la entrada en vigencia del acuerdo ALBA, el sector privado recibió el doble de cooperación. En 2008 el país recibió 1, 055 millones de dólares en este concepto de los cuales 406.9 fueron para el sector público y 648 para el sector privado.

Es en ese momento que la cooperación venezolana empieza a ingresar masivamente evadiendo cualquier tipo de control. La Contraloría General de la República nunca se pronunció sobre el tema. No existe en esta institución ningún informe que cuestione el destino y uso de todo este dinero que llegó a todos los actores de la economía.

Próxima entrega: Los mil y un esquemas de corrupción de ALBA de Nicaragua

IMPORTANTE:

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.