2019 fue uno de los años más violentos para las mujeres: 63 fueron asesinadas en Nicaragua

El año 2019 fue uno de los más violentos para las mujeres debido a los 63 casos de femicidios reportados por el Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

A esta cifra se suman los más de 60 casos de femicidios frustrados, que se tratan de mujeres que lograron sobrevivir al intento de asesinato por parte de sus femicidas, por lo cual la cifra pudo haber llegado a casi 130 casos de femicidios.

A criterio de Martha Flores de CDD, el incremento de esta cifra se da debido a «el odio contra el cuerpo y la vida de las mujeres» y detalla que el Estado no garantiza la justicia para las víctimas.

Estos datos reflejan que al menos 5 mujeres fueron asesinadas mensualmente durante el 2019.

Según los datos de CDD, los femicidios se mantenían en un rango de al menos 50 mujeres asesinadas en los últimos años, sin embargo a raíz de la crisis política, este número creció a más de 60.

En 2015 hubo 53 casos de femicidios, mientras que en 2016 se registraron 49 y otros 51 femicidios en 2017.

En 2018 año en que estalló la crisis política en el país, la Policía Nacional registró 23 femicidios, sin embargo, CDD registró 61 víctimas a causa de femicidio, de las cuales 42 estaban entre las edades de 18 y 50 años de edad, mientras que 3 de las víctimas eran menores de edad.

En los últimos 9 años, CDD registra más de 630 víctimas mortales de femicidio, de los cuales 485 menores de edad han quedado en la orfandad, y todos estos casos, se han tratado «con un alto grado de impunidad» según Flores.

La activista Mirna Blandón, del Movimiento Feminista de Nicaragua, aseguró en entrevista con Nicaragua Investiga el año pasado, que los femicidios en el país “se han profundizado en esta época de crisis sociopolítica a partir del 18 de abril del año pasado” y considera que a nivel estatal se han favorecido las condiciones para la impunidad en los casos de violencia contra mujeres.

Juanita Jiménez del Movimiento Autónomo de Mujeres dijo en septiembre de 2019 que “la violencia política y graves violaciones de derechos humanos ocasionan que problemáticas sociales como la violencia machista se agudicen”.

Jiménez considera que “la distribución de armas de guerra a grupos afines al gobierno para la represión crea condiciones de mayor letalidad, ejemplo de ello fueron los femicidios de mujeres por encargo, es decir sicariato, que fueron ejecutados por elementos armados que simularon delitos comunes como el asalto para justificar esos crímenes”.

Juanita Jiménez, Movimiento Autónomo de Mujeres – Foto: Nicaragua Investiga

El pasado 25 de noviembre del 2019, fecha en que se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el gobierno de Daniel Ortega publicó una proclama en donde asegura que «Estamos trabajando con rigor para aplicar, según nuestra Constitución y leyes, todo el peso de la justicia, contra quienes se atrevan a vulnerar los derechos de las mujeres, a atropellar esos derechos y acosar, asediar, asechar, maltratar, insultar, o, en el extremo de los casos, a lesionar o privar de la vida a cualquier mujer».

Asimismo, Rosario Murillo, vicepresidenta del país aseguró que; “la principal causa es la discordia entre parejas, generalmente ese delito grave se comete dentro de las casas”, reforzando la privacidad, que según los organismos de mujeres impide a las mujeres denunciar y a las autoridades involucrarse.

Sin embargo, Flores no cree en lo expresado por las autoridades gubernamentales y detalla que para este 2020 se debe «continuar exigiéndole al gobierno de no tener esa pasividad sobre la situación de violencia de género, que no siga siendo cómplice».

Por su parte, Blandón opina que “este gobierno nunca ha estado a favor de las mujeres” y comenta que desde hace muchos años, las mujeres han luchado por sus derechos y solo han obtenido represión y criminalización por parte de las autoridades estatales.

Blandón también considera que el alto índice de femicidios en el país se debe al debilitamiento del marco legal. “No hay un marco legal que regule, funcione o que sea efectivo para garantizar la vida de las mujeres” comenta Blandón y agrega que “el marco legal puede ser bueno porque existe una ley integral de violencia contra las mujeres que no deja de tener sus bondades”, pero que el gobierno de Daniel Ortega hizo una reforma a esta ley que restringe el femicidio al ámbito privado.

Según un informe de la Articulación de Movimientos Sociales publicado en septiembre del 2019, “fue el régimen Ortega – Murillo el que cercenó la Ley 779, Ley Integral contra la Violencia Hacia las Mujeres” y señalan que esa iniciativa fue impulsada por altos jerarcas católicos y evangélicos.

Por su parte, Flores destaca que para este 2020, se debe demandar «que la policía y las instituciones sean responsables ante la situación y cumplan con las investigaciones» necesarias para dar con los criminales y garantizar la justicia a las víctimas.

IMPORTANTE

Este contenido llega a usted de manera gratuita, pero necesitamos su apoyo para seguir brindando periodismo de calidad y mantener nuestra independencia. Su contribución es muy valiosa para Nicaragua Investiga. Con su donativo usted aporta al periodismo que hacemos en este proyecto. Para donar haga click aquí ▶ https://bit.ly/2HT5Wsm.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.