La historia de Alejandro Morales, un destacado ciclista de Masaya que falleció por COVID-19

A pesar que el ciclista "luchó" contra los padecimientos de la pandemia, tuvo que ser ingresado a Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) donde permaneció intubado por aproximadamente 10 días.

«La última vez que yo le escribí me dijo que le expresara a su hijo que lo amaba, que nunca lo iba a dejar solo, y que él estaba luchando porque iba a salir de ese hospital», recuerda Javiera Martínez, madre del hijo mayor de Mario Alejandro Morales Mejía de 37 años de edad, quien falleció el pasado 4 de octubre por síntomas asociados al COVID-19.

Mario Alejandro era un reconocido ciclista y empresario que nació el 21 de mayo de 1984 en la ciudad de Masaya. A su corta edad dejó un legado en el mundo del deporte, pues inició un equipo de ciclistas que a diario salían a recorrer las diferentes calles de esta ciudad, sus municipios, y lugares aledaños.

Mario Alejandro Morales Mejía haciendo ciclismo. Foto: Facebook

Padre de tres hijos, graduado de la carrera de Derecho, emprendedor, aventurero y sin vicios, así describe Javiera Martínez a Mario Alejandro quien también se desempeñó como gerente de un negocio familiar de mucho reconocimiento en Masaya, pues junto a su hermano Jimmy Morales hicieron crecer una ferretería que hoy forma parte del patrimonio de la familia de su mamá.

«Estudiamos juntos, teníamos 20 años cuando nos conocimos. Ha sido un hombre trabajador, cuando tuvimos a nuestro hijo siguió trabajando, y nunca tenía límites pues sus expectativas siempre fueron muy grandes. Siempre estaba dispuesto y fue un buen amigo», relata su ex pareja.

La agotadora jornada de un enfermero en la sala de UCI por COVID-19

Amehd Alejandro Morales de 16 años de edad, hijo mayor de Mario Alejandro, desde los diez años de edad acompañó a su padre en los trabajos de esta ferretería, incluso formó parte del equipo de administración de esta empresa.

«Yo manejaba lo que era el inventario con otros muchachos, trabajadores de la ferretería a quienes apoyaba, o a veces de facturador. Él siempre me dio la enseñanza que uno viene desde abajo, y corriendo y corriendo en la vida para salir adelante», recuerda Amehd Alejandro.

Mario inició el ciclismo junto a su hijo mayor

Asimismo, reconoce que su padre siempre se destacó por la responsabilidad de sus tres hijos, y su mayor anhelo de vida fue verlos preparados, que fuesen «buenas personas», y que siguieran su ejemplo de «fuerza y perseverancia».

«Con la bóveda casi tapada», Minsa reclama muerto de COVID-19 que entregó equivocadamente

«Su frase era ‘en mi vida no hay límites‘. Siempre quiso que esta ferretería fuera una de las más grandes de Masaya», agregó.

Desde hace aproximadamente dos años y medio, Mario Alejandro junto a su hijo inició su pasión por el ciclismo, y con el paso del tiempo fue integrando a más persona, principalmente a jóvenes.

«Empezó con mi hijo y con unos colegas que incentivó para que lo acompañaran a hacer vueltas ciclísticas. Después involucró a más gente, de hecho los que trabajaban en la ferretería se integraron al equipo de ciclistas. Él siempre les decía ‘vamos'», agrega Javiera Martínez.

Mario Alejandro junto a su hijo mayor Amehd Alejandro. Foto: Cortesía

A inicios de este año, su hijo ya no pudo continuar acompañándolo a los recorridos, pues fue diagnosticado con asma y por lo cual no debía agitarse mucho. Sin embargo, Mario Alejandro siguió con su pasión por el ciclismo junto a un club de amantes de este deporte que lo acompañaban todas las mañanas y en ocasiones por las noches. «No había hora» específica para hacer ciclismo.

Mi padre «siempre quiso ser un buen ciclista y estar siempre en forma, y animando a los jóvenes que querían integrarse para que abandonaran los vicios y se unieran a las aventuras», recuerda Amehd Alejandro.

«Estaba pidiéndole a Dios no morir porque tengo una hija», un barbero en silla de ruedas

Estuvo intubado 10 días antes de morir

Actualmente el joven ciclista vivía en la comarca Los Altos de Masaya, y a pesar de su habitual actividad deportiva contrajo la infección del COVID-19, según confirmó Javiera Martínez. El ciclista estuvo internado por un mes y una semana en el Hospital Sermesa de Masaya, tiempo en el cual presentó mejoría y se descompensó.

«Yo hablé con su mamá en su momento, él ya tenía una semana de estar enfermo y que era COVID. Ella me llamó sábado en la noche y que al día siguiente lo iban a internar porque Mario se sentía mal», confirmó la madre de Amehd Alejandro.

A pesar que Mario Alejandro mostró su «lucha» contra los padecimientos de la pandemia que lo tenían postrado en una cama del hospital, tuvo que ser ingresado a Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) donde permaneció intubado por aproximadamente 10 días, y posteriormente en horas de la madrugada del pasado lunes se conoció de su deceso.

Seis de ocho hermanos mueren por COVID-19: El relato de una familia caraceña

«No tengo palabras para describir la tristeza que tengo que mi papá ya no esté aquí con vida, pero algo que él siempre me dijo en vida era que el día que se muriera yo siempre siguiera su legado, lo que me enseñó, y los consejos», manifestó su hijo mayor.

Familiares, amigos y compañeros de ciclismo emprendieron un recorrido acompañando el cortejo fúnebre que salió desde la ciudad de las flores hacia el cementerio Jardines del Recuerdo en Ticuantepe, donde ahora descansan sus restos.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribete ahora mismo y obten la mejor informacion del acontecer nacional e internacional.