El legado imborrable que dejó Mauricio Herdocia a Nicaragua

Su primer reto fue trabajar en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), luego pasó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, momento cuando ingresó al Grupo de Apoyo a Contadora.

Nicaragua despertó con una triste noticia la mañana del jueves 21 de enero. El destacado diplomático Mauricio Herdocia, nacido en la ciudad de León el 1 de agosto de 1957 murió a causa de un infarto, dejando así un legado imborrable al país tras haber luchado incansablemente por la soberanía de la nación en la Corte Internacional de la Haya, en Holanda.

En las fotos siempre se le veía con saco y corbata, con una sonrisa que era adornada por un bigote que lucía bien cuidado por la afeitadora. Sin duda era muy meticuloso y culto en todos sus aspectos, a tal punto que nunca lo vieron perder la compostura: lo recuerdan como un hombre prudente al hablar y que no sufría de arrebatos de las emociones.

Así fue como la UNO seleccionó a Violeta Barrios para que enfrentara a Daniel Ortega en 1990

«Era incapaz de levantar la voz o decir algo fuera de tono o de lugar. Era un hombre muy estudioso y lo que decía era con fundamento y argumentación sólida», dijo Juan Sebastián Chamorro a Nicaragua Investiga. El expresidente del Cosep, José Adán Aguerri, por su parte describe a Herdocia como «un hombre bien dedicado, culto, sumamente caballeroso y siempre conciliador».

El sociólogo Cirilo Otero conoció en el ámbito laboral a Mauricio Herdocia. «En los cuatro años lo vi perder la compostura una vez, y la perdió educadamente. Era una persona excesivamente prudente, la pensaba dos veces para contestarle a la gente», reafirmó.

Referente de la diplomacia

Herdocia se graduó como abogado y notario público en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. Realizó estudios de postgrado en Derecho Internacional en el Instituto de Derecho Internacional de La Haya. Estudió otro Postgrado en Negociaciones Internacionales, en el Instituto Matías Romero de México. Continuó formándose en Derecho Internacional en el Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR).

Su primer reto fue trabajar en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), luego pasó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua en 1983, momento cuando ingresó al Grupo de Apoyo a Contadora para promover la paz en los conflictos armados de Centroamérica, en especial Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

«Como miembro de la junta directiva era uno de los líderes de CPDH y defensor de los derechos humanos. Pero lo más loable es que era de manera voluntaria sin a honoris», explicó Pablo Cuevas, integrante de dicha Comisión. «Eso te da la pauta de la calidad de persona que entregó su trabajo voluntario para defender derechos humanos», agregó.

Mauricio Herdocia en un acto conmemorativo de los 30 años de Esquipulas II. Foto | SICA

Por consiguiente, su carrera como profesional dio un giro rotundo tras participar en el proceso de los Acuerdos de Paz de Esquipulas I y II, en 1987. El 7 de agosto de ese mismo año se vieron los resultados de los primeros esfuerzos cuando se firmaron los acuerdos de paz en Centroamérica.

Por otra parte, Nicaragua enfrentaba una disputa internacional de más de 30 años cuando Colombia reclamaba espacios marítimos. Para ese entonces, Mauricio Herdocia comenzó a trabajar de forma obsesiva para recuperar estos territorios acuáticos. Un 19 de noviembre de 2012, la Corte Internacional de la Haya falló reconociendo más de 90 mil km2 al país centroamericano. Herdocia llamó esta victoria como la «Otra Nicaragua en el Mar».

El legado que dejó como diplomático

Desde 1982 fue miembro asesor de comisiones de derechos humanos y de organismos regionales como el Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Fue presidente del Comité Jurídico de la Organización de Estados Americanos (OEA). Además tuvo el cargo de Agente de Nicaragua ante la Corte Internacional de La Haya.

Fungió como asesor de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (OSPESCA); entre sus principales orientaciones atendió el modelo de gobernanza vinculante que impulsa la Unidad SICA/OSPESCA.

En la década de 1990 participó en la creación del nuevo Sistema de la Integración Centroamericana, destacando su contribución en la redacción del Protocolo de Tegucigalpa, así como en la redacción y negociación de otros importantes acuerdos, como el Tratado Marco de Seguridad Democrática de Centroamérica de 1995.

La metamorfosis de William Grigsby

«Era siempre un referente y una voz de mucha experiencia en el tema de derecho internacional y en el tema de Integración Centroamericana», dijo Juan Sebastián Chamorro. «Realmente me impresionaba la cantidad de amistades que tenía en todos los países centroamericanos», señaló.

