Director de Mister Nicaragua: «Somos un país indígena y debemos respetar nuestras raíces»

La falta de sensibilización ha provocado que a través de "memes" y "bromas" se refuercen discursos racistas y machistas

Esta semana se dio a conocer a los ganadores del certamen de belleza masculina Mister Nicaragua 2020, la publicación oficial de la organización generó una ola de críticas y burlas hacia los finalistas, quienes fueron cuestionados por sus rasgos físicos, los que catalogaron como “indígenas” de forma despectiva y se alegaba no representar “la verdadera belleza” nicaragüense.

Despiden a mesero de un negocio de pizza, tras haber sido denunciado por tocar sin consentimiento a una clienta

Hansel Palacios, couch de branding y comunicación e invitado especial de la organización Mister Nicaragua, asegura que este fue un año diferente pues si bien las críticas siempre han estado presentes en este tipo de certámenes, es la primera vez que se generar a tales niveles, lo que sido una sorpresa hasta para la misma organización.

En cada uno de los comentarios los usuarios insistían en enfatizar que los tres jóvenes finalistas poseían atributos “indios”, que parecían “de Bolivia” e incluso proponían que se buscara a nuevos candidatos en la zona norte del país –región caracterizada por una predominancia de personas de piel blanca-. Las afirmaciones coincidían en un mismo argumento: en Nicaragua las personas tienen rasgos distintos a quienes fueron seleccionados para representar al país como belleza masculina.

El nivel de rechazo de la población –que además es mayoritariamente mestiza- trae a la luz el cuestionamiento de si las percepciones de belleza que tiene la población nicaragüense está basada en evocaciones racistas.

Racismo en Nicaragua

Julio Guadamuz, director de Mister Nicaragua, comparte que lo que más le sorprendió fue la cantidad de comentarios racistas presentes en la página de la organización, cuestionando que “¿cómo es posible que el nica se burle del propio nica?”

Para él, recibir una serie de críticas luego de llevarse a cabo un evento es algo de esperarse, pero lamenta lo que sucede actualmente ya que se trata de algo relacionado a la raza de los participantes. “Somos un país indígena y debemos respetar nuestras raíces” sostiene.

El sociólogo Pablo Guillén explica que los estereotipos de belleza que predominan actualmente son eurocéntricos, donde entre más “te acercas a lo blanco”, más “te alejas de lo salvaje”, y por ende es más aceptado. Asegura que “es difícil porque hay una negación absoluta del problema” pues, aunque en Nicaragua predomina el mestizaje “este mestizaje celebra el blanqueamiento, porque ser mestizo también implica ser menos indígena y ser menos negro, por consiguiente, te da mayor estatus social”.

Destaca como ejemplo que cuando hay un anuncio para acceso a una vivienda o vehículos, las familias que se ven en estos anuncios son personas blancas “alejados del promedio de personas que tienen rasgos fenotípicos heredados de los pueblos indígenas o de afrodescendientes”. La exclusión étnica ha sido tan normalizada en el país que por ello es común que la mayor parte de su población rechace indudablemente tener posiciones racistas.

Muchos incluso alegan tener amigos o parejas de la Costa Caribe -insinuando que solo hay indígenas y afros en esa región- pero al interactuar se descubren una serie de expresiones como “te salió negrito el niño, mejor te hubieras buscado un chele” o “ay ¡qué bonita esa bebé es blanquita!”, las cuales normalizan el racismo, clasismo y blanqueamiento en la sociedad nicaragüense, destaca Guillén.

¿Qué es la belleza?

Para Palacios, lo que existe es una mala percepción por parte de la población, “el certamen es de belleza, pero muchas personas no saben que estos van más allá de elegir a una cara bonita». Destaca que más allá del físico existe todo un conjunto de factores que hacen que los candidatos resulten ideales para ocupar este reconocimiento. “Debe ser una persona integral, que pueda desempeñarse y representar muy bien la imagen de la marca. El nicaragüense es amable, una persona muy empática” y por ello insisten en que los seleccionados sean personas que representen estos parámetros.

En cuanto a las afectaciones que podrían tener este tipo de burlas para los seleccionados, Palacios asegura que los jóvenes se encuentran determinados pues desde la parte de comunicación y branding inician a prepararse para enfrentar este tipo de críticas, “dentro de su formación ellos aprenden a aceptarlas y como toda figura pública siempre estarán expuestos”.

«Divulgaron mi video en WhatsApp, eso cambió mi vida»: El acoso digital, una epidemia silenciosa sin erradicar

Sin embargo, independientemente de su exposición a los comentarios negativos por encontrarse en la luz pública, la realidad es que estos cuestionamientos han puesto en evidencia que en Nicaragua los conceptos de belleza se asocian a «lo blanco y europeo», y que existe una amplia negación para reconocer la multietnicidad que predomina en el territorio. La falta de sensibilización social provoca que el racismo se camufle con memes y bromas aparentemente inofensivas, pero detrás de estas solo se refuerzan los discursos racistas y machistas, pues los seleccionados no solo han sido criticados por su aspecto físico, sino que además les es cuestionada su orientación sexual por participar en este tipo de eventos que históricamente han sido feminizados.

La socióloga Martha Munguía ya rechazaba la celebración de este tipo de certámenes alegando que lo único que provocan es que se refuercen los estereotipos asociados a la belleza. Pero mientras estos continúen siendo una opción de entretenimiento, es fundamental reeducar a sus consumidores para que a través de estos no se reproduzcan posiciones discriminatorias, ni se tomen como una puerta abierta para dirigir mensajes destructivos hacia quienes deciden ser parte de estos.

Asimismo, Guillén destaca que “es importante visibilizar la multiculturalidad que tenemos en el país, y construir un imaginario nacional inclusivo de cómo es un nica, sin pretender homogenizar y caer en sesgos etnocéntricos que fomente a la exclusión y violencia sobre las personas que no encajan en ese imaginario actual que nos enseñaron las élites de la colonia, que es: acercarnos lo más posible a lo blanco y a lo heterosexual olvidando cualquier raíz cultura y étnica autóctona”.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.