Indígenas de Nicaragua denuncian que colonos armados invaden sus territorios

Los colonos invasores han asesinado indígenas y provocado el desplazamiento y destrucción de comunidades enteras, sin que el Estado haga algo para evitarlo.

Hoy es el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, una celebración que tiene como objetivo fortalecer la cooperación para solucionar los problemas que enfrentan estas poblaciones. Sin embargo, en Nicaragua se siguen violentando sus derechos, especialmente usurpando sus territorios y amenazando su existencia.

Mientras los mismos dirigentes de las poblaciones indígenas, organismos defensores de los derechos humanos y ambientalistas, denuncian la toma de tierras y expropiaciones de parte de colonos y la industria minera con el beneplácito del gobierno, la vocera y vicepresidenta del régimen, Rosario Murillo, dice defender los derechos de las comunidades nativas.

“Hoy los pueblos indígenas denunciamos y defendemos todos nuestros derechos, porque el mundo y la familia humana somos de justicia y paz”, expresó Murillo a través de los medios oficialistas.

Régimen pasa guillotina a otras 100 ONG, incluida asociación de excombatientes del FSLN

Muy contrario a sus palabras, las acciones de la cancelación de al menos dos organizaciones indígenas por la Asamblea Nacional, dicen otra cosa. Una realidad que denuncian constantemente las comunidades indígenas sin recibir ningún apoyo de las autoridades que se supone deben velar por su seguridad.

Colonos invaden territorios indígenas con armas

“A partir del año 2015 se han perpetrado ataques por parte de colonos con armas de guerra en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, principalmente en el área de Waspam y después se ha venido hacia la Reserva de Biosfera de Bosawás”, expresó la defensora de derechos humanos María Luisa Acosta.

Juan Carlos Ocampo, miembro del Movimiento Prilanka, explica que hay invasiones violentas en las que grupos armados llegan a tomar las tierras para luego distribuirlas entre campesinos pobres a quienes engañan. Ocampo acusa al gobierno de avalar esas invasiones.

“Distintas autoridades apoyan o avalan a través de documentos, todos sin ninguna validez jurídica, sin embargo, hacen supuestas ventas, hacen supuestos arrendamientos y así también se está permitiendo el ingreso a los territorios”, explicó Ocampo.

Industria Minera, otro de los problemas

El caso más particular en el que se aprecia que el Estado es parte del problema de las comunidades indígenas, es el de las concesiones mineras, según Amaru Ruiz, de Fundación del Río. Empresas como ENIMINAS (Empresa Nicaragüense de Minas) tienen reservas mineras dentro de territorios indígenas y de áreas protegidas.

“Ese modelo de apropiación de esos territorios, es un modelo que ha sido promovido por el régimen de Ortega-Murillo, por eso cuando nosotros vemos lo que ocurre con los asesinatos, el móvil que establece la Policía Nacional o el Ejército de Nicaragua cuando se refiere a la situación de los territorios indígenas y de las violaciones y de los asesinatos que han ocurrido constantemente en estos territorios, hablan de conflictos interétnicos, de rencillas y nunca asumen el proceso de invasión de colonos a esos territorios”, agrega el director de Fundación del Río

Lorena Godfrey Martínez, miembro de una de las comunidades afectadas y ahora refugiada en Suji, declaró que no tienen ninguna respuesta a sus denuncias de parte de las autoridades de Nicaragua.

“Antes de llegar a Suji, los colonos no nos permitían acceder a nuestros cultivos. Nos cazaban con armas como animales salvajes a los miskitus, eso nos ha causado tanto temor que abandonamos nuestras casas. Entramos a la montaña para protegernos y estuvimos casi un mes”, agregó.

Ortega ha sextuplicado las concesiones mineras, según Fundación del Río

La invasión de los colonos ha provocado el desplazamiento de comunidades indígenas y la destrucción de muchas de ellas, en las que han sido asesinados varios comunitarios. Muchos de esos crímenes nunca han sido esclarecidos.

“El año antepasado una comunidad entera fue destruida, 16 casas quemadas, el ganado menor, las aves de corral, todo eso fue destruido, robado, varios hombres fueron asesinados y eso causa permanentemente zozobra principalmente en las mujeres, los ancianos y los niños”, recordó la defensora de derechos humanos María Luisa Acosta.

Juan Carlos Ocampo agregó que “las autoridades actuales no están con la voluntad política de reconocer los derechos que tenemos como pueblos indígenas”. Ocampo dijo que continúan levantando la voz para que alguien les escuche y se conozca que en Nicaragua no se respetan los derechos indígenas, pese a los discursos gubernamentales que intentan ocultar la situación.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

El contenido que acabas de ver es producido por un equipo periodístico que se esfuerza y se arriesga cada día en medio de la persecución y la censura. Enfrentamos muchos desafíos para que los nicaragüenses se informen.

Danos tu apoyo para seguir.

Suscribite ahora mismo y recibí gratis nuestras noticias recientes.