A un año del incendio y destrucción de la Sangre de Cristo en Catedral

Al cumplirse el primer aniversario del atentado contra la imagen de la Sangre de Cristo, la iglesia católica invitó a un día de oración y silencio.

El Cardenal Leopoldo Brenes invitó a la feligresía católica y devotos de la sangre de Cristo a participar de un día de oración y silencio tras cumplirse el primer aniversario del atentado contra la imagen de la Sangre de Cristo que fue calificado como un «acto de terrorismo».

«Quisiera recordarles y exhortarles a que podamos participar de forma visual o sino de forma física el día 31 de julio en un momento de silencio, oración y rogativa, al conmemorar el primer aniversario a nuestra venerada y consagrada imagen de la Sangre de Cristo» dijo Brenes.

Imagen de la Sangre de Cristo será restaurada luego de estar calcinada por un año

Asimismo, explicó que no sería «un momento festivo» en medio de las celebraciones patronales de la capital, sino que ha programada «un día de silencio» en la catedral de Managua desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, y a las 12 del mediodía se oficiará una misa tomando las medidas de precaución contra el coronavirus.

«Hay tristeza en le corazón de todos nosotros, hay dolor en el corazón de cada uno de nosotros, yo los invito a que en cada hogar podamos poner una imagen de la Sangre de Cristo y podamos unirnos en oración» agregó el líder religioso.

El pasado mes de junio, Brenes informó que iniciaran las labores de «restauración» de la imagen de la Sangre de Cristo con un presupuesto de más de 800 mil córdobas y 113 mil dólares que han sido recaudados a través de donaciones individuales de la misma feligresía.

No hubo mano criminal en el incendio de la capilla de la Sangre de Cristo, según la policía

El incendio ocurrió el 31 de julio de 2020 en la capilla de la Sangre de Cristo de la Catedral metropolitana de Managua donde se encontraba expuesto el Santísimo en su sagrario, y la cual siempre permanecía abierta para todos los fieles que llegaban a venerar la imagen con más de 300 años de antigüedad.

En ese momento el cardenal Brenes catalogó el incendio como «un acto de terrorismo y planificado», mientras las «investigaciones» policiales descartaron haber encontrado residuos de artefactos explosivos, en cambio, llegaron a la conclusión que el incendio se originó por un «atomizador plástico con alcohol» al que describen como volátil, de fácil combustión, que se encontraba cerca de una veladora.

Condena unánime por ataque a Catedral de Managua

Por su parte, Alba Ramírez, quien estaba en el lugar al momento del atentado dijo a Nicaragua Investiga en medio de lágrimas que un sujeto encapuchado ingresó al templo y tras haber estado en el lugar por varios minutos lanzó un objeto que explotó en el momento.

Una hora después del hecho mientras los bomberos realizaban los peritajes e investigaciones para determinar la causas del incendio, la vocera del gobierno sandinista Rosario Murillo, se adelantó al dictamen y atribuyó el hecho a un accidente por «veladoras».

Ese mismo día, la Policía Nacional se llevó detenida a una persona que fue testigo del incendio como parte de las investigaciones, sin embargo, no hubo mayor indagación del caso más que atribuir la culpa a un atomizador con alcohol para el uso de la feligresía como precaución contra el coronavirus, que se encontraba hace más de una semana en el lugar cerca de una veladora.

Cardenal Brenes muestra el rostro calcinado de la imagen de la Sangre de Cristo.

383 años de antigüedad

La imagen de la sangre de Cristo tenía aproximadamente unos 383 años de existencia, la cual fue traída de Guatemala hacia Nicaragua en julio de 1638. En su visita a Nicaragua, el Papa Juan Pablo segundo la visitó en su capilla en la Catedral Metropolitana en enero de 1996.

Esta imagen religiosa permanecía en la catedral desde su construcción en 1993, bajo la jurisdicción del cardenal emérito Miguel Obando (q.e.p.d.), luego de permanecer en 1972 en la Basílica de San Antonio y posteriormente fue trasladada a la iglesia Monte Tabor, años más tarde su nueva casa fue en la parroquia Pio X.

Para los fieles católicos esta imagen es muy milagrosa y le atribuyen muchos milagros, así como el cura del cólera en el año 1856, a la que posteriormente pagan promesas.

Ayudanos a darte la mejor información

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.