«Fue una pesadilla»: La historia tras la tragedia en un volcán de León

Una joven que acompañaba a una turista que falleció durante una excursión en un volcán de León brinda detalles a Nicaragua Investiga de este lamentable hecho.

A sus 29 años de edad ya había visitado casi todos los volcanes de Nicaragua y aún soñaba por conocer algunos cráteres de Centroamérica, pero nunca imaginó que uno de esos viajes de excursión le costaría la vida.

Fue el domingo 28 de noviembre a las tres de la madrugada cuando Hazell Arosteguí Rodríguez decidió sentarse a descansar junto al grupo que la acompañaba -los mismo viajeros del tour- cuando de repente se vino «un fuerte viento con arena» que hizo que una roca se desprendiera de la ladera del volcán y cayera sobre la cabeza de la joven.

Irma Palacios, una de las aficionadas por este deporte y quien integraba el grupo de turistas que caminaba en horas de la madrugada por el sendero de la reserva natural Volcán Momotombo, en La Paz Centro, León, relató a Nicaragua Investiga cómo sucedió el accidente que sufrió la joven veterinaria.

Hazel Arostegui. Foto: Redes sociales

Hazell, quien en su cuenta oficial de Facebook se perfila como una joven amante del senderismo, los viajes y aventuras, inició su recorrido turístico el pasado sábado 27 de noviembre a las 11 dela mañana con el fin de «coronar» un volcán más en el país.

«Salimos de Managua a las 11 am del sábado, pasamos por Nagarote almorzando quesillos y llegamos a la zona geotérmica del Momotombo a eso de las 3 pm. A esa hora empezamos a caminar hacia el volcán para ver el atardecer. Acampamos en una zona plana, en las faldas del volcán. La idea era madrugar para ver el amanecer y así lo hicimos», continúa describiendo Irma.

Joven veterinaria muere cuando hacía senderismo en el Volcán Momotombo

El grupo de excursión emprendió su camino por el sendero del volcán desde las dos de la madrugada del domingo, Hazell -una mujer soltera y también apasionada por los animales- era una más del equipo de aventureros.

La primera «parada» para «descansar» fue a las tres de la mañana, el momento exacto en que ocurrió el accidente. «No fue un derrumbe como algunos medios dicen o que ella se deslizó y cayó. A Hazell la golpeó una piedra de forma mortal en la cabeza», aclara Irma.

En ese momento Hazell quedó inconsciente «parecía como si estaba descansado, no se le veía sufriendo». «Yo iba más adelante en el primer grupo cuando nos pidieron parar para descansar y una de las muchachas, gritó que necesitaban ayuda que una piedra había golpeado a la Hazell. Yo en ese momento no medí la gravedad, hasta que pasaron varios minutos y el grupo seguía sin subir, fue cuando bajé a ver qué pasaba y vi que Hazell estaba desmayada».

En sus planes estaba subir dos volcanes en 24 horas

Un grupo de 9 personas, conformado por Carlos Aráuz, Luis Rubio, Piero Sampson, Francisco Hernández, Ernesto Figueroa, Junior Rodríguez (quien bajó a Hazell hasta la zona de campamento y ahí fue relevado), Deniers Rodríguez Ruiz (quien relevó a Junior), Rebeca Tellería (a la cabeza a la zona geotérmica para que dejaran entrar la ambulancia) e Irma, emprendieron el camino de regreso con Hazell montada «a la espalda tipo a caballito para hacer el descenso más fácil, porque ella aunque iba respirando no podía sostenerse».

Al llegar a la zona de camping y ver que el sangrado en la cabeza de Hazell no cesa, la montaron en una hamaca para sacarla hasta «la planta», donde la ambulancia esperaba para trasladarla al hospital de La Paz Centro y poder estabilizarla. Posteriormente fue llevada al hospital escuela Oscar Danilo Rosales de la ciudad universitaria.

Muere Santos Flores: el hombre que señaló a Daniel Ortega de violar a su hermana

«Ahí en el hospital de León nos fueron claros, las probabilidades de vida eran pocas», dijo Rebeca Tellería.

«De verdad fue una pesadilla», relata Irma cuando a las 10:30 de la mañana los médicos dieron aviso que Hazell había muerto por un trauma craneoencefálico severo más edema cerebral.

«Hicimos todo lo que pudimos para sacarla del volcán con vida y encontrar ayuda médica, pero ya no estaba en nuestras manos devolverle la vida. Ojalá pusiésemos despertar de este mal sueño y ver a Hezell subiendo cerros y volcanes. Suena duro decirlo, pero ella murió haciendo lo que más amaba», agregó.

Días anteriores, Hazell -también originaria de Jinotega- compartió en sus redes un nuevo viaje que emprendería en la segunda semana de diciembre. Según Irma, la joven anhelaba «subir dos volcanes en menos de 24 horas. Estábamos planeando subir el Volcán Casita y San Cristobal».

Irma conoció a la joven veterinaria hace algunos meses cuando visitó el Volcán Santa Clara y se integró a grupos pequeños de camping para visitar otros volcanes de Nicaragua, y en donde construyó varias amistades más. A su criterio, volver a «subir un volcán nunca será lo mismo».

«Me bastó poco para saber que era un ser humano que amaba la aventura, disfrutar la vida al máximo y compartir con sus amigos cada segundo que podía. Ya había conquistado la mayoría de los volcanes de Nicaragua. A su corta edad atesoró muchísimas aventuras y experiencias», dijo Irma.

El amor por los animales llevó a Hazell a estudiar médico veterinaria, y según su perfil de Facebook trabajaba en la veterinaria Dejando Huellas. Blacky era su mejor amiga, un canino que cuidó desde hace más de cinco años.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.