Iglesia Católica desesperanzada con rumbo del país

Iglesia lamenta que se suspendan los derechos políticos a la ciudadanía sin causas legítimas y se pierda oportunidad de enrumbar el país hacia la democracia.

«Sentimos que hemos perdido una oportunidad valiosa para enderezar el rumbo de nuestra patria y solucionar los problemas sociales, políticos y económicos, al no dar cabida a la pluralidad de pensamiento de todos los sectores, al contrario se les ha excluido», dice parte del comunicado número 25 emitido este 15 de octubre por la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua.

«Los derechos políticos inherentes a la ciudadanía pueden y deben ser concedidos según las exigencias del bien común», indica el documento en lo que parece ser una protesta por la reciente ola de arrestos impulsada por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El gobierno sandinista mantiene bajo detención a siete aspirantes presidenciales, entre ellos los que marcaban más alto en las encuestas como Cristiana Chamorro, Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga, mientras otra veintena de opositores, empresarios y periodistas también están detenidos y acusados de «conspiración contra la soberanía nacional».

La Iglesia Católica afirma que los derechos políticos de los ciudadanos «no pueden ser suspendidos por la autoridad sin motivo legítimo y proporcionado».

Reclaman «politización de la pandemia»

Los obispos también expresaron su «dolor y duelo provocado por el alto índice de contagios y muertes causadas por la pandemia» y lamentaron «la manipulación y politización que se ha dado a este tema».

Al mismo tiempo agradecieron a todos los países y organizaciones internacionales que han contribuido en la lucha del virus en Nicaragua a través de la donación oportuna de vacunas para inmunizar a la población.

El Covid19 tuvo un repunte desde mayo y tuvo uno de sus picos más altos dos semanas atrás, cuando el número de contagios reconocidos por el gobierno llegó a sobrepasar los 700, un número que no había sido reportado nunca antes.

El turbio manejo de Ortega sobre las vacunas donadas

Ortega y su nueva guerra contra la Iglesia

Durante los años 80, luego de tomar el poder tras la huida de Anastasio Somoza del país Daniel Ortega y sus fieles colaboradores de entonces emprendieron una guerra contra la iglesia, a pesar que esta les colaboró durante sus años de lucha armada contra la dictadura anterior interviniendo en su favor y mediando ante el gobierno.

Tras haber pedido «perdón» a los obispos y a la iglesia por sus actos durante la campaña  de 2006 que lo llevó a retomar el poder, Ortega ha abierto nuevas grietas en su relación con la jerarquía católica nicaragüense y hasta ha acusado a los obispos de haberse prestado a participar en «un golpe de Estado» y los ha acusado públicamente, al igual que su esposa Rosario Murillo de ser «hijos del demonio».

Ortega y Murillo llaman "hijos del demonio a sacerdotes" 

Varios de sus más leales colaboradores, entre los que se encuentran Edén Pastora (qepd) y William Grigsby han amenazado públicamente a los obispos. Pastora les recordó que «las balas entran en las sotanas», mientras Grigsby aseguró que varios obispos estaban en una lista de futuros arrestados por «conspiración».

«En las pruebas la iglesia siempre sale fortalecida», dice el comunicado emitido hoy por la Comisión de Justicia y Paz de la institución religiosa milenaria. Además exhortan a la población a «mantenerse unida y atentos a la escucha del Señor».

 

 

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.