Cardenal Leopoldo Brenes conmemora seis meses del atentado contra la Sangre de Cristo

"Estamos trabajando y haciendo las consultas para la restauración de la imagen. Hemos tenido el apoyo del Arzobispo de Guatemala", dijo el Cardenal.

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, conmemoró durante una homilía en la Catedral de Managua los seis meses del acto terrorista a la Sangre de Cristo. «Con mucha tristeza a diario recordamos ese lamentable atentado», manifestó el líder de la iglesia Católica.

«Estamos trabajando y haciendo las consultas para la restauración de la imagen. Hemos tenido el apoyo del Arzobispo de Guatemala, la Comisión que está haciendo los estudios, ya se ha mandado un material para que ellos vayan analizando bien la imagen», dijo Brenes. El rostro de la Sangre de Cristo permanece en una vitrina de vidrio tal y como quedó luego de la explosión, hecho que ocurrió un 31 de julio de 2020.

Iglesia Católica llama a poner fin a la persecución a periodistas nicaragüenses

El sacerdote aseveró que pronto vendrá a realizarse una visita in situ del extranjero para brindar el dictamen de los daños. Y así «podamos nuevamente nuestros ojos poder contemplar esa bella imagen que continuará llevándonos a ese encuentro personal con Jesucristo», destacó.

No amedrantaron la fe

Por otro lado el cardenal dijo que «con mucha tristeza a diario recordamos ese lamentable atentado contra la preciosa y consagrada imagen de la Sangre de Cristo».  Las personas que planificaron el hecho pensaron que, «destruyendo nuestra venerada y consagrada imagen, la fe en Jesucristo se perdía. No. Nuestra fe en Jesucristo no está pegada en la frente con saliva, sino que la fe de nosotros en Jesucristo la fortalecemos a través de las imágenes que está grabada en lo más profundo del corazón», agregó.

Gobierno intenta espiar más a opositores por medio de normativa de Telcor, pero su alcance es limitado

Hasta entonces no hay una persona sospechosa de haber cometido el atentado contra la Sangre de Cristo. La Policía Nacional no siguió las investigaciones y respaldó el «dictamen» de la vicepresidenta, Rosario Murillo, que señaló las causas del incendio fue por una supuesta veladora, pese a que ni siquiera se había realizado el peritaje correspondiente.

La iglesia Católica ha mantenido una tensa relación con el gobierno de Daniel Ortega luego de las protestas que estallaron en abril de 2018. Incluso, el caudillo sandinista tildó de «golpistas» a los sacerdotes y los acusó de «provocar» la violencia en el país.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.