Síguenos

¿Qué estas buscando?

Economía

¿Migrar a Estados Unidos o emprender un negocio en Nicaragua? Aquí varias alternativas

Muro en la frontera entre México y Estados Unidos. Archivo/NI

La migración de nicaragüenses hacia Estados Unidos ha incrementado a partir de la represión política que se vive en el país. Aproximadamente 98,554 nicas han sido detenidos por la patrulla fronteriza de Estados Unidos entre enero de 2021 y enero de 2022.

Evidentemente todos buscan el exilio como una oportunidad para iniciar una vida prácticamente de cero. La gran mayoría recurre a préstamos para viajar y otros deciden vender sus propiedades arriesgándose a perder lo poco que tienen sin conseguir llegar a Estados Unidos, como ha sido el caso de algunos nicaragüenses que han muerto intentando cruzar el Estado de México.

Recientemente se generó un debate en redes sociales sobre las alternativas que pudiesen darse en vez de buscar el exilio. ¿Irse y empezar de cero o reinventarse en Nicaragua?

La economista Norma Morales, valoró en entrevista a este medio que aventurarse a seguir el duro camino de la migración es un “premio al riesgo” por la “búsqueda de una mejor condición económica” que se origina debido a las “disparidades de salarios que tenemos entre las regiones”.

Aunque la especialista apuesta por el emprendimiento como una forma de sobrevivir dentro del país, es evidente que muchos nicaragüenses prefieren un futuro afuera debido a las nuevas políticas represivas del régimen sandinista que disipan los sueños de los opositores y disidente.

Tal fue el caso de Mónica Pérez, una joven periodista de profesión y locutora de vocación, quien el pasado 26 de enero tomó la decisión de salir de Nicaragua hacia Estados Unidos en busca de oportunidades para su vida y la de su familia.

¿Pagar la deuda o esperar a que caduque con el tiempo?

Aunque fue la decisión más difícil que tomó, es consciente que debía hacerlo para abrir nuevos horizontes de vida y oportunidades que en Nicaragua se han cerrado desde que ella laboró en una radio nacional donde alzó su voz en demanda de libertad y democracia, lo cual le costó persecución y amenazas de parte de agentes policiales.

Tuvo que acudir urgentemente a un préstamo y a la venta de su motocicleta para recoger aproximadamente $4,200, que le cobró el “coyote” para llevarla hasta Estados Unidos en 18 días. Y aunque el peligro siempre estuvo presente durante su travesía por alcanzar el anhelado “sueño americano”, su mayor desconsuelo fue alejarse de su familia.

“Lloré y lloré porque estaba dejando a mi familia, estaba dejando todo por iniciar desde cero, por un futuro mejor”, narró Pérez.

Crece el trabajo informal

Al ser cuestionada sobre la posibilidad que había de emprender y no salir del país, ella respondió que no existen las condiciones propicias para asegurar un futuro en Nicaragua mientras Daniel Ortega continúe en el poder.

Por su parte, Morales insiste en el emprendimiento, ya que a su criterio el sector informal crece con mayor dinamismo en el país, incluso en medio de la pandemia, debido a las políticas públicas que “han apuntado a dinamizar el sector crediticio”, y porque las deudas para migrar se mezclan con el riesgo de ser víctimas de secuestro o muerte y el sentimiento de abandonar a la familia.

De acuerdo a datos pasados de la clausurada Fundación Nicaragüenses para el Desarrollo Económico y Social (Funides), seis de cada 10 personas se encuentran en el subempleo y el sector informal representan alrededor del 70 por ciento de la economía nacional. Se interpreta que la pandemia de COVID-19 solo incrementó la informalidad y el desempleo que se produjo en el país desde 2018.

Santiago Fajardo, hermano del líder opositor de Masaya Cristhian Fajardo, decidió emprender con un negocio de delivery y venta de comidas en su ciudad natal luego de hacer público su “retiro oficial” de la política nicaragüense, que le ha costado prisión, persecución y allanamiento policial.

Un primer negocio lo empezó en medio de la pandemia del coronavirus al igual que un 44% de los nicaragüenses, según una encuesta de CID-Gallup.

El opositor dijo en entrevista a Nicaragua Investiga que inició su negocio de delivery con un préstamo que le hizo su padre, ya que el apellido de su familia ha quedado como “riesgo bancario” por lo aconteció en 2018, lo cual le limita a realizar transacciones o la posibilidad de adquirir beneficios con estas instituciones bancarias.

“Hubo hostigamiento”, recuerda Fajardo al iniciar su primer negocio, puesto que la Policía Nacional se ensañó en su contra al multar constantemente a quienes trabajan con él como motorizados repartidores. Pero desde que anunció su retiro de la política en octubre del año pasado, todo acto de represión y persecución en su contra ha cesado.

Luego con los primero ahorros logró construir su negocio de comida, el cual en solo seis meses se ha convertido en una referencia en el centro de la ciudad de Masaya. El opositor reveló que nunca ha contemplado el exilio como una salida a las limitaciones económicas y a la persecución política, como fue el caso de su hermano, quien junto a su esposa viajaron a EE.UU., luego de permanecer como prisioneros del régimen.

EEUU representa una oportunidad de crecimiento para el nicaragüense

Por su parte, Pérez ahora trabaja desde Los Ángeles, California, en una floristería luego de permanecer detenida 36 horas en migración de Estados Unidos, como ha sido el caso de miles de nicaragüenses que han llegado con la ilusión de mejorar sus condiciones de vida.

Ella relató que vivir en suelo norteamericano “es una realidad” que considera difícil, pues “si no trabajas no comés, no tenés para pagar la deuda”, y aunque suene agotador, es un cambio que trata de asimilar para encontrar nuevas oportunidades de superación, que en Nicaragua son limitadas para los opositores.

Régimen destaca crecimiento en exportaciones. Economista no se muestra tan óptimo

Con su llegada pretende saldar la deuda que hizo para viajar y ayudar a su familia, así como ahorrar lo suficiente para lograr sus proyectos, aunque se desconoce cuándo regresará a Nicaragua.

La economista puntualizó que migrar y emprender son decisiones de riesgo y se deben tomar con seguridad, ya que no podemos comparar el costo de vida de Norteamérica con el de Nicaragua, mucho menos el rango salarial, y porque “emprender viene de una necesidad”, al igual que migrar, sin embargo “se debe tener en cuenta que la recuperación de esa inversión no será inmediata”.

En entrevista anterior a este medio, un economista subrayó que la posibilidad de que el trabajo informal deje de tener alta incidencia en la población es adverso, ya que continuamos en año electoral, que se traduce en más crisis al estar señalado de ser una farsa del régimen sandinista, y por ende mayor flujo de migrantes nicaragüenses.

Evidentemente, los negocios informales no representan un cambio económico para el paí debido a la falta de empleos formales y de calidad, así como la sostenibilidad para generar ingresos.

Comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Te podría interesar

Economía

Las remesas ahora representan casi el 27% del PIB en Honduras, 26% en Nicaragua, 24% en El Salvador y casi 20% en Guatemala

Ideas

“Un revolucionario sólo tendría que distorsionar el mecanismo de precios para provocar una crisis económica” Paul Samuelson, Premio Nobel de Economía 1970

Ocio

"No existe nada más hermoso que cuando ves al pasado te das cuenta que lo recorrido ha valido la pena", indicó Miss Universo, Sheynnis...

Nación

El municipio de León es uno de llos más importantes del país en cuanto a economía, sin embargo, el dinamismo urbano no se refleja...

Copyright © Nicaragua Investiga 2023