El billete de mayor denominación en Venezuela compra dos “cafecitos”

El poder adquisitivo del dinero en Venezuela es limitado en un país que registra la inflación más alta del mundo

El Banco Central de Venezuela anunció la noche del viernes (5 de marzo de 2021) la inclusión de tres nuevos billetes al cono monetario del país. El de mayor denominación tiene un valor de poco más de medio dólar estadounidense, afirman ciudadanos y economistas.

Las piezas anunciadas por el ente financiero son de 200.000 bolívares o 10 centavos de dólar estadounidense, según la tasa de cambio oficial; 500.000 bolívares (26 centavos de dólar); y un millón de bolívares (52 centavos).

Inicia en EE.UU. juicio por narcotráfico que salpica al presidente de Honduras

Según el BCV, los billetes estarían disponibles “paulatinamente” a partir de este lunes 8 de marzo y buscan “complementar y optimizar” la familia monetaria venezolana.

Los billetes tienen en su anverso la imagen del prócer venezolano Simón Bolívar e incluyen, los dos primeros, la imagen del Mausoleo del Libertador y, el último, otra figura conmemorativa de los 200 años de la icónica Batalla de Carabobo.

El poder adquisitivo de las piezas, sin embargo, es limitado en un país que registra la inflación más alta del mundo, de hasta cuatro dígitos. El propio BCV publicó que esa tasa fue el año pasado de 2.959,8 por ciento.

En mercados de Caracas, en el centro del país, y Maracaibo, en el occidente, dos cafés pequeños o “cafecitos”, como se le conocen en Venezuela, cuestan un millón de bolívares. Un tapabocas tiene precios de hasta 800.000 bolívares, así como un bolígrafo o pluma de tinta. Diez caramelos suman esa misma cifra.

Policía de Nicaragua se despliega en viviendas de opositoras en el Día Internacional de la Mujer

En la capital, los nuevos billetes no estaban disponibles aún este lunes en comercios, transporte público, ni agencias de la banca, que estaban cerradas por las medidas de cuarentena “muy radical” decretadas por la Presidencia para evitar la propagación del COVID-19.

En el pequeño quiosco del venezolano Omar Torres, el billete de máxima denominación anunciado recientemente por el Banco Central podría pagar dos gomas de mascar. “Aún no me ha llegado el billete, pero creo que puede servir para dar cambio, por lo menos”, expresó Torres a la Voz de América.

Ricardo Estévez, trabajador por cuenta propia en Caracas, tampoco ha visto los nuevos billetes. Cree que “no sirven para mucho” en la economía local.

“Es muy poco el poder adquisitivo con ese billete. Me parece que va a agravar la inflación, porque sacan un billete de mayor denominación y los comerciantes van a seguir aumentando los precios y va a seguir habiendo dificultad para conseguirlos”, comentó.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. AFP/NI

Ni siquiera los tres billetes nuevos suman un dólar estadounidense, que cuesta un millón 889 mil bolívares de acuerdo con el Banco Central de Venezuela, advirtió Alberto Torres, conductor de transporte público de Caracas.

Esa pieza monetaria sirve para pagar cinco viajes en su autobús o, como él mismo precisó, comprar cinco huevos. “Para más nada” es útil, apuntó.

Efectivo en extinción 

Leonardo Buniak, economista, experto en banca, subrayó que Venezuela es el único país donde el conjunto de todos sus billetes, incluyendo los tres nuevos, no suma el costo de un dólar estadounidense según la tasa oficial.

Estimó como “muy limitada” la utilidad de los billetes de 200.000, 500.000 y un millón de bolívares en una economía signada por la hiperinflación.

“Esto va a servir solo para aliviar algunos problemas o perturbaciones que hay en el sistema de pago en el transporte urbano o extraurbano. Solo sirve para eso y para nada más, y por un tiempo limitado. La espiral hiperinflacionaria continúa en 2021”, comentó en entrevista con la Voz de América.

Dijo creer que el gobierno de Maduro prefirió no asumir “el alto costo político” de volver a eliminar ceros a la moneda nacional, como hizo en 2018.

Por su parte, José Guerra, economista y coordinador y fundador del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), indicó que el tema de la falta de liquidez en efectivo es “típico de los procesos de hiperinflación” cuando se retrasa la emisión de billetes.

Cree que estos nuevos billetes estaban impresos desde el año pasado. “Cuando iban a sacar el billete de mil (bolívares), ese billete estaba costando cerca de 10 dólares, ahora está costando menos de 1 dólar”, indicó este lunes en una rueda de prensa.

Indicó que, con la tasa de inflación de los dos primeros meses del año, ambos mayores al 50%, de seguir así, para el mes de mayo o junio estos nuevos billetes perderán la mayoría de su valor. “Van a perder casi 80%, 90%, de su poder adquisitivo por una inflación que se está acelerando”, apuntó.

Guerra expuso que, si se va a mantener el mismo cono monetario, lo procedente sería emitir billetes de mayor denominación, por ejemplo, 10 millones de bolívares, pues los de baja denominación causan “un serio problema”.

El economista sí considera “inminente” una reconversión monetaria pues “no se puede manejar esta cantidad de dígitos”.

“Lo que pasa es que las reconversiones monetarias, cuando se empieza a abusar de ellas, ya pierden toda su eficacia. Esta sería la tercera”, apuntó.

Para el economista Luis Oliveros, la inclusión de tres nuevos billetes es “una prueba más” de que el gobierno nacional pierde la batalla contra la inflación.

“El efecto en la economía de estos nuevos tres billetes se enfoca más que todo en la gente que utiliza efectivo para pago de transporte público, por ejemplo. Esta economía ha perdido el uso del efectivo, no solamente por la poca cantidad de efectivo que hay en la economía, sino también por la inflación”, dijo a la VOA.

Oliveros destacó que la ciudadanía ha migrado sus pagos a los medios electrónicos, como el uso de tarjetas de débito o transferencias bancarias, incluso por Zelle, entre cuentas de entidades estadounidenses.

Consideró que el bolívar “sigue perdiendo importancia” en la economía venezolana. Ese efecto erosivo continuará hasta que se controle la inflación.

Buniak, por su parte, opinó que una ampliación del cono monetario adaptada a la realidad de la economía tendría que incluir billetes de 20 o 50 millones de bolívares. “Es una operación que se hace en cualquier cosa. Un kilo de pechuga de pavo cuesta cuatro millones de bolívares, un cartón de huevos, 4,5 millones”, es decir, poco más que dos dólares estadounidenses, especificó.

Detalló que solo 1,9 por ciento de los 835 billones de bolívares que circularon en el país en enero de este año corresponde a papel moneda. “Más temprano que tarde, la utilidad de estos billetes será ninguna”, concluyó.

*Con colaboración de Luisana Solano desde Caracas.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.