Respuesta al COVID-19 en Nicaragua acrecentó deterioro de la democracia según informe

Venezuela y Nicaragua están entre los 10 países del mundo que han visto una mayor reducción en las libertades políticas y civiles en la última década

Menos del 20% de la población mundial vive en un país libre, la cifra más baja desde 1995, según concluyó un informe que colocó a Venezuela y Nicaragua entre los diez países del mundo que han visto una mayor reducción en las libertades políticas y civiles en la última década.

El reporte, publicado por la ong Freedom House el martes, encontró una reducción en las libertades durante el 2020 en 73 de los 195 países del mundo, incluyendo grandes potencias como India o Estados Unidos.

Arturo Cruz anuncia su precandidatura a la presidencia de Nicaragua

«Los hallazgos de este año dejan muy claro que aún no hemos detenido la marea autoritaria», dijo Sarah Repucci, vicepresidenta de investigación y análisis en Freedom House. «Los gobiernos democráticos tendrán que trabajar en solidaridad entre sí y con los defensores de la democracia (…) si queremos revertir 15 años de declives acumulados y construir un mundo más libre y pacífico», agregó.

La respuesta de los gobiernos al COVID-19, acrecentó el deterioro mundial de la democracia. Líderes populistas y gobiernos represivos atacaron la “transparencia, promovieron información falsa o evitar que se compartieran datos poco favorables o visiones críticas”, aseguró la organización en un comunicado.

El informe examinó el comportamiento de los gobiernos de los 195 países del mundo durante el 2020 y los clasificó en tres categorías: libre, parcialmente libre y no libre basada en un puntaje determinado por diferentes libertades políticas y civiles.

Venezuela y Nicaragua: declive de un decenio

Nicaragua y Venezuela son los dos únicos países de la región que entraron en el top 10 de las naciones a nivel mundial que han visto un mayor declive en las libertades en la última década: el país suramericano bajó 28 puntos en el reporte y Nicaragua 24.

Médico alerta de casos de gonorrea en jóvenes nicaragüenses

En ambos países —al igual que en muchos otros en la región—los gobiernos aprovecharon la pandemia para restringir aún más las libertades de la población, llegando a haber situaciones d violencia y abuso por parte de las fuerzas de orden.

El informe destaca que en Venezuela el oficialismo ha retomado el poder del país, después de un intento por parte de la oposición de sacar del poder al presidente Nicolás Maduro, liderado por el opositor Juan Guaidó, reconocido por decenas de países como presidente interino.

“En el 2020, mientras los opositores al régimen seguían enfrentándose a ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias, Maduro recuperó la ventaja”, indicó el informe.

La consolidación de poder del líder socialista pasó por unas elecciones al legislativo que, a pesar de ser boicoteadas por un bloque de los partidos opositores, creó un nuevo cuerpo con una mayoría oficialista.  “La vieja legislatura liderada por la oposición se mantuvo en un estado debilitado, extendiendo su propio mandato a medida que su legitimidad electoral disminuía”, sentenció el informe.

Sobre Nicaragua, que junto a Venezuela y Cuba forma parte de los tres países calificados como “No Libres” en la región, el informe señala la actitud del gobierno respecto al COVID-19, señalándolo de haber “ignorando la realidad y negando la presencia del patógeno en su territorio”.

El Salvador y EE.UU: en el punto de mira

El Salvador y Estados Unidos fueron, por su parte, los dos países de la región que vieron una mayor reducción anual (en comparación con 2019) de las libertades que examina el informe. La nación centroamericana incluso entró en una lista —junto con Perú—de países que estarán en el punto de mira de la organiziación para este año.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua y Nicolás Maduro, mandatario venezolano durante un acto político en Managua. Archivo/NI

El reporte cita la entrada de fuerzas militares al parlamento salvadoreño, bajo órdenes del presidente, Nayib Bukele, para presionar a legislativo a aprobar un presupuesto, como uno de los motivos para rebajar la calificación del país. También citan el uso de las fuerzas de seguridad para “hacer cumplir las brutales restricciones de movimiento relacionadas con la pandemia”.

Por su parte, Estados Unidos, aunque entra aún en la categoría de “libre”, bajó 11 puntos en la clasificación de Freedom House en los últimos diez años. La organización atribuye un incremento en el deterioro a las libertades al gobierno del expresidente, Donald Trump.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump. AFP/NI

«El 6 de enero [el día del asalto al Capitolio] debería ser una llamada de atención para muchos estadounidenses sobre la fragilidad de la democracia estadounidense», dijo Michael J. Abramowitz, presidente de Freedom House en un comunicado.

“Los estadounidenses deberían sentirse satisfechos de que los tribunales y otras instituciones importantes se mantuvieran firmes durante la crisis postelectoral, y que el país escapó de los peores resultados posibles”: Freedom House.

El informe asegura que el gobierno Trump socavó la transparencia en el gobierno, dejando de un lado a inspectores e intentando controlar la información sobre el COVID-19. Además, durante la protestas contra la brutalidad policial, se registraron enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas del orden y un incremento en arresto y asalto a periodistas.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.