Gobierno revela finalmente estadísticas del desempleo en Nicaragua

El economista Maykell Marenco destaca que muchas personas dentro del subempleo ganan salarios entre 25% y 50% del salario mínimo

El informe de empleo de la encuesta continua de los hogares elaborado por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) señala que durante el último trimestre del año 2020 la tasa neta de ocupación a nivel nacional se ubicó en 95.2%, es decir que mostró un aumento de 0.6 puntos porcentuales a pesar de la pandemia. Aunque la mayoría de estos empleos se encuentran dentro de la informalidad.

Los datos del INIDE muestran que la tasa de subempleo continuó en aumento durante todo el 2020, la cual pasó del 44.7% en el I trimestre al 46.3% en el III trimestre. Es decir, que cada vez más nicaragüenses se suman a la informalidad. El economista Maykell Marenco destaca que muchas personas dentro del subempleo ganan salarios entre 25% y 50% del salario mínimo “el cual no ajusta ni siquiera para comprar los 53 productos de la canasta básica”.

Expertos escépticos ante optimismo económico de administración Ortega

En cuanto al aumento en la tasa de ocupación neta y la tasa de ocupación bruta, las cuales muestran porcentajes mayores incluso que en 2019 e indicarían una mayor participación laboral, Marenco señala que, si se compara con 2019, un año en el que hubo grandes estragos por el estallido social y la reforma tributaria, “pues hay una mejora relativa” pero que las variaciones que presenta el informe entre trimestres solo confirman el comportamiento inestable del mercado laboral. “Que en un trimestre este aumente no significa necesariamente que todo esté bien, la verdad este comportamiento es preocupante porque si sacan un comportamiento real del mercado laboral hay subempleo, informalidad laboral” agrega.

Menos desempleo ¿hay recuperación?

La tasa de desempleo abierto a nivel nacional se ubicó en 4.8% en el tercer trimestre, es decir que mostró una disminución frente al trimestre anterior y también una reducción de 0.6 puntos porcentuales en relación al mismo trimestre de 2019. Para el economista Luis Murillo esta tasa ha venido aumentando porque no se toma en cuenta “la tasa de desempleo equivalente” la cual considera en más del 33%, y la población es clasificada únicamente entre el subempleo y el desempleo.

De igual forma, destaca que en el último trimestre es cuando se otorgan los pagos de aguinaldos y se envían más remesas por lo que considera normal un aumento en la actividad económica, pero afirma que “ahorita la situación se va a revertir”. “La situación está bastante crítica” considera el economista, y atribuye las afectaciones a una serie de elementos como la reforma a la Ley de Concertación Tributaria que ha provocado el cierre de muchas empresas y el hecho que el país se encuentre en su tercer año consecutivo de recesión económica.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estimó en su último informe de coyuntura que para este 2021 la tasa de desempleo abierto se ubicará en 5.2%, lo que aseguran equivaldría a un total de 172 mil personas sin empleo para finales de este año. En el informe también se destacaba que, con la encuesta realizada por CID Gallup en septiembre pasado, se reconoció que la falta de empleo en el país es el principal problema que agobia a los nicaragüenses.

Marenco asegura que una recuperación es relativa pues “definitivamente no estamos viendo el mismo comportamiento en el mercado laboral que se dieron en los primeros dos trimestres que el que se dio en el tercero trimestre, hay más movilidad de personas, este mayor flujo de personas interactuando en el mercado permite que haya una recuperación relativa, recuperación que no es definitiva, porque ya esto implicaría aspectos estructurales en el mercado laboral, condiciones, incentivos fiscales, implicaría una mejora de la imagen país”.

El empleo informal ha aumentado en Nicaragua, según datos oficiales.

Urge inversión extranjera

Para Murillo mientras “el principal activo” del sistema económico no se recupere, que es la confianza, la tasa de inactividad será mayor, un indicativo que mantiene cifras más altas que en 2019. Este tercer trimestre la tasa de personas inactivas en el mercado laboral fue de 31.8%.

El economista considera que lo único que ha mantenido la economía del país ha sido el gasto público pues “prácticamente la inversión extranjera directa ha caído y el nivel de consumo se ha contraído”, y cuestiona que el Estado no debería apostar a la reanimación de la economía a través de este”.

Ortega reactivará programas asistencialistas en un año electoral. Dinero proviene de donaciones

El economista Marenco coincide en que esta es una variable que no se ha mejorado “y lo importante de los flujos de inversión extranjera directa es que generalmente están asociados con empleos con mejor remuneración, de más alta productividad, que requieren mayor nivel de cualificación, lo cual es una oportunidad para los miles de personas que salen de las universidades al mercado laboral”.

Y destaca que esta volatilidad entre trimestres no es indicio de recuperación, “en términos relativos puede haberla, pero al ver el comportamiento interanual observamos lo preocupante del fenómeno, cuando observamos la informalidad, cuando observamos y analizamos que los ingresos percibidos por este segmento de población más bien les orilla a vivir bajo el umbral de pobreza y pobreza extrema”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.