Miguel Vélez, un destacado ciclista nicaragüense recordado por su disciplina y perseverancia

Miguel era un hombre casado, padre de dos hijos, reconocido deportista nacional y ganador de muchos premios que lo convirtieron en el mejor ciclista Máster A del año, en 2019.

«Su partida me ha golpeado porque viví cada una de sus victorias», relata con mucha tristeza Walter Gaitán, entrenador profesional de Miguel Vélez, un deportista apasionado por el ciclismo quien el pasado sábado murió tras ser embestido por un conductor alcoholizado, mientras iniciaba su rutina de ejercicios en las cercanías del kilómetro 9.5 carretera a Masaya.

Miguel era un hombre casado, padre de dos hijos, reconocido deportista nacional y ganador de muchos premios que lo convirtieron en el mejor ciclista Máster A del año, en 2019. Hoy, sus amigos lo recuerdan como un «ejemplo» en el mundo atlético al destacarse año con año debido a su disciplina, pasión y respeto en el deporte.

«Miguel era una persona muy respetable, amable, incluso llegó a ser un punto de referencia en el mundo del ciclismo en Nicaragua», describe su entrenador.

Aunque su profesión en Banca y Finanzas nada tenía de relación con el mundo ciclístico, en los últimos 11 años Miguel demostró su talento y entrega por este deporte. Fue campeón nacional de contrarreloj individual, subcampeón nacional de ruta, campeón nacional de MTB XCM, y campeón nacional de MTB XCO. Incluso, el Comité Olímpico Nacional (CON) lo galardonó como el segundo mejor atleta del año, en 2019.

Foto tomada de redes sociales

Según su entrenador, Miguel logró alcanzar prácticamente lo que un ciclista más joven no podría, a pesar que el pasado 13 de noviembre cumplió sus 46 años de edad. «Poco a poco con él fui cogiendo mucha confianza, respeto. Era una persona autodidacta. Yo le enseñé lo práctico y teórico, pero siempre se superó. A la edad que empezó el ciclismo MTB prácticamente hizo más que cualquier ciclista joven», recuerda Walter, un apasionado por el deporte y campeón nacional de ruta por casi 20 años.

Miguel se aventuró al ciclismo MTB, mejor conocido como ciclismo de montaña, y posterior decidió enrumbarse en el ciclismo de ruta en el que triunfó como uno de los mejores en los últimos años. Miguel nunca estuvo solo, siempre se hizo acompañar de su entrenador, quien relata que vio «cada una de las medallas y de todos los trofeos» que recibió. Formó su propia comunidad de ciclistas a la que llamó «Me Exijo», y que posterior nombró «One to One».

«Más que ciclovías, urge educación vial»: La demanda de este gremio en Nicaragua

«Como todo ciclistas en algunos eventos hay sus choques, los cuales te hacen competitivo, pero Miguel logró controlar y lidiar con muchos ciclistas. Yo le explicaba que todo mundo te quiere ver como un rival. Era un ciclista que te apoyaba incondicionalmente», agregó Walter.

En junio, Miguel sufrió su primer accidente en la misma Carretera a Masaya

Año con año Miguel se disponía a alcanzar nuevos retos y ser el mejor de los ciclistas a nivel nacional, como si se tratara de sus calificaciones en clases. Solo entre Marzo a diciembre de 2021, participó en más de 19 eventos deportivos en los que siempre se vio acompañado de su familia, club de ciclistas, y amigos, los mismos que el día de su muerte le dieron el último adiós en el cementerio.

Ramón Delgado, quien desde 2010 conoció a Miguel e inició una amistad de larga data mientras competían por ser el mejor cada año, recuerda los inicios de Miguelito -hijo del ciclista- quien entrenó en pistas especiales, pero nunca acompañó a su padre en las rutas ciclísticas debido a su corta edad.

La historia de Alejandro Morales, un destacado ciclista de Masaya que falleció por COVID-19

Ramón recuerda que conoció al deportista cuando éste hacía ciclismo de montaña. Ambos competían, «le gané, después él me ganó a mí, y así fuimos hasta hacernos amigos», refiere Ramón.

Walter, quien ha sido avalado como entrenador ciclístico por cursos profesionales en Cuba y El Salvador, lamenta que la vida de su «hermano» hoy se haya apagado por la «inconsciencia» de un conductor que no midió las consecuencias de sus actos.

La Federación Nicaragüense de Ciclismo (FNC) condenó el hecho calificándolo como «un sábado negro para el ciclismo nicaragüense» debido a la muerte de uno de los grandes en el deporte, quien esa mañana se hizo acompañar de Irwin Rodríguez, otro ciclista involucrado en el accidente y que resultó ileso.

«Nos arrebataron a uno de nuestros atletas más disciplinado y enamorado del ciclismo que era su pasión. Miguel Vélez Peña sin duda alguna un exitoso ciclista quien venía de recuperarse de otro accidente que sufrió en el primer trimestre del año en donde una irresponsable conductora lo colisionó», puntualizó la FNC.

En junio de 2021, Miguel sufrió un accidente luego que un conductor -quien se dio a la fuga- lo atropellara. El hecho ocurrió un viernes a las 4:50 de la madrugada en la misma carretera a Masaya. En esa ocasión Miguel resultó con múltiples golpes en la cabeza, columna cervical y lumbar, manos, codos, rodillas y caderas, por lo cual no pudo competir por uno de los títulos que anhelaba alcanzar en ese momento.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.