Juan Sebastián Chamorro acusa a Ortega de «repartirse pastel» de la energía

El opositor Juan Sebastián Chamorro criticó duramente la reforma que pretende impulsar Daniel Ortega a la Ley de Estabilidad Energética para permitir a la distribuidora Unión Fenosa enjuiciar y embargar bienes de los usuarios en mora.

Chamorro considera que el colapso del sistema eléctrico tiene su origen en que Nicaragua posee un parque de generación «demasiado atrasado, totalmente rudimentario y obsoleto».

Lo más ineficiente de este parque, de acuerdo a Chamorro, es que aún se genera con base en combustibles fósiles y ha sido poco lo que se ha hecho por aumentar la producción de energía renovable.

Para él, las razones para no modernizar el sistema, a pesar de los enormes costos que representa, tiene que ver con los intereses que tiene el mandatario sobre este mecanismo, ya que considera que el grupo ALBA «tiene un poder excesivo dentro del parque de generación» y según denuncia, esta empresa, que maneja de forma discrecional la familia Ortega- Murillo, «se receta con cuchara grande contratos de distribución del mercado».

Juan Sebastián Chamorro asegura que Ortega se beneficia de lo ineficiente y obsoleto del sistema de distribución de energía. Foto: NI

Para Chamorro, esas son también las razones reales por las cuales Ortega pretende favorecer a la distribuidora obligando a los usuarios a mantener al día el pago de sus facturas eléctricas a pesar de la crisis, ya que esto hará que Unión Fenosa mantenga su equilibrio financiero y siga comprando la energía al Grupo ALBA.

«En otros países como por ejemplo en Guatemala, existe una enorme competencia entre generadores y conforme ellos pueden meter energía barata entran al sistema o salen del sistema si no pueden competir, ese elemento de competencia del mercado de generación es prácticamente inexistente por la presencia excesiva del grupo ALBA y el grupo gubernamental en este parque de generación», señaló Chamorro.

Chamorro también dijo que Nicaragua podría conseguir energía más barata a través del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de Centroamérica (Siepac), por medio del cual los países que tienen excedente de energía lo venden a aquellos que lo necesitan, sin embargo, Juan Sebastián Chamorro asegura que en Nicaragua esto no sucede «porque hay intereses locales que lo que quieren es repartirse el pastel».

La energía más cara

Mario Arana, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua Amcham, calificó como «inhumana» la pretensión de Ortega de orientar juicios civiles y embargos a clientes  que adeuden a la empresa de distribución de energía, considerando la crisis económica que vive el país.

– «Hay que ver las condiciones de por qué a gente está cayendo el mora, nadie está cayendo en mora porque quiere, estamos en una situación muy crítica», dijo Arana, al mismo tiempo que responsabilizó al Gobierno de profundizar esa crisis al negarse a llegar a un acuerdo político con la oposición.

Arana asegura que en nuestro país «tanto del combustible como de la energía tenemos la tarifa más alta de la región centroamericana» y criticó el papel de Unión Fenosa, que por tantos años no ha invertido para resolver sus pérdidas técnicas y no técnicas que vuelven ineficiente al sistema energético.

-«Ha habido una incapacidad de la empresa de invertir y de reducir esos costos», afirmó.

En 2017, la Asamblea Nacional aprobó un préstamo de $163 millones de dólares con el BCIE para reducir las pérdidas técnicas en un 2%, para lo cual se renovarían las redes de distribución y se instalarían nuevos medidores. El proyecto estaba previsto a terminar en 2021, sin embargo al parecer no ha tenido el éxito esperado ya que la empresa Unión Fenosa continúa reportando pérdidas.

Un negocio redondo

En su informe 2016, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL, ubicó a Nicaragua con el precio más alto de la energía en toda Centroamérica, siendo este de 17.88 centavos de dólar el kilovatio hora. Mientras, El Salvador, también beneficiado por los precios preferenciales del acuerdo petrolero con Venezuela, tenía el precio más bajo con $13,60 centavos el kilovatio hora.

Ese mismo estudio de la CEPAL reveló que Nicaragua es de los países de la región centroamericana que menos ha avanzado para cambiar su matriz energética, al ocupar el penúltimo lugar. Mientras Costa Rica alcanzó a generar el 98.2% de su energía por fuentes renovables. Nicaragua generaba por esa vía solo el 50.35%, el resto se genera con búnker, cuya importación y venta en el país está en manos de ALBANISA.

El ex director del INE David Castillo reveló en 2016 que ese año se habían generado en el país cuatro millones de megavatios. Cada megavatio hora tiene un costo de $190,68 dólares, según la CEPAL.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.