Algunos pastores continúan cultos presenciales en medio de la pandemia de COVID-19

  • En la foto de portada el pastor César Solís en un servicio religioso años atrás. Solís asegura que mantiene activo los cultos ya que ha tomado todas las medidas de la OPS. Cortesía

El pasado cinco de junio cientos de religiosos le rindieron honras fúnebres al reconocido pastor José Ovidio Valladares Rubio, director y fundador de Radio Restauración y de la iglesia Fraternidad Cristiana Bethel que falleció días atrás por razones que no se hicieron públicas.

La caja fúnebre fue escoltada por cuatro personas que se revestían de equipos especiales de protección, mientras una multitud de personas en el templo lloraban la muerte del líder evangélico.

Esta actividad masiva es una de las pocas que han permitido las autoridades sanitarias en Nicaragua en medio de la emergencia del coronavirus.

Cerraron las puertas del templo durante las exequias

El lugar donde realizaron las exequias del pastor Ovidio Valladares fue en Fraternidad Cristiana Bethel y la ceremonia fue realizada con hermetismo cerrando las puertas del templo. Dentro de la edificación permanecían al menos unas 400 personas aglomeradas. El cuerpo de Valladares permaneció por casi dos horas en ese lugar.

Uno de los pastores consultados por este medio de comunicación dijo que el homenaje no tenía por qué realizarse, pues a su juicio fue incorrecto por la exposición de los seguidores evangélicos. El líder religioso fue escueto en la entrevista y concluyó diciendo que mejor prefiere guardar silencio y que no reveláramos su identidad.

Algunas iglesias incluso han asistido a las afueras de los hospitales de Managua sin mascarillas para orar por personas afectadas por el covid19. Foto: NICARAGUA INVESTIGA

Muchas iglesias realizan cultos con normalidad 

Por otro lado algunas iglesias mantienen activos sus servicios religiosos en Nicaragua. Por ejemplo la pastora María Orozco García, del Ministerio de Vida Jesucristo aún mantiene abierto el templo. Ahí se congregan aproximadamente 60 personas, pero ella asegura que ahora solo llegan los más cercanos al ministerio y el círculo se ha reducido a al menos 25 miembros.

La pastora dice que todos los que se congregan llegan con sus respectivas mascarillas a los servicios y que los cultos se han reducido a dos días a la semana. “Un culto el martes y un culto el domingo nada más”, explicó la pastora Orozco.

A la pastora María Orozco se le consultó vía telefónica si pensaba cerrar el templo tras la muerte del pastor Ovidio Valladares y respondió que no lo hará e hizo hincapié en que el fallecimiento de Valladares no se debió al Covid19.

“Nosotros estamos clamando a Dios porque él es el único y aquí nadie puede salvar a nadie, esto no es gobierno, aquí se llama Jesucristo que él es quien pone el manto de protección sobre nosotros”, alega la pastora.

Hasta el 2 de junio el Ministerio de Salud reportó 1,118 casos de contagios de Covid19 y 46 muertes por esta causa.

A 60 kilómetros al sur de Managua el pastor César Solís, quien dirige una iglesia llamada Divina Misericordia, en el municipio de Nandaime, departamento de Granada, también mantiene activos sus servicios religiosos.

Solís afirma que no suspende los cultos porque han tomado “toditas las medidas que supuestamente tenemos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”,  y revela que ha disminuido la cantidad de gente que acude al templo.

“En nuestra iglesia hay mucha desesperanza, es como los hospitales, ¿adónde va a ir un enfermo?, al hospital; ¿dónde van a ir la gente que no tiene esperanza si la mayoría de las iglesias cerraron?”, expresa el pastor Solís.

“Somos una iglesia que le damos esperanza a la gente, no es que seamos irresponsable como veo la actitud de alguna gente que nos ven como irresponsables”, justifica el pastor.

Opiniones de pastores evangélicos divididas

A juicio del religioso Saturnino Cerrato, líder del Partido Restauración Democrática (PDR) las iglesias que mantienen los servicios activos comenten un acto de “ignorancia” y afirma que solamente existen dos tipos de pastores que siguen aglomerando personas en sus servicios religiosos.

“Uno (son) lo que siguen la orientación del gobierno que no ha orientado tomar todas las medidas de protección de la Organización Mundial de la Salud”, dice Cerrato, y añade que los líderes religiosos que mantienen los cultos activos “son inclinados a favorecer al gobierno”.

El otro tipo de pastores que señala Cerrato son aquellos que se inclinan por la “super fe” y  que, según él, creen que Dios los librará de todo mal y no dan importancia a las precauciones necesarias.

“Ellos dicen que no, que Dios es poderoso, que Dios nos va a librar, que no tenemos por qué cerrar los templos, porque cerrar los templos seria falta de fe. Esos pastores tienen la tendencia a no cerrar los templos”, agrega Saturnino Cerrato.

El pastor Saturnino Cerrato ha criticado que algunas iglesias sigan celebrando servicios religiosos en plena pandemia. Foto: NICARAGUA INVESTIGA

César Marenco, también pastor evangélico, manifiesta en relación a los cultos activos que las iglesias deberían ir más allá del protocolo de la OMS, pues tiene que ver con la vida de las personas y deben tener cuidado con los cultos.

“Me parece que hay que tener sumo cuidado y hacer todo lo posible para que evitemos sobretodo en esta etapa que estamos de salud pública”, dijo Marenco que a su vez añadió que él no puede hablar por otras personas.

La iglesia Católica ha cancelado todas sus actividades desde el pasado mes de marzo. La Convención Bautista de Nicaragua ha emitido un comunicado que todas las actividades de esta denominación quedan suspendidas durante todo el mes de junio.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.