Asedio en Masaya: Paulo Abrão denuncia que madres están siendo amenazadas con sacarlas de la iglesia

  • Nota actualizada hasta las 9: 40 p.m.

El Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrão denunció que las madres que se encuentran encerradas en la iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya, están siendo amenazadas por la Policía Nacional, controlada por Daniel Ortega, para sacarlas a la fuerza del templo donde se encuentras avasalladas desde este jueves por la mañana.

«Nicaragua una vez más no respeta el derecho a la protesta pacífica», ha denunciado Abrão en su cuenta de Twitter. A su vez afirmó que la postura de los manifestantes se mantiene y seguirán demandando la liberación completa de todos sus familiares, arrestados por razones políticas.

«Acabo de conversar con las 10 madres que están sitiadas por la policía dentro de la Iglesia de San Miguel en Nicaragua.  (…) Es urgente la entrada de comida y medicina. Se les quitaron la energía y el agua. Se debe liberar a los presos políticos. Hoy nuevos 13 defensores de DDHH que intentaban ayudar fueron detenidos, incluyéndose Amaya Coopens, beneficiaria de medidas provisionales de la CIDH», agregó el Secretario del organismo.

Desde horas de la tarde el asedio en la parroquia de Masaya se intensificó y agentes policiales se apostaron en la entrada de la Casa Cural del sacerdote Edwin Román, según pudo constatar un equipo de NICARAGUA INVESTIGA.

Más temprano un grupo de sacerdotes que intentaban llegar a la Iglesia San Miguel Arcángel en Masaya para verificar la condición de salud de las 13 personas que desde ayer se encuentran retenidas en el recinto religioso fueron impedidas de acceder por la policía que mantiene cercado el perímetro y pidió a los religiosos abandonar el lugar.

La arquidiócesis de Managua se ha pronunciado en rechazo a la actuación policial y ha pedido al gobierno retirar a las fuerzas de esa institución de la Iglesia San Miguel.

Estudiantes y Madres de Abril por su parte protestaron en la Universidad Centroamericana (UCA) en rechazo a la retención de 13 familiares de presos políticos en la Iglesia San Miguel de Masaya, así como la detención de 16 personas que pretendían llevarles agua la noche del jueves.

La UCA fue rodeada por agentes antidisturbios.

Desde la mañana de ayer jueves la policía cerró el perímetro a la Iglesia San Miguel Arcángel en Masaya donde un grupo de madres de presos políticos se disponía a iniciar una huelga de hambre para exigir la liberación de sus hijos. 139 manifestantes antigubernamentales que aún se encuentran en las cárceles por manifestarse contra el gobierno de Daniel Ortega.

El bloqueo policial incluyó el corte de los servicios básicos de energía y agua potable. Las 13 personas dentro de la iglesia llevan más de 16 horas encerradas y anoche un grupo de 13 personas más, miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco que fueron a tratar de ingresar agua potable, fueron detenidas por la policía y permanecen bajo arresto sin que se les indique el delito cometido.

 

Esta mañana La Unidad Azul y Blanco convocó a una rueda de prensa de emergencia para denunciar el arresto ilegal y exigieron que tanto las madres dentro de la iglesia como las personas que fueron arrestadas anoche, sean liberadas.

Jorge Luis Borge, Miembro de la Unidad Médica, indicó que si estas personas continúan dentro del estado de sitio en la iglesia sin acceso a agua, pueden tener serias repercusiones sobre su salud, sobre todo varias madres que tienen enfermedades crónicas como hipertensión.

Además informaron que esta mañana la policía llegó a la casa de tres personas más integrantes de la UNAB en Ciudad Sandino y las arrestaron.

Conferencia de prensa convocada por la UNAB esta mañana. Foto: NI

Azaleah Solís, dijo que Juan Carlos Ortega, hijo de la pareja presidencial debería estar preso, porque hizo claras amenazas de muerte en contra del sector empresarial y eso es un delito penado por la ley.

En tanto el estado de sitio se ha trasladado a Managua, la policía las instalaciones de canal 10 y de Radio Corporación amanecieron rodeadas por patrullas policiales.

Mientras la periodista Lidia López del Diario La Prensa, fue agredida por un simpatizante sandinista que le destruyó el celular con el cual hacía su trabajo de cobertura en Masaya, el hecho ocurrió a vista y paciencia de los agentes policiales que rodean el lugar.

 

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm 

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.