Nicaragua terminó el 2020 con casi 5 mil casos de COVID-19, según cifras oficiales

El independiente Observatorio Ciudadano contabiliza más del doble de casos que las cifras reportadas por el Ministerio de Salud

El Ministerio de Salud de Nicaragua informó este lunes que hasta la fecha del 22 de diciembre del año 2020 se contabilizó un total de 4,829 casos confirmados de COVID-19. Esta sería la cifra más baja a nivel centroamericano, sin embargo, expertos de la salud han sostenido desde el inicio de la pandemia que existe un subregistro de casos en el país.

Gobierno asegura que turismo se dinamizó en medio de la pandemia del Covid19

El independiente Observatorio Ciudadano mantuvo hasta el 28 de diciembre un acumulado de 11,935 casos sospechosos de COVID-19 y 2,862 fallecidos con síntomas atribuibles al virus, más del doble de lo identificado por las autoridades. El Minsa reconoció durante el 2020 solo 165 fallecidos, según la información publicada en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA). La página oficial del Minsa no actualiza los casos de COVID-19 desde noviembre.

Un año difícil para el gremio de la salud

El pasado 2020 los nicaragüenses no solo debieron enfrentar la llegada del COVID-19 al país, sino que el paso de los huracanes Iota y Eta, los cuales aumentaron los riesgos de otras enfermedades endémicas como la malaria y el dengue. Este lunes la vicepresidenta Rosario Murillo informó que durante la última semana se presentaron 630 nuevos casos de malaria, es decir que estos han tenido un aumento del 60%. Los casos de dengue también han incrementado un 15%.

Durante este último año, el MINSA indicó que se llevaron a cabo 6 millones 132 mil 378 consultas hospitalarias, de las cuales más de 395 mil correspondían a consultas programadas y 53 mil 302 se trataron de emergencias.

La doctora y salubrista Josefina Bonilla sostuvo que el 2020 fue «un año de amenazas, oportunidades y desafíos para la comunidad nicaragüense de médicos» pues muchos perdieron la vida «en el ejercicio de su vocación y servicios» y otros perdieron sus empleos por contradecir políticas establecidas por sus empleadores al hacer uso de su «criterio médico y humano».

Para la experta, este año «ha sido una gran oportunidad de fortalecimiento del apoyo, solidaridad y fraternidad» pues al no existir «las disposiciones políticas y técnicas adecuadas para gestionar la pandemia, los médicos se movilizaron para enfrentar este gran desafío, asociándose en nuevas agrupaciones y emergentes liderazgos».

Alianzas independientes

Tras la llegada del coronavirus a Nicaragua, médicos de diversas partes del país se organizaron de forma independiente para continuar informando sobre la situación sanitaria mundial, ejemplo de estas es el Comité Científico Multidisciplinario, del cual Bonilla forma parte.

«Los médicos brindaron todo el año asesoría, consejería, educación y atención a la población, tanto para cuidarse y prevenir el contagio como para superar los desafíos de la enfermedad y su recuperación, en la medida de lo posible» destaca la especialista.

Nicaragua: vacuna para COVID-19 no llegará hasta 2021

A pesar de que en Nicaragua las pruebas de COVID-19 no son accesibles, los médicos a través del ingenio encontraron diversas alternativas para establecer diagnósticos y salvar vidas, señala la salubrista —sin dejar de destacar la importancia de contar con pruebas específicas para un diagnóstico más temprano y certero—. De igual forma, algunos médicos participaron en la creación y sostenimiento del Observatorio Ciudadano, y otros organizaron líneas de atención telefónicas que continúan aún activas.

Críticas al Minsa

Mientras tanto el sistema de salud nacional sufrió diversos cuestionamientos a lo largo del año debido a la falta de establecimiento de protocolos específicos para evitar mayores contagios y la escasez de equipos de protección adecuados que protegieran al personal de salud.

Para la doctora Bonilla evaluar la gestión pública «es algo complejo» pues «los nicaragüenses tienden a evaluar a los servicios en base a que si al individuo le dieron una buena atención cuando la buscó, y hay insuficiente desarrollo de la conciencia de la colectividad y de los derechos ciudadanos, así como la responsabilidad del Estado, y particularmente del sistema de salud en un desastre tan relevante, como es una epidemia de esta naturaleza, que afecta la educación, la salud física y mental, la economía del país».

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.