Banqueros más ricos a costa de ahorrantes y altos intereses a prestatarios, afirman analistas

Lo más impactante es que del país más pobre de la región surgen los 3 bancos más sólidos del istmo que tienen presencia en varios países.

Ahorrar no es tan fácil en un país como Nicaragua donde la carestía de la vida es cada vez mayor, pero quienes tienen el hábito lo hacen más por la seguridad que por las ganancias que puedan llegar a tener en intereses, pues en la banca nacional son bajos.

Caso contrario ocurre con los créditos, donde las tasas fijadas son mayores, incluso pueden llegar hasta al 50% en dependencia del tipo de crédito, plazos y otras variantes. En palabras sencillas, las instituciones financieras usan el dinero de los ahorrantes para dar créditos a otros, pero las altas ganancias que los últimos les dejan no se las reflejan a los primeros. El beneficio casi total es para la institución.

Según el Banco Central, hasta abril “los depósitos del público se incrementaron 12.2 por ciento en términos interanuales, finalizando con un saldo de 175,307.9 al cierre de abril; mientras, la cartera de crédito aumentó en términos interanuales 8.6 por ciento, equivalente a un saldo de 135,250.8 millones de córdobas.”

Banca nacional continúa como una de las más solidas de la región

El informe reflejó que los sectores con mayor crecimiento fueron las carteras de crédito personal, tarjeta de crédito, industrial y comercial. Acciones de crecimiento que según Ovidio Reyes, presidente del BCN continúan en recuperación y que desde mayo crece a más de un 10%.

¿Qué tan solvente está la banca nacional?

“Con el crédito reactivándose y con las exportaciones creciendo ya podemos notar una primera respuesta en el primer semestre”, dijo Reyes en un programa de entrevistas de un canal oficialista.

Durante años se ha conocido que la banca nicaragüense es una de las más sólidas de Centroamérica, muestra de ello es que resistieron la crisis de 2018 y posteriormente han mostrado excelentes resultados durante la pandemia.

Lo más impactante es que del país más pobre de la región surgen los tres bancos más sólidos del istmo que tienen presencia en varios países. La razón de ello son las grandes ganancias que estos obtienen de los ahorristas y deudores, así lo explicó el economista Enrique Sáenz en su programa semanal “La Economía de Nicaragua en 10 minutos”.

Sistema financiero se embolsa millones por margen de intereses

“La diferencia entre lo que los bancos cobran y lo que pagan, en diciembre fue 4.81% y en mayo fue de 6.79%, significa que a lo largo del 2022 los bancos han pagado menos a los ahorristas y cobrado tasas de interés más altas a los deudores. Ese 2% que varió la tasa de intermediación entre diciembre y mayo se dice fácil, pero es una millonada de córdobas. Millones que perdieron los depositantes y deudores que tienen que pagar más por sus créditos y millones que van a engordar los bolsillos de los banqueros”, señala.

Según Sáenz, esos datos demuestran que los ahorristas han perdido porque les pagan menos por sus ahorros y los deudores también han perdido porque ahora tienen que pagar más por sus créditos.

¿Cómo amortiguar el impacto de la devaluación en la economía familiar? Estos tips podrían servirte

Además del margen de ganancias del que gozan los bancos, también sacan provecho de la cláusula de mantenimiento de valor, pues al entregar préstamos al crédito realizan una valoración en dólares, es decir, nos entregan córdobas, pero nos cobran como si el préstamo fuera en dólares, una situación que afecta tanto a ciudadanos individuales como a pequeños empresarios, según el economista Marco Aurelio Peña.

“Las financieras cobran en dólares, gozan de la cláusula de mantenimiento de valor, pero no los ahorristas. Los bancos no pierden ni con el régimen cambiario. El 50% de interés en los préstamos son tasas que devoran los beneficios a pequeños empresarios y por consiguiente no pueden generar empleos”, afirma.

Tanto Peña como Sáenz, coinciden en que los bancos se quedan con grandes ganancias mientras las pérdidas se trasladan a quienes hacen usos de sus servicios.

“El margen de intermediación es determinado por: el control oligopólico que tienen los bancos sobre el negocio financiero y las políticas financieras del Banco Central, la conjugación de esos dos elementos es lo que hace que unos ganen y otros pierdan”, explica Sáenz.

Falta de competencia en los bancos afecta fuertemente a sus usuarios

Ese oligopolio que la banca nacional tiene establecido a través de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (ASOBANP), no permite que las personas puedan optar a tasas de interés de conveniencia, pues según Marco Aurelio, los bancos nacionales no compiten tal como debería ser en toda economía.

Usura de prestamistas deja ganancias desmesuradas, ¿quién los regula?

“Los bancos de Nicaragua no compiten. Las personas eligen preferencias, pero no por tasas de interés porque son las mismas en todos los bancos. Es un mercado cartelizado. En ASOBANP se ponen de acuerdo para no competir y se reparten el mercado. No hay alivio para los consumidores, no existe supervisión”.

El golpe a los nicaragüenses no solo se da a manera de usuario individual, también lo reciben de parte de pequeños y medianos empresarios que al ver el aumento en la tasa de interés en los préstamos, trasladan esos costos a los productos que ofertan, así es el consumidor final quien acaba pagando los platos rotos.

Nicas más pobres y banqueros más ricos

“Son las realidades económicas de este país que por un lado reproduce pobres y por otro lado, concentra la riqueza en una minoría, un sistema económico que reproduce desigualdad y también por esa vía reproduce desempleo, bajos salarios y las corrientes migratorias de nicaragüenses hacia el exterior. Las tasas de interés son un mecanismo de reproducción de la pobreza”, explica Enrique Sáenz.

Marco Aurelio Peña dice que ni gobierno ni las instituciones financieras “hacen cambios en esas políticas porque es rentable para la banca comercial y ellos tienen mucha influencia, no es fácil hacer cambios”.

Sin embargo, explica que se pueden aliviar las tasas de interés que pagan los distintos agentes económicos, tanto para la banca de consumo como para los pequeños emprendedores desestimulados por los altos intereses. Desafortunadamente, hasta el momento no existe ninguna acción referente ni de parte del gobierno y menos de los bancos.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.