Muere docente de la UNAN Managua y su esposa denuncia que fue por COVID19

Henry Quintanilla llegó la noche del 27 de abril a su casa con fiebre y un poco de tos. Le dijo a su esposa María Mercedes Hernández que se sentía muy mal de salud y que quería descansar porque le dolía todo el cuerpo.

Quintanilla de 52 años era un hombre diabético, vivía con su esposa y su hijo, y trabajaba en la Oficina de Presupuesto de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN Managua y también como docente de Historia en este mismo recinto.

Al amanecer del 28 de abril, Quintanilla no fue a trabajar, se fue al Hospital Bautista a pasar consulta. Una consulta más, supuso él, pues estuvo en observación hasta medio día y solamente le recetaron acetaminofén y dos días de reposo. El diagnóstico fue faringitis, según relata su esposa.

Quintanilla habría asistido cinco veces al Hospital Bautista antes de fallecer – Foto: Nicaragua Investiga

Dos días después, el hombre volvió al hospital, fue canalizado y permaneció un breve instante en observación, pero el diagnóstico seguía siendo el mismo. Quintanilla fue enviado a su casa, pero el 04 de mayo volvió al hospital y nuevamente le recetaron acetaminofén y fue enviado de reposo, esta vez por una semana.

Pero el 06 de mayo el hombre se complicó. Tenía dificultad para respirar, la fiebre y el dolor corporal persistían y se sentía peor. La familia lo llevó por cuarta vez al hospital, pero nuevamente «solo lo revisaron y lo mandaron a tomar azitromicina», denuncia su esposa en una entrevista exclusiva a Nicaragua Investiga. 

El 07 de mayo el hombre se complicó aún más, «estaba agonizando» relata Hernández, así que lo llevaron por quinta vez al Hospital Bautista y esa fue la última. «Hasta ese momento fue que lo atendieron como lo debieron haber atendido desde un principio» comenta su esposa.

El último día

Al hombre lo metieron en una camilla directo a la Unidad de Cuidados Intensivos, mientras el personal higiénico iba desinfectando y limpiando todo a su paso. A Hernández le indicaron que la comunicación con la familia sería vía telefónica y que la iban a mantener informada de la evolución médica de su esposo.

Sin embargo, Hernández no podía con la angustia de no saber nada de su esposo, así que decidió ir al hospital el siguiente día, pero fue recibida a regaños por la recepcionista. «Me trató como perro. Váyase de aquí, usted no puede estar aquí y me corrió ocho veces», cuenta Hernández.

La señora no tuvo más remedio que retirarse, y fue hasta las cinco de la tarde del 09 de mayo que recibió una llamada del hospital informándole que su esposo ya estaba respirando mejor, pero el alivio duró poco,  a los cinco minutos recibió otra llamada pidiéndole que se presentara al hospital.

Henry Quintanilla falleció por insuficiencia respiratoria aguda. Según el acta de defunción, presentaba algunos antecedentes clínicos como neumonía atípica grave, diabetes e hipertensión. Cortesía

«Era para decirme que había fallecido» cuenta Hernández, y recuerda que le entregaron el cuerpo envuelto en plástico negro y le indicaron que debía enterrarlo inmediatamente, tal y como dicta el protocolo para sepultar a los pacientes que fallecen de COVID19.

Según Hernández, un médico que atendió a su esposo le confió que no se le hizo la prueba de COVID19, pero que «él estaba cien por ciento seguro que era coronavirus por el cuadro clínico que presentaba». El acta de defunción de Quintanilla señala que él falleció por insuficiencia respiratoria aguda y que presentaba algunos antecedentes clínicos como neumonía atípica grave, diabetes e hipertensión.

Acta de defunción de Henry Quintanilla – Cortesía de su esposa. Publicada con su autorización.

A diferencia de otros casos que se han conocido, Hernández tuvo que gestionar el ataúd con el seguro, y a pesar de que no velaron su cuerpo, pudo sepultar a su esposo junto a sus familiares cercanos y sin la presencia de los sepultureros del Ministerio de Salud, que suelen impedir que los familiares se despidan de todo el que fallece de COVID19.

Quintanilla fue sepultado la media noche del 09 de mayo, similar a muchos entierros que se han vuelto comunes en las últimas semanas que han incrementado los muertos por «neumonía» pero que siguen el protocolo de sepultura de los pacientes que fallecen por COVID19.

Temor en la familia

Ahora, Hernández teme por su vida y por la de su hijo debido a que mantuvieron contacto cercano con Quintanilla y hasta el momento, el MINSA no ha llegado a su casa a realizarles pruebas ni darles indicaciones de prevención, por lo cual tomaron la decisión de realizar una cuarentena por su cuenta.

Durante la entrevista, a Hernández se le escucha toser y asegura sentir un poco de dolor de cabeza y molestia en la garganta, pero lo que se siente más marcado es el dolor de que su esposo se haya convertido en otra víctima mortal del COVID19.

Hasta la fecha, el MINSA únicamente ha reportado 16 casos positivos de COVID19, de los cuales cinco han fallecido, siete se han recuperado y cuatro permanecen activos, pero estos datos están desactualizados desde el martes 04 de mayo  que el MINSA no brinda información sobre el avance de la pandemia en el país.

La UNAN Managua publicó una nota luctuosa lamentando el fallecimiento de su docente, pero no indica las razones de la muerte de Quintanilla. Lo más irónico, es que la UNAN Managua se solidariza con el luto de la familia, después de que Hernández es una de las docentes despedidas por las mismas autoridades a raíz de la crisis política que estalló en abril del 2018.

De igual manera, la UNAN Managua también habría publicado otras dos notas luctuosas informando sobre el fallecimiento de dos familiares de otros dos trabajadores. Las tres notas se publicaron en menos de 24 horas.

Algunos amigos  y conocidos de Quintanilla también han hecho publicaciones en redes sociales recordando al docente de 52 años. «Esta pandemia golpea fuerte. Un adiós a un amigo muy especial y mi solidaridad con la familia», dice uno de ellos, mientras que otro escribió que este era el «primer (trabajador) universitario que fallece a causa del coronavirus».

UNAN Managua extrema medidas de desinfección y limpieza

A raíz de que se conoció de que el docente Quintanilla estaba enfermo, el recinto de la UNAN Managua extremó medidas para prevenir contagios de COVID19 entre la comunidad universitaria. Recientemente se conoció que la universidad pasaría a modalidad virtual y por encuentro, y al menos dos estudiantes de distintas carreras confirmaron esta información a Nicaragua Investiga.

De igual manera, una fuente administrativa de la UNAN Managua indica que «a partir del lunes 11 de mayo, en la UNAN se empezará a aplicar un nuevo «protocolo». Los docentes llegarán solamente el día que les corresponde dar clase, administrativos día por medio».

Desinfección en la UNAN Managua – Cortesía

«Mañana tienen jornada de limpieza, están ordenando llegar después de las 10 de la mañana. Los horarios de trabajo serán por días intercalados, y están preparando despidos de docentes y estudiantes que denuncien estas anomalías, y los ¨políticos¨ que atienden la universidad tienen amenazadas a las autoridades para hacer los despidos», detalla la fuente.

La misma fuente también indica que desde antes que se supiera del fallecimiento de Quintanilla, a todos los docentes les han repartido mascarillas y se han colocado alfombras desinfectantes en todas las oficinas,  así como desinfección con cloro en algunos lugares concurridos del recinto universitario.

 

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.