José Adán Aguerri comentó que cuando dirigió el sector empresarial compartió mucho momentos con Mauricio Herdocia en diferentes ámbitos. Recuerda que la voz del diplomático era muy representativa en lo integracionista y centroamericanista. «Me tocó muchas veces trabajar y encontrarnos en diferentes países de la región, en los eventos que estaban impulsando la integración», afirmó.

Ámbito educacional

José Adán Aguerri recuerda que impulsaron una alianza entre el sector privado y las universidades públicas y privadas del país, pero esto concluyó en el año 2018. Comenta que el diplomático fue un apasionado de la educación convencido de que es la única alternativa de sacar de la pobreza al país. «Gran parte de los últimos años de su vida fue defender a Nicaragua en los espacios que correspondían: se los dedicó a esa educación», agregó.

Mauricio Herdocia era rector de Universidad American College. En esa Alma Mater compartió debates con los jóvenes y los ilustraba de su experiencia. «Era una persona que no acaparaba los conocimientos, siempre los compartía», comentó Martha Patricia Molina, exdirectora de educación continua de dicha casa de estudio.

Martha Molina junto a Mauricio Herdocia en la universidad que fungió como rector. Foto | Cortesía

«En el plano laboral era un jefe con mucho humanismo. A los jóvenes los trataba muy bien y les daba enseñanza», rememora Molina. Juan Sebastián Chamorro confirmó que «fue un excelente educador y era muy querido por sus alumnos».

De secretaria del mártir de las libertades públicas, a una censuradora: La metamorfosis de Rosario Murillo

Asalto a mano armado en su casa

En el año 2008, una banda de cinco asaltantes ingresó la casa de Mauricio Herdocia en el Reparto Planetarium. Los delincuentes portaban pistolas y cubrían su rostro con pasamontañas. El atraco se llevó a cabo en la madrugada y mantuvieron en cautiverio al abogado y demás familiares, encerraron en un cuarto a cinco adultos y a dos niños.

«Mientras el prestigioso abogado y sus familiares eran vigilados por uno de los delincuentes, los otros cuatro arrasaban con los objetos de valor. En su huida los maleantes se llevaron dinero, alhajas, dos computadoras portátiles, celulares y la camioneta del doctor Herdocia», registró El Nuevo Diario.

El vehículo fue recuperado por la Policía horas más tarde en un lugar conocido como El Boquete, a la altura del kilómetro 17 de la Carretera Sur. A pesar de que el robo comenzó a ser ejecutado en la madrugada, los delincuentes estaban en la caseta del jardinero desde las 8:30 de la noche.

Un adiós y un recuerdo 

La última etapa que vivió José Adán Aguerri con Mauricio Herdocia fue para el primer Diálogo Nacional. Él fue asesor para la Conferencia Episcopal de Nicaragua. «Me tocó compartir en el seminario y vivir esos momentos del esfuerzo que hacia los monseñores de cómo buscar una salida a esa crisis», detalló.

Juan Sebastián Chamorro dijo que la última conversación que mantuvo con Herdocia fue el pasado lunes, por lo que le pareció impactante recibir la noticia que había fallecido. Recuerda que conoció al jurista por parte de Antonio Lacayo cuando se encontraba haciendo una investigación en el Río San Juan. Desde entonces entablaron una conversación de los límites de Nicaragua y de la geografía, y a partir de ese momento comenzaron a tener una conversación más fluida.

Cirilo Otero comenta que también escuchó a Mauricio Herdocia el lunes pasado cuando brindaba una cátedra en la Universidad Juan Pablo II sobre Métodos y Técnicas de Negociación. Asegura que el país perdió un «bagaje político e histórico enorme» y lamenta que el gobierno actual no aprovechó los conocimientos del jurista.

De aliados del FSLN a repudiar ser llamados sandinistas: La historia del MRS

El expresidente del Cosep considera que Herdocia dejó un legado de amor al país por su entrega invaluable a «esa búsqueda incesante de esa mejor Nicaragua». Aguerri manifiesta que cuando el jurista tuvo que ir a defender a Nicaragua en los tribunales dijo presente, cuando se tuvo que ir a buscar una salida pacífica de una crisis socio-política dijo presente.

«Este tipo de noticias te lleva a la reflexión de la importancia de vivir el día a día. De valorar la vida y la salud. Mauricio era una persona llena de energía y joven. Este tipo de golpes lo hacen ver a uno poner las cosas en perspectivas», dijo Juan Sebastián Chamorro.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